jueves, 20 de diciembre de 2012

La huelga más apestosa

Mañana, si no se evita mediante acuerdo previo, empieza una huelga indefinida de los trabajadores de URBASER, la empresa que se encarga de la recogida de basuras en Lugo. Esto quiere decir que vamos a pasar una Navidad muy agresiva para nuestros sentidos de la vista y el olfato. Será la huelga más apestosa, literalmente hablando, que de las reivindicaciones tengo que reconocer que no tengo ni idea.

Como suele pasar en estas cosas, véanse ejemplos de los sindicatos de pilotos, transportistas, maquinistas de RENFE… este tipo de huelgas se hacen cuando más joroban al común de los mortales, siguiendo la lógica de que cuanta más gente se cabree más fácil es que el empresario o el gobernante de turno se sientan presionados para evitar la huelga “a cualquier precio”, aunque pase por ceder a exigencias que en condiciones normales no aceptarían. 

Es una táctica, por supuesto, pero es peligrosa. La ciudadanía está un poquito hasta la coronilla (qué fino estoy hoy, es la segunda vez que pongo un “taquito” en vez de lo que pensaba) de ser rehén de los intereses de un sector. Miren la fama que han cogido los controladores aéreos con su famosa “espantá” de hace un par de años, y que en lugar de presionar al Gobierno hizo que se coronara a José Blanco como “el solucionador”, aunque en mi opinión la solución no fue exactamente la adecuada (sí la fuerza de la respuesta, no el camino elegido). 

Estamos en crisis, no sé si han oído algo sobre eso, y las cosas no van bien. Si además resulta que nos llenan las calles comerciales de basura, tengo la impresión de que el comercio no se va a ver beneficiado. En cambio las grandes superficies no se van a ver con este problema, porque su recogida de basuras es un servicio del propio centro comercial, y ya se ocuparán ellos de llevarla a donde haga falta o almacenarla hasta que pase la tormenta. Un clavo más en la tapa del ataúd del pequeño empresario. 

¿Qué se puede hacer? ¿Cómo afrontar estos días que nos vienen de huelga para que la ciudad no parezca un estercolero? Lo primero y más evidente es intentar generar menos basura. Esto, que debería ser algo del día a día, ahora se va a volver crítico. 

Miren, como lo de aconsejar es peligroso les voy a decir lo que pienso hacer yo. Luego cada uno que haga lo que quiera, claro está. Ya les hablé hace tiempo de lo de separar para reciclar, pero en una huelga como esta se hace más importante todavía porque cuantas más bolsas bajemos a la calle peor va a ser para todos. Pues siguiendo ese principio mi intención es que todo lo que no huela o no genere problemas (es decir, cartones, plásticos, latas, envases…) se va a quedar en casa hasta que termine la huelga. Bajaré lo que sea estrictamente necesario, e incluso intentaré separar la basura “indiscriminada” (la que no entra en ningún concepto de separación por reciclaje) entre la que genera olores y la que no. 

Por poner un ejemplo, me encantan las nueces y las castañas. Los residuos que dejan son orgánicos, pero pueden estar un mes en una bolsa sin generar ningún problema, así que pondré dos cubos de basura “orgánica” para separar ese tipo de cosas de otras como las mondas de plátano o de mandarina que en dos días te convierten la casa en un vertedero. Así, si en vez de bajar 5 bolsas a la semana puedo bajar 1 pues es menos porquería que acumulamos en la calle. 

No quiero torpedear la huelga, que cada uno defiende lo suyo, sólo concienciar a quienes lean esto de la que se puede liar justo cuando necesitamos que nuestras calles estén en estado de revista para hacer más atractiva una campaña que ya de por sí va a ser más bien triste. A la falta de alumbrado navideño en las principales arterias de Lugo (la calle de la Reina, San Marcos, la calle del Teatro, la Plaza de España, Santo Domingo…), que es una pena, se suma ahora esta decoración navideña de porquería. Encima estos días son en los que más basura se genera porque hay todos los envoltorios de los regalos (alguien debería mirar eso, que la de papel que se tira es como para talar cien bosques) y los restos de las comilonas de los que aún puedan hacerlas. 

Vamos, que si la huelga se confirma, nos toca a todos echar una mano para que Lugo no sea el Carqueixo. A ver si podemos minimizar los efectos negativos, no contra los huelguistas, sino por nuestra ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.