viernes, 22 de mayo de 2015

La manifestación

La manifestación: Foto de La Voz de Galicia
¿Cuánta gente hubo ayer en la manifestación? Una barbaridad, me da igual el número. La organización habla de 15.000 personas y la policía local de 20.000. Quizás esa sea la señal más clara del interés político del asunto, ya que rara vez los que montan el sarao son más conservadores que las fuerzas de seguridad. 

Modestamente yo hago mis cálculos basándome en un dato: cuando estaba cerrando la marcha, literalmente, en la plaza de España me decían desde la prensa que la cabecera de la manifestación estaba en la calle del teatro. 

En línea recta entre ambos puntos hay unos 500 metros. Calculando una fila de personas por metro y unas 20 personas por fila me salen unas 10.000 personas. Si utilizamos la misma herramienta que usé para medir la distancia para hablar del área (el SIGPAC), y siendo bastante generosos (se me han colado algunos tejados pero da igual) me salen unos 6.400 metros cuadrados de área de manifestación. Pongan ustedes dos personas por metro cuadrado, o dos y media incluso (tengan en cuenta que en el “mogollón” puede haber más pero en los laterales y la parte trasera hay muchas menos, hablamos de una media a ojo), y nos da unas 16.000 personas. Quizás los cálculos de la policía los hizo Sonia Méndez, la que mete una mesa y cuatro sillas en un metro cuadrado. 

En cualquier caso, hubiera 20.000 o 15.000, hubo una barbaridad de gente que es de lo que se trataba. Más tenía que haber, porque esta reclamación nos compete a todos y cada uno de nosotros, que somos posibles usuarios del HULA, aunque no se lo deseo a nadie. 

En cuanto a la politización, qué quieren que les diga, yo vi mucha gente del PP, gente que dudo mucho que el domingo vaya a coger otra papeleta, igual que coincidí con muchas personas del PSOE, del BNG, de Lugonovo, Ciudadanos y UPyD. Imagino que habría del resto de las agrupaciones igual que había altos, bajos, delgados, gordos, rubios, morenos… Todos éramos lucenses reclamando algo para nuestra ciudad. 

¿Que esto va a influir en las elecciones del domingo? Pues no les digo que no, para eso se convocó en esta fecha, es evidente. Pero si la actitud del PP de Lugo hubiera sido otra el efecto podría haber sido precisamente garantizar una mayoría absoluta aplastante de Jaime, que ha regalado con este asunto un arma a su adversario. Y no un arma cualquiera, sino una posible bala de plata, la única esperanza que tiene para salvarse de la quema a la que la corrupción y el cansancio le habrían llevado irremediablemente. El error de base de toda esta historia es tan obvio que sorprende el enrocamiento en una postura inexplicable, incluso por estrategia aunque se pensara lo contrario. 

De todas formas, dar por sentado que todos los que fuimos a manifestarnos seamos votantes anti-PP es peligroso, si no ridículo, igual que pensar que los que se quedaron en casa son acérrimos peperos que prefieren sus siglas que su salud. Sitios comunes, burradas que se leen en Internet y que algunos comentan por no quedarse callados como si fueran verdades universales. Si eso fuera cierto, pintan bastos para Orozco el domingo, pero quizás no sea tan seguro así que le queda una esperanza, la de que la gente se olvide de la manipulación que se hizo de causas nobles como el "Nunca Máis" o el "No a la guerra".

Un síntoma de madurez en una democracia es ser capaces de no dejarse llevar por mensajes simplistas. Por ponerles un claro ejemplo que creo que ya he mencionado alguna vez: Winston Churchill fue uno de los artífices de la victoria aliada sobre los nazis, y aun así perdió las elecciones. En España aun hoy sería presidente del gobierno. Claro que los británicos nos llevan unos siglos de ventaja en esto de acudir a las urnas con “sentidiño”. 

En fin, que lo importante es que más allá de nuestras murallas en Santiago hayan captado el mensaje y que vean que si esta marea humana se unió a pesar de las controversias sobre el verdadero fin de la manifestación, imaginen qué habría pasado si fuéramos todos a una. ¿Tan difícil es? Se ve que sí. Eso es lo más triste, que ni para eso se junta todo el mundo.

Nota: Hoy a las 22:00 un articulito especial "reflexiones"... ¡Hoy, no mañana!

5 comentarios:

  1. Bastante equilibrado. Buen resumen.

    ResponderEliminar
  2. Creo, como tú, que el PP ha gestionado esto fatal. Dicho lo cual, el morro de socialistas y bloqueiros y exbloqueiros es de dimensiones oceánicas.
    Vamos a ver. En el año 2006 el Parlamento de Galicia rechazó la puesta en marcha de estos servicios con los votos de PSOE y BNG. Eso sí, en Ourense sí se implantaron por la presión de Pachi Vázquez, que hizo muy bien.
    ¿Dónde estaban Orozco y Besteiro entonces?. ¿Qué hacía ayer Coti Burgo con la pancarta, siendo una de las que votó en contra de lo mismo que defiende hoy?.
    ¿Dónde estaba el Doctor Pardo Teijeiro, lector ayer del manifiesto, y flamante candidato entonces del BNG al Senado?. ¿Y el entonces portavoz del BNG, Anxo Laxe, tan ufano ayer?. ¿Y Don Jesús Vázquez, tan pendiente él de nuestros derechos, qué hizo entonces?. ¿Y Don Vicente Quiroga, andaba tan ocupado en sus direcciones de obra que no se enteró?.
    Quiero esos servicios en Lugo, pero me niego a dejarme utilizar por esos señores, que sólo van a lo suyo.

    ResponderEliminar
  3. Y donde estaba toda esa gente de ayer en otras manifestaciones por la misma causa?. Estoy en consonancia con usted, quiero esos servicios en Lugo pero no me voy a dejar utilizar con fines electoralistas, por lo que me quedé en casa

    ResponderEliminar
  4. Otro día tal vez hubiera ido. Pero lo de ayer fue una manipulación de las gordas. Los vi pasar y sentí vergüenza ajena al ver a los protas de las pancartas. Políticos en campaña una gran parte. De pena.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.