viernes, 3 de junio de 2016

Un millón de castaños para Galicia

Probablemente una de las medidas que ha desarrollado Feijoo en estos años de gobierno y que más simpatías me ha despertado pase desapercibida para la mayoría de la población. Ayer anunciaban que han aprobado un presupuesto para la plantación de un millón de castaños en Galicia. Sí, un millón.

Los bosques de castaños, robles y demás árboles “nobles” tienen algo, no sé lo qué, de lo que carecen los de pinos o eucaliptos. Serán los anchos troncos centenarios, la separación entre unos y otros árboles (que suele ser más generosa que entre otros de menos enjundia) o esos ramales inmensos plagados de vida, pero sea lo que sea es un “yenesecua” que los convierte en sitios mágicos.

Cuando era pequeño disfrutábamos de una casita a unos pocos kilómetros de Lugo, es decir, en pleno monte, y mi hermana y yo salíamos a pasear con los perros. Andaría yo por los 10 años así que imaginen lo bien que lo pasábamos con esa libertad absoluta de ir por donde nos apetecía, meternos en líos, o subirnos al “cohete”, una estructura de hormigón del Instituto Geográfico Nacional (un punto geodésico, vamos) que nuestra imaginación convertía en una rampa de lanzamiento.

Mis recuerdos más nítidos son de una plantación de pinos que había frente a la casa, ordenados milimétrica y sosamente en filas y columnas como una hoja de Excel, y que había que cruzar para llegar a un auténtico bosque en que no era difícil ver animales (¡un conejo, un conejo!) o lo que te apeteciera encontrar.

Puede que esa plantación de un millón de castaños haga más por la identidad arbórea de Galicia que todos los discursos nacionalistas que hablan de exclusión. Aquí se va a lo práctico, a llenar nuestra tierra de árboles espectaculares, de los que necesitan cuarenta años para empezar a parecer lo que tienen que parecer pero que cuando alcanzan esas edades te hacen pensar que ha merecido la pena la espera.

Y no olvidemos que los castaños tienen una característica importante: dan castañas. Puede parecer una estupidez, pero no lo es en absoluto. La castaña ha salvado del hambre y la inanición a generaciones enteras de gallegos desde épocas inmemoriales. Antes de la llegada de la patata, procedente de América, fue la guarnición más recurrida y, al encontrarse con cierta facilidad en los entonces enormes bosques milenarios, la más barata.

Hoy día la castaña es cada vez más apreciada, y en Galicia tenemos las condiciones para tener de las mejores del mundo, con la acostumbrada facilidad y el privilegio de esta tierra para que te salgan productos de primera sin esforzarse demasiado. Una empresa de la provincia de Lugo procesa millones de kilos de castaña al año, literalmente. Nuestra tierra produce cada año entre 15 y 25 millones de kilos de este producto, de gran calidad, y una importante parte se va fuera, porque es más apreciada (¡qué raro!) fuera de nuestra tierra que dentro.

La iniciativa de Feijoo me ha gustado, me ha gustado mucho. Lo único que les pediría, aunque es una petición extraña, es que no planten los árboles en líneas. Sé que no es fácil, pero no me digan que no son muchísimo más bonitos los bosques caóticos que esas fábricas de maderas en que se han convertido tantos terrenos. Sí, ya sé que es más práctico y todo lo que ustedes quieran, pero déjenme ser idealista y volver a aquellos bosques eternos, con “el cohete” en medio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.