viernes, 2 de junio de 2017

Propiedades que se convierten en pesadillas

Probablemente una de las ruinas más visibles de Lugo


En Santiago se está cocinando un problema de una magnitud que veremos a dónde llega con el desalojo de la casa ocupada en pleno casco histórico. Es llamativo que la alcaldía cargue contra la policía y contra los propietarios en defensa de quienes han violado una propiedad privada y me gustaría saber qué es lo que dirían si el edificio tomado por el asalto fuera, ya no del ayuntamiento, sino del propio alcalde.

Aunque no pensaba así, ayer me explicaron por qué es razonable la denuncia que tramitan contra los propietarios del inmueble por poner bloques de hormigón para cerrar el edificio y me han convencido: en un caso histórico no se puede meter cualquier material por las buenas ya que hay normativas sobre eso bastante severas. También, digo yo, el Ayuntamiento podría haber denunciado a los ocupadores por tener abierto un bar y vender camisetas y otros artículos sin haber obtenido (supongo) la obligatoria licencia, pero claro, eso no es lo que mola si eres “antisistema” aunque estés cobrando del sistema.

Pero como es habitual, a mí lo que me interesa es Lugo. El asunto de la multa a los propietarios del edificio compostelano me trae a la cabeza la gran cantidad de inmuebles en el casco histórico, y en sitios más que relevantes, que están tapiados con bloques de hormigón desde hace lustros sin que nuestros próceres muevan un dedo. El primero que se me viene a la cabeza es el de la esquina de Ruanova con Montevideo, quizás por su enorme visibilidad. Ese solar, ,muerto del asco desde que tengo memoria, es una vergüenza para esta ciudad y me sorprende que cumpla las normas que, en virtud del PEPRI, se exigen con tanta severidad para otros edificios.

Enorme propiedad abandonada
desde hace lustros en pleno centro
Hay muchos más, por supuesto. Junto al aparcamiento que hay tras el hospital de los Ojos Grandes hay un enorme edificio abandonado que si mal no recuerdo también tiene bloques de hormigón, y del que sí estoy seguro es del antiguo pabellón de la OJE en el callejón lateral de la Diputación. Este último tiene más delito porque parte de la propiedad es pública hasta donde yo sé.

Tener un bien inmueble en un casco histórico es un orgullo y un honor, pero también una responsabilidad. Decir “el que no lo quiera que lo venda” es una simpleza porque en ocasiones no es un tema tan sencillo, y creo que la normativa debería diferenciar entre los tipos de propietarios. Me parece que cualquiera puede distinguir perfectamente entre un edificio propiedad de una multinacional y el de una familia que no tiene recursos para restaurarlo, y si a eso le añadimos los problemas legales que hay en ciudades como la nuestra, donde el PEPRI te limita enormemente y encima la administración no ayuda para hacer las obligatorias excavaciones arqueológicas ya ni les cuento.

Una casa en el casco histórico puede convertirse en una pesadilla, y más si tienes la osadía de pelear si te la ocupan. Y si encima la administración se pone del lado de los asaltantes de forma descarada... entonces es el acabose.

Entiendo que en una ciudad como la nuestra hay que tomar el asunto con una seriedad que no asoma desde hace muchos años. Lo suyo sería hacer un plan de excavaciones en parcelas que están en ruina, y así aligerar las responsabilidades. En la casa que les decía de Ruanova con Montevideo, con el tiempo que lleva en el actual estado habría sobrado para hacer todo lo que se quisiera. Eso sí, cuando los propietarios quieran hacer cualquier cosa les volverán locos... y me parecería bien porque el patrimonio hay que conservarlo, pero si se puede hacer de la forma menos dañina posible, mucho mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.