jueves, 4 de mayo de 2017

El Consejo Escolar Municipal apoya un colegio en San Fernando

Cubierta diseñada para el patio interior del Cuartel de San Fernando cuando iba a ser auditorio.
Ahora resulta que es "imposible" que sea un colegio público para no "alterar" el edificio...
La participación, esa herramienta política que tradicionalmente se utiliza con habilidad desde la izquierda y con torpeza desde la derecha, se vuelve en contra de sus paladines cuando no comulga con sus intereses, que en ocasiones parecen estar ocultos. 

¿Se podía alterar el edificio para meter salas
de exposiciones o un salón para mil personas,
pero no se puede tocar para hacer aulas?
Ahora, por ejemplo, el Gobierno Local intenta explicar mal que bien por qué es imposible hacer un colegio en el antiguo cuartel de San Fernando y ante la petición en ese sentido del Consejo Escolar Municipal (uno de esos foros de participación al que solo hacen caso cuando coincide con sus intenciones programáticas), nuestros dirigentes locales afirman que es técnica y arquitectónicamente imposible, cosa que me van a permitir que ponga en duda porque si se podía alterar la construcción para hacer un auditorio ya me dirán porqué no va a poder utilizarse para un centro educativo, que es más importante.

Nada explica la cerrazón del gobierno presidido por Lara Méndez, que le hace negarse reiteradamente a estudiar en serio una obra tan bonita como la conversión de un cuartel en un colegio público que sustituya al totalmente insuficiente de Quiroga Ballesteros, edificio que no se desaprovecharía porque daría para una magnífica guardería.

La idea está avalada por diversas agrupaciones, empezando por Izquierda Unida que fue la primera organización política a la que escuché la idea (a otras "civiles" ya se lo había escuchado), y más recientemente Ciudadanos, que le dio una vuelta de tuerca al tema completando el proyecto con un ambicioso y más que coherente plan que solucionaría las ubicaciones el Museo de la Romanización, el Inludes, el nuevo colegio y una gran guardería en el casco histórico, al tiempo que le arreglaba a la Diputación una salida para usar el edificio de la Cámara de Comercio de Ramón Ferreiro. Como quizá recordarán, la idea situaba el nuevo colegio en San Fernando, la guardería en el actual Quiroga Ballesteros, el Museo de la Romanización en el Hogar de Santa María y el Inludes en la Cámara.

Dotar de servicios pensados para fijar población en el casco histórico es el primer paso de cara a su rehabilitación integral. No es el único ni es suficiente, ya que es inexcusable la reforma del PEPRI y solucionar el tema económico de las excavaciones arqueológicas, pero es totalmente necesario.

Llama poderosamente la atención que un gobierno que se dice de izquierdas apueste por la educación privada en un recinto tan amplio como es el centro de la ciudad. Si fuera otro partido el que hace eso escucharíamos al ala siniestra diciendo que quieren que la zona noble quede para los ricos y esas cosas tan terribles que se consignan en estos casos, pero como son los otros... pues nada.

Lo más curioso del caso es que estoy totalmente convencido de que la alcaldesa no desea que el Museo de la Romanización esté en San Fernando. No tengo ningún criterio objetivo, pero tengo la absoluta convicción (totalmente subjetiva, lo admito) de que pretenden que el MIHL albergue esa instalación, porque siguen sin saber qué hacer con ese edificio, que costó una fortuna (11 millones de euros, que yo hay días que no los gano) y está muerto del asco acumulando polvo y agua en grandes cantidades el día que se les estropean las bombas de achique.

Hay sitios (Valencia) donde los colegios son palacios. Aquí no.
La política es un asco cuando se entiende así. No querer dar el brazo a torcer en un tema en el que evidentemente los demás tienen razón es una estupidez. Si partidos de varios pelajes y el propio Consejo Escolar Municipal están de acuerdo en algo, ¿no sería más lógico estudiar el tema con detenimiento? ¿Acaso los socialistas lucenses están tan convencidos de poseer la única y absoluta Verdad que no son capaces de reflexionar sobre un tema tan transparente? ¿Será que hay algún interés oculto en sostenella y no enmendalla para no enfrentarse con micro grupos de presión que ejercen un poder totalmente desproporcionado?

El Museo de la Romanización sería una gran cosa para Lugo, claro que sí, pero parece más lógico dar prioridad a las necesidades educativas de la ciudad. Además, habiendo alternativa no parece de sentido común cerrarse en banda, e incluso arriesgarse a no aprobar los presupuestos y todo por ese “no es no” que aplicado a temas de ciudad es una torpeza histórica.

3 comentarios:

  1. ¿Desde cuándo tiene el ayuntamiento competencias en planificación educativa?¿Es necesario un colegio dentro de murallas? ¿Cuánta gente vive dentro de murallas? ¿Está saturado el CP Quiroga Ballesteros? ¿Nos gastamos ( desde la Xunta) un pastizal en adecuar ese edificio, dotarlo de una plantilla lo más estable posible para después no tener alumnos? ¿Cerramos otros colegios de lugares más alejados , por ejemplo, el polémico Sagrado Corazón y mandamos a los niños más lejos de sus casas? ¿Qué condiciones tenemos para que lleguen ahí los autobuses del transporte escolar? ¿Despeatonalizamos la calle San Frouilán? ¿Derribamos la iglesia de San Froilán o el colegio de La Milagrosa? ¿Cerramos el aparcamiento? La población, desgraciadamente, envejece a marchas forzadas? ¿Es necesario otro colegio? Ya hemos sembrado de colegios, institutos, centros de salud,piscinas, aeropuertos y un largo etcétera de centros públicos toda la geografía del país y ahora no podemos mantenerlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene competencias en planificación de la ciudad. Sí. Menos de la que debiera. Sí. No. No. Si la gente vive cerca no les hace falta autobús. No. No y tampoco. No. Sí.

      Eliminar
  2. O sea que un edificio puede ser adecuado para albergar a un montón de hombretones (eso quintos de antes) para dormir y todo no puede albergar a unos cuantos chavales que no tienen porque comer ni dormir ahí. Qué hace falta a un grupo de habitaciones y una explanada para deportes (la parte trasera ya derribada) para ser un colegio, una piscina olímpica y un reactor nuclear?. Una pista de deportes de cuatro carriles y un restaurante con una sala para 500 personas?. Desde luego ganas de complocar las cosas si no hay demanda de plazas que no se haga un colegio pero creo que si la hay deberían hacerlo porque me parece un edificio adecuado y si no les vale por viejo que cierren la biblioteca universitaria de Santiago y construyan otro horroroso mamotreto de vidrio y acero vacío de a 10 milones de vellón que es lo único que saben hacer.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.