martes, 1 de septiembre de 2015

Bienvenidos de nuevo... se acaba lo bueno

Bienvenidos los que vengan. Por mi parte vuelvo hoy a la normalidad y les diré que necesitaría unos días para descansar de las vacaciones. Estoy de coche hasta las narices, y eso que no he viajado lejos conduciendo, pero llevo una semana cogiéndolo casi a diario para recorrer media Galicia. Fue un fin de vacaciones extraño, y me ha tocado ir de la ceca a la Meca, incluyendo Ikea, a la que le estoy cogiendo manía.

Una de las cosas que me ha llamado la atención es lo de la gasolina, que ha bajado espectacularmente y ayer reposté cerca de Betanzos a 0,95 euros el litro de gasoil. Hace no demasiado lo teníamos que pagar a 1,40 euros así que el ahorro es importante.

Hoy me lo tomaré con cierta calma así, porque me da el pálpito (bastante fundado) de que en los próximos meses vamos a tener mucho, muchísimo tiempo para dar vueltas sobre las campañas electorales que se avecinan (la catalana, la griega y la de las generales) y espero que de temas locales que son los que a mí me gustan más, como bien sabrán a estas alturas los que tienen la paciencia de leerme. Pero no puedo evitar tratar un asunto que ayer estaba en la prensa, el del uso del castillo de Soutomaior. Por si no se enteraron la cosa es como sigue: el castillo es utilizado desde hace nueve años por el PP para hacer el acto de inauguración del curso político, y el marco realmente es muy adecuado porque el sitio es precioso y le queda cerca a Rajoy cuando está de vacaciones por su zona (el lugar está cerca de Pontevedra).

Castillo de Soutomaior - Foto de www.abcviajes.com
El castillo de marras es propiedad de la Diputación de Pontevedra, que ahora pasó de ser del PP a ser del PSOE (bueno, bipartita ya saben) y por supuesto ya han avisado de que es la última vez que podrán hacer allí sus actos porque “no es suyo”.

Hay dos puntos de vista: el de los socialistas, que prohibirán que el PP utilice ese castillo como local político durante unas horas porque consideran que al perder la Diputación también perdieron sus “privilegios”, y el de los populares que se han puesto rufos diciendo que la notificación es nula (lo dijo el propio Rajoy) y que volverán el año próximo.

Realmente creo que ambos deberían tomarse unas tilas, porque el asunto ni es tan grave ni tiene tantas vueltas que darle. Entiendo que la Diputación puede aprobar un reglamento de uso de sus instalaciones, e incluso que pueden vedar el uso por partidos políticos, pero dudo mucho que lo hagan. Principalmente por dos motivos: el primero es que los socios necesarios del PSOE, es decir el BNG, son especialistas en la utilización de las instituciones para hacer propaganda. No hay más que ver el Museo Provincial de Lugo, que sigue luciendo carteles pro-independentistas por doquier sin que nadie haya movido un dedo. El segundo es que es una imbecilidad cerrar el uso de todo lo público a los partidos políticos.

Esa moda de que los partidos son agrupaciones satánicas es una chorrada. Que lo estén haciendo regular tirando a mal vale, pero meter a todos en el mismo saco es una tontería. El BNG utiliza la Plaza de la Quintana todos los años para sus actos y no pasa nada… sólo faltaría.

Los espacios públicos son de todos, y como tales han de poder ser utilizados por todos libremente. Que haya unas normas de uso vale, que se paguen unas tasas llegado el caso vale, pero que me digan que Soutomaior se puede usar para una boda y no para un acto público me parece de chiste.

Además, dudo mucho que al Castillo, al pueblo o a los vecinos les venga mal ser, aunque sea un día al año, el centro de la política nacional. No es una mala propaganda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.