jueves, 17 de diciembre de 2015

Una lección aprendida

Hoy me han dado una buena lección.

Estuve reunido por la tarde con otra persona de la directiva de Lugo Monumental y representantes de los ganaderos que están desarrollando la protesta en la ronda de la Muralla. Aprendí una cosa que debiera ser obvia pero que no necesariamente lo es: no siempre se leen las cosas con el ánimo con el que uno las escribe.

Los que habitualmente me lean sabrán que tengo un tono a veces bastante ácido, incluso puede que excesivamente en depende qué casos. Por ejemplo, cuando escribí un artículo sobre la anterior tractorada, mejor dicho, sobre su retirada, hice una mención de pasada, pero con toda la intención, a que en la Tinería se echaría de menos a los ganaderos.

Hablando mal y pronto, sí, me refería a que la zona de las putas estaba muy animada. No es que la sutileza sea mi fuerte, pero francamente, como me enrollo como una persiana di por sentado que pasaría más desapercibido. No fue el caso.

Obviamente no es que me desdiga, porque lo que escribí lo hice con cierto conocimiento, pero es cierto que al mencionar eso parece que esté diciendo (o puede parecerlo, que para el caso es casi lo mismo) que todos los ganaderos son unos puteros, o que es un tema a resaltar como característico de la tractorada. No creo que sea el caso.

Cuando llegué a la reunión expuse la postura que les queríamos explicar respecto a su protesta, y el daño que entiendo que están haciendo al comercio pequeño del casco histórico. Más allá de que estuviéramos o no de acuerdo, tengo que reconocer que me sorprendió que me “perdonaran” con cierta facilidad lo que algunos consideraron un ataque personal. Les honra y desde aquí, que es donde les pude ofender, me gustaría decirles que no era la intención. Si les soy sincero tampoco pensé que me leyera tanta gente visto lo visto.

No llegamos a ningún sitio en lo que a solucionar el problema se refiere, aunque tuvieron el detalle de comprometerse a intentar hacer algún gesto, por pequeño que sea, para solucionar algún punto conflictivo del tráfico en la ronda. Dada la tensión a la que están sometidos y los graves problemas que tienen no está mal.

Todos estamos tensos. Tanto que hasta acaban a bofetadas con el Presidente del Gobierno, cosa intolerable, igual de intolerable que si fuera otro candidato o cualquier persona.

Las cosas no pintan bien para nadie y tanto los pequeños autónomos del casco histórico como los pequeños autónomos de la producción láctea lo están pasando mal, unos peor que otros, también hay que decirlo, pero hay de todo en todas partes. Se agradece que la gasolina que podía haber en la reunión no prendiera con unas críticas que compartí parcialmente hacia mí y que incluso asumo como ciertas.

Si parece que estoy dando vueltas para no pedir disculpas, es una percepción equivocada. Pido disculpas por haber ofendido a alguna gente, no solo ganaderos sino algunos más. Uno tiene un estilo un poco bruto, la verdad, y a veces por hacer una gracieta o poner una frase más llamativa puede ofender a una sensibilidad determinada. No es la intención (o sí, dependiendo del caso, como diría Rajoy, pero creo que me entienden).

Sigo sin estar de acuerdo con la protesta de los ganaderos en esta ocasión. Estuve con ellos en la anterior, pero porque no era la campaña de Navidad y no hubo tantísimos problemas de tráfico. Por cierto, no puedo evitar mencionar que alguna persona me acusó de politizar, pero oigan, si el Ayuntamiento es lo bastante zote como para no hacer un plan de contingencia para una cosa que pasa con cierta frecuencia (la ronda se usa para muchas cosas y se corta el tráfico con razonable regularidad) no es culpa mía. A ver si ahora no se puede decir nada porque es “politizar”.

Por cierto, que me parece de una cobardía tremenda hacer ciertos comentarios amparándose en el anonimato (relativo) de Internet. A mí me podrán criticar muchas cosas, están en su derecho, pero yo doy la cara.

4 comentarios:

  1. Todo aquel que escribe o habla, puede estar más o menos afortunado en la elección de sus palabras. Los que callan no tiene ese problema. El tema sigue siendo el mismo. Estos señores se creen con derecho a bloquear la ciudad e impedir que los demás hagamos nuestro trabajo. Sólo hay un carril disponible en la Ronda y, lógicamente, está permanentemente atascado. Si ambulancias, bomberos o policía tuviesen que intervenir en algún punto, no podrían hacerlo con celeridad. Los bolardos impedirían a los coches apartarse.Estos señores ganaderos son unos impresentables pero lo son aún más aquellos que tienen la obligación de velar la libertad de los ciudadanos. Todas las administraciones públicas se la cogen con papel de fumar en este tema. ¿Por qué hacen esto estos señores? Ni más ni menos que porque se les permite. Por mi parte, y , al contrario de los que venía haciendo, no volveré a comprar un lácteo procedente de Galicia jamás y , como tenemos unas elecciones en cuatro días, obraré en consecuencia con mi voto. Sólo espero que no sea alguien querido o yo mismo el pasajero de una ambulancia que no pueda pasar porque estos impresentables hayan dejado tirado su vehículo en una vía arterial de la ciudad para ir a hacer sus cosas.

    ResponderEliminar
  2. Parece que alguno tiene la piel muy fina para ser ganadero y estar en el campo asi que no se a que viene que se ofendan porque de putas claro que se fueron a ver si ahora son santos
    Te honra haber escrito este articulo y demuestra que no eres tan bruto como dices ni tan lanzado se ve que reflexionas y me gusta como esribes

    ResponderEliminar
  3. Cruzo la Ronda de la muralla al menos cuatro veces al día, y por distintas zonas. Echo de menos a esos reporteros, que micrófono en mano persiguen a los ciudadanos que transitamos por la calle, para hacer preguntas sin fuste.
    Una reseñita corta de pasada en los informativos, y a correr.
    Ya llevamos una semana así; y los ganaderos, que a diferencia de la mayoría de los pequeños empresarios y profesionales, han recibido todo tipo de subvenciones, que salen de los presupuestos que con los impuestos, todos pagamos, no se van a mover por las buenas. Y el daño que están haciendo es enorme.
    Que nos pregunten..., que nos pregunten... A ver si piensan que la mayoría de los ciudadanos no están hasta el gorro de sus reivindicaciones pasando por encima de los demás, y de la inacción de la administración.
    Que nos pregunten

    ResponderEliminar
  4. Yo pregunto ¿qué colectivo tiene medios y bula para paralizar el centro de una ciudad el tiempo que le parezca bien? En la próxima huelga de mi sector me dejarán tener el coche "aparcado" en la ronda mientras gran parte de mi vida sigue su ritmo normal?
    Por otro lado, me parece hipócrita que los comerciantes apoyen la tractorada y que al mismo tiempo no quieran que les cause perjuicios. A una o a otra, no hay más. Esta mañana he leído que van a hacer una campaña para minimizar los daños, ya están tardando, aunque me temo que dentro del estilo de esta ciudad... serán solo palabras.
    Conmigo salen todos perjudicados, ganaderos, comerciantes... incluso la hostelería (evito ir al centro en mi tiempo de ocio)
    Nunca apoyaré este tipo de medidas de fuerza que nunca perjudican al causante de la situación presuntamente denunciada, sino al resto de los ciudadanos, que ya tienen tantos o más problemas que los "protestantes"

    Pd: Soy Angeles. Hago algo mal y no consigo publicar más que como anónimo

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.