viernes, 9 de junio de 2017

Contratos caducados y una nueva revista de "Ciudades Augusteas"

La contratación en el ayuntamiento de Lugo está manga por hombro, y eso parece una cuestión harto difícil de rebatir. Contratos caducados de los que se benefician empresas investigadas por el juzgado (si bien en esto tenemos siempre que tener presente la sagrada presunción de inocencia), facturas con reparos de legalidad día sí y día también, contratos menores que ganan reiteradamente las mismas empresas, revistas oficiales para las que ni siquiera existe tal contrato... En Lugo se podría hacer un manual de cómo nunca debe trabajar una administración.

La Voz de Galicia de hoy explica que el contrato de publicidad de los autobuses, que terminó hace ya meses, sigue vigente por una prórroga. Los detalles sobre el canon que la empresa paga al Ayuntamiento por la explotación de ese asunto y de la duración del contrato no se especifican, pero supongo que vendrán en entregas posteriores.

El asunto de la publicidad en los autobuses saltó a la actualidad a finales de 2012, cuando se investigó a la empresa concesionaria de esa explotación, a la que le había sido adjudicada por el exconcejal Francisco Liñares, que como ustedes sabrán reconoció diversas actuaciones ilegales como recibir dinero de diversas empresas como la de la ORA o la de la grúa. Llamativamente esta última sigue prestando el servicio, y con el contrato más que terminado con lo que hay que preguntarse si aquellos pagos que el propio interesado reconoció garantizan la pervivencia de los ingresos para la empresa más allá de lo legalmente adecuado.

Lo que debería ser una situación excepcional aquí parece ser la regla, al menos en los temas más jugosos, lo que origina que ese eterno debate entre si la gestión debe ser pública o privada se abre nuevamente. Es curioso que los que perciben la torpeza de la administración a la hora de controlar sus concesiones sean en ocasiones los mismos que piden que esa entidad lleve las riendas del total de la actividad. Pues como lo gestionen así estamos aviados.

En la misma portada de La Voz de Galicia se recoge que la ya conocida Editorial Mic, la que imprimió la revista oficial de las fiestas de San Froilán durante muchos años sin contrato tal y como reconoció Carmen Basadre en el Pleno del Ayuntamiento de Lugo, ha distribuido una nueva revista. Soy el afortunado poseedor de uno de los ejemplares (sé de quién la ha intentado conseguir y no ha sido capaz).

En esta ocasión no lleva por ningún lado el nombre del Ayuntamiento de Lugo y eso resulta llamativo porque en 2016 el “saludo” era de Carmen Basadre, quien parece desvincularse de este tema por razones que desconozco. Además, una pegatina tapa una leyenda que dice “Edita: Ciudades Augusteas”.

Los cambios son interesantes porque han de tener una motivación y me pregunto el por qué de la ausencia del “saludo” y el de la existencia de esa pegatina. En la edición de la revista de 2016 figuraba la leyenda de marras y como este es el cuarto número habría que ver los anteriores. Tengo que seguir buscando porque juraría que tengo algún ejemplar por ahí, pero para no columpiarme hablaré de las de 2016 y 2017 que son las que tengo.

Me pregunto quién es “Ciudades Augusteas”. Me refiero a la entidad que supuestamente editaba esa revista hasta el año pasado, y no tengo muy claro lo de este año porque la pegatina no sé quién la ha puesto. Una búsqueda en Google, tan eficaz habitualmente, no nos ayuda a despejar la incógnita. Tampoco en la página del Ayuntamiento sale ni una sola mención a entidad alguna con tal nombre, cosa llamativa cuando la propia concejala de Cultura saluda en la revista del año pasado, y solo aparece reflejado el encuentro de Ciudades Augusteas que tuvo lugar en el MIHL en 2014.

Quizás en esta ocasión no haya nada extraño, solamente una revista con un nombre vinculado a una actividad del Ayuntamiento de Lugo junto a los de Braga y Astorga que no se molestaron en registrar ni en proteger. En cualquier caso habrá que mirar esto con calma.

6 comentarios:

  1. Lo tuyo debe ser enfermizo y debes mirartelo, chico. Primero que si es oficial o no, después que si lleva pegatina, y ahora que porqué lleva pegatina. Hay que investigar...Luis. Bruxas hay aqui tambien.
    Lo cierto es, como bien matiza tu colega periodista, que la editorial que "ha sido denunciada..ya no dice investigada, vaya hombre). ¿Por que no llamas al fiscal a denunciarlo también... el caso de la pegatina. PATETICO. Ponemos la pegatina, a ver si lo entiendes así, PORQUE NOS SALE DE LOS COJONES, Sherlock. Porque nos sale de los cojones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan educados como es habitual en ustedes jejeje

      Eliminar
  2. Como viene siendo habitual Sr Latorre usted MIENTE en su blog con total impunidad (de momento hasta que un Juzgado le ponga el debido freno). Deje de hacer política facilona rectifique antes que un Juzgado le obligue a hacerlo: la empresa que sigue prestando el contrato de publicidad en marquesinas de autobuses no es la que usted hace referencia sino la empresa Clear Channel, fíjese en la pegatinucha que hay en cada marquesina y así lo verá y sino gradúese las gafotas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado señor, antes de alterarse y perder los estribos de esa forma debería leer con atención. ¿Dónde menciono yo a la empresa que gestiona la publicidad de las marquesinas o de los autobuses? Usted dice la emrpesa a la que "hace referencia". ¿A qué se refiere exactamente? Porque hasta donde yo puedo ver no digo nada semejante.

      Le ruego, eso sí, un poquito más de educación si tiene a bien responder porque de maleducados hoy voy servido.

      Eliminar
    2. Por su silencio deduzco que ha releído el artículo y comprobado que estaba equivocado. No estaría mal una disculpa por su agresividad.

      Eliminar
    3. "Errare humanum est sed diabolicum perseverare"

      Eliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.