miércoles, 23 de febrero de 2011

El “plangio” de Orozco

Orozco tiene un plan. Es un plan fantástico, una idea brillante para revitalizar el casco histórico. Se llama “Lugo, ciudad de los oficios artesanos” y consiste en que en los bajos de toda la zona en rehabilitación de la Tinería se concedan locales a los artesanos tradicionales (cesteros, canteros, encuadernadores, alfareros…) para que se cumplan varias funciones: revitalizar el barrio económicamente con actividades industriales no contaminantes, recuperar oficios tradicionales en peligro de extinción, crear un atractivo turístico más para la ciudad… Ayer lo recordó a la prensa para exigir a la Xunta (desde que ganó Feijoo se pasa el día “exigiendo” lo que antes “proponía”) que ponga a su disposición los locales de los edificios ya rehabilitados.

tineriaEs una iniciativa diferente, ocurrente y que no tiene fisuras. Bueno, tiene una: el plan no es suyo, es un “plangio”. Lo presentó, con ese mismo nombre, el anterior alcalde, Joaquín García Díez, en la campaña de las municipales de 2.007. Incluso lo presentó ante los medios de comunicación, con un amplio dossier, y aprovechando una visita que hizo Núñez Feijoo a la Tinería acompañado por el entonces candidato.

Orozco, profesor de filosofía en excedencia, debería saber que copiar está mal. No creo que permitiera a sus alumnos hacer lo que él ha hecho ayer. Me parece inconcebible que un señor Alcalde plagie y se apropie de una idea con tal descaro, ya que incluso en la web del Ayuntamiento afirma que esta idea surgió por las experiencias que en el año 2010 tuvieron con los temas de artesanía. Vamos, que no sólo dice que la idea es suya, sino que explica cómo se le ocurrió.

No es la primera vez que Orozco hace esto: “sus” grandes ideas de peatonalizar San Marcos o el tramo de la Ronda, o el abrazo a la Muralla, son plagios descarados de propuestas que hizo García Díez y que se ignoraron o directamente se votaron en contra en diferentes Plenos de la corporación lucense. Con un par.

La estrategia de Orozco es clara: ve una buena idea, la niega, la archiva, deja pasar unos meses o incluso años y la recupera como propia. El ciudadano medio, que presta una atención relativa a estas cosas, ve la “nueva” idea y le parece buena, pero quizás se acuerde o quizás no de que ya venía de antiguo. Quizás le suene vagamente que alguien habló de eso, pero bueno, tal vez lo escuchara en alguna tertulia. Lo que sabe es que la propone el señor Orozco, que se encargará con el talonario público de que todo el mundo sepa que es super ocurrente.

No pido que nuestro Alcalde tenga buenas ideas. En una democracia es bonito que quien está en el poder escuche propuestas de los demás y las acepte y defienda; lo malo es que se las intente apropiar.

Pues nada, cada propuesta que haga la oposición, además de en el registro del pleno, habrá que pasarla por el Registro de la Propiedad Intelectual. Incluso sería buena idea ponerles música, así al menos se podrían cobrar los royalties correspondientes a través de la SGAE de la ceja, tan apoyada por el PSOE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.