viernes, 10 de octubre de 2014

Manteros vs Artesanos

Si ustedes le preguntan a cualquiera por la calle si considera necesario cumplir las leyes le dirá casi con total seguridad un “sí” rotundo. Otra cosa es que luego lo haga y no se salte el semáforo cuando nadie mira, baje la basura a destiempo o se aproveche del error de la cajera del supermercado y no le diga que le dio mal el cambio. Este es el país de Rinconete y Cortadillo, en el que sé que tomabas las uvas de tres en tres porque yo las tomaba de dos en dos y tú callabas, el del Lazarillo y la picaresca, que no es más que una forma agradable de decir que nos pasamos las normas por el forro.

En las fiestas patronales de este año el Ayuntamiento ha actuado contundentemente y ha cumplido, por una vez, con su palabra de no permitir la instalación de manteros tras años y más años de permisividad flagrante. Quizás tuvo algo que ver la denuncia presentada el año pasado, esa misma a la que quitaron importancia y razón (aunque ahora de facto se la dan) con una falsa acusación de racismo y sabe Dios qué más.

Puestos de manteros en 2013 - foto de El Progreso
Pero lo que me deja ojiplático es la reacción de una parte de la población al decir que el San Froilán está deslucido porque falta “color” por este tema. Tengo que reconocer mi asombro. Entiendo que hay mucha gente que quiere comprar el bolso falso a 15 euros, pero hombre, lo de cumplir las normas o es o no es. Me sorprende que sea “a medias” o sólo cuando interesa.

Me parece inconcebible esa defensa de una actividad ilegal, que incluye tanto falsificación de productos como explotación de personas que trabajan para mafias. Sería como si se hiciera una campaña contra la prostitución en la Tinería y la gente anduviera diciendo que la zona "ha perdido ambiente". Difícil de entender.

Hay varios argumentos que se suelen usar para defender la actividad ilegal de los manteros que me parecen inasumibles, desde cualquier punto de vista un poco serio:

Gastroarte, la feria de 2014
en Ramón Ferreiro
  • Pobre gente, sólo se busca la vida”. También se la busca el comerciante que paga sus impuestos todo el año y colabora a mantener los puestos de trabajo de los que vive este país. Esos comerciantes están pasando malos momentos y que se desvíen montañas de dinero a un mercado ilegal no les ayuda lo más mínimo. Por cierto, si tanta pena le dan a la gente que los defiende, ¿por qué les regatean cinco euros por el puñetero bolso? La realidad es que el 90% de los defensores sólo quieren comprar la falsificación barata y les importa un cuerno el vendedor.
  • No hacen daño a nadie, sólo a grandes marcas”. Es falso. El que compra un bolso falso de Channel no iba a comprar el auténtico casi seguro, pero tampoco comprará otro sin marca en el pequeño comercio que vende bolsos de 15 o 20 euros. El daño se lo hace al pequeño, no al grande. Lo mismo con los relojes. El que iba a comprar un Montblanc no va a dejar de hacerlo porque lo vea en el mercadillo, pero el que vende relojes baratos dejará de venderlos.
  • Los políticos son unos corruptos y es injusto que vayan a por el más débil”. Lo primero es una generalización inaceptable (aunque más frecuente de lo que a todos nos gustaría, por desgracia) y además no justificaría que mirasen para otro lado mientras hay una clamorosa actividad ilegal. Lo segundo es falso porque no hablamos de cuatro desgraciados como se nos quiere hacer ver, sino de mafias perfectamente organizadas.
Insisto en que me resulta incomprensible esa línea argumental, que no beneficia a nadie salvo a las redes criminales de falsificación y a quienes quieren comprar falsificaciones. Si no hubiera habido permisividad durante tantísimos años no habría pasado todo esto. El Ayuntamiento ha reaccionado correctamente este año solucionando un problema que ellos mismos crearon durante una década, y lo han hecho forzados, pero lo han hecho. A ver si la cosa se mantiene.

¿Eso quiere decir que se impida la actividad de cualquier vendedor ambulante? Por supuesto que no. Lugo Monumental propuso que se creara una zona de libre comercio, una especie de "mercadillo de San Froilán" en que los que estén dados de alta en autónomos, o que estén empleados de otros (vamos, los que tengan en regla las cosas) y no vendan falsificaciones puedan vender libremente (pañuelos, bolsos sin marca, artesanías...). Yo también echo de menos una zona de mercado más grande, pero eso no justifica ilegalidades manifiestas.

Artesanfroilán, la feria de artesanía que ya es tradicional
El San Froilán, como casi todas las fiestas patronales, comenzó como una feria medieval. Ese espíritu de mercado se intentó recuperar con distintas ventas de artesanía patria, aunque otro día les hablaré de esto porque ha sido bastante chapucera la forma de organizarlo. Todos queremos puestecitos, somos una sociedad consumista por naturaleza, pero no se puede aceptar un mercado ilegal.

Les recomiendo una visita a Artesanfroilán, tras el ayuntamiento, y a la feria Gastroarte, que está muy bien salvo por la ubicación (la han puesto un poco lejos, la verdad) en Ramón Ferreiro. Son artesanos que trabajan y pagan sus impuestos aquí, que pagan nuestros servicios públicos igual que ustedes y yo. Particularmente me llamaron la atención el puesto de artículos de madera de olivo y otro de una especie de pastas de nuez que están buenísimas. No se lo pierdan, les queda este fin de semana para ir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.