viernes, 31 de julio de 2015

Primer pleno ordinario, primera demostración de lo que nos espera

No fui al Pleno. Tampoco lo vi por Internet porque ni siquiera sé si eso sigue funcionando (espero que sí) así que aunque les extrañe un poco en vez de hacer una reflexión sobre el total de un debate que no vi, haré una sobre la votación más sonada, que fue la de la propuesta del PP de crear una comisión sobre el Garañón.

Imagino que muchos de ustedes al leer lo de comisión le agregaron automáticamente el “de investigación”, pero no, no se trata de eso. Las comisiones son una especie de delegaciones del Pleno que se forman permanente o temporalmente para tratar determinados asuntos. Por ejemplo hay comisión de cultura, o de bienestar social, que son dos de las permanentes.

Que el problema del Garañón tenga una comisión propia es algo de sentido común. De hecho lo que es difícil de entender, más allá de una cuestión de mayorías y apoyos políticos, es que no exista desde hace años, porque aunque es un asunto muy concreto es el que probablemente le puede pegar una mordida más importante a los presupuestos de los próximos años. Centrarse en analizar ese problema, dar agilidad de respuesta con una figura como una comisión (a pesar de la fama de las comisiones, a veces hasta funcionan) formada por todos los grupos políticos, y dar el mensaje de que se está trabajando en el asunto no solo no tiene nada de malo sino que es una cuestión de Perogrullo.

Jaime y la comisión del Garañón. Foto de El Progreso
Me sorprende enormemente la abstención de todos los grupos minoritarios. No tiene sentido. El argumento de que es una propuesta que se plantea por oportunidad política es una chorrada, porque todas las propuestas se plantean por eso. “No, no, las nuestras son para beneficiar a los vecinos de Lugo”, me contestarán… Como todas, les diría yo, pero se suelen plantear los temas cuando se ponen de actualidad. Por ejemplo, a nadie se la pasaría por la cabeza llevar a pleno una iniciativa sobre el sector lácteo si no fuera porque hay problemas con el sector lácteo. Es una cuestión de puro sentido común.

Quizás la cosa vaya por otro lado. No es que se trate tanto del oportunismo del PP al presentar esta iniciativa sino de un mensaje que dice claramente “Jaime, a ti no te vamos a votar nada a favor”. Obviamente a ACE y Lugonovo les agradaría más que les atropelle un tren de mercancías que demostrar públicamente acuerdos con el PP. El BNG, ahora que se acerca la campaña, nota en su nuca el aliento de “las mareas” que le pisan los talones o incluso le adelantan, con lo que se apunta al “muro de contención” y hace lo mismo. El caso de Ciudadanos me sorprende un poco más, porque entiendo que deberían estar al margen de esas tonterías, pero quizás verse votando a favor de la iniciativa del PP en solitario daría un titular que no les apetece, relacionándolos con un tándem pepero que no les agrada.

Por lo que aquí la cosa no es si Jaime tenía razón o no proponiendo la comisión, que es evidente que la tiene, sino si procede apoyarle en el primer pleno de la nueva corporación. Más formas que fondo, más política cutre que enfrentamiento a los problemas. No empezamos muy allá que digamos.

4 comentarios:

  1. Desde una postura política en las antípodas de la tuya , felicidades por el blog. Hacen falta en Lugo mas vecinos como tu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese tipo de ánimos viniendo de quien no comparte ideologías vale por dos o tres de los otros. Muchas gracias. De veras que se aprecia.

      Eliminar
  2. Que a Ciudadanos no le gusta el tandem peperp no parece.Querrán alejarse ahora de cara a las generales pero los pactos postelectorales municipales dejaron claro que van en tandem

    ResponderEliminar
  3. Amigo Anónimo: Susana Dïaz no creo que comparta esa opinión...

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.