lunes, 17 de diciembre de 2018

Gorro, chanclas, bañador... ¡y candado! para ir a la piscina en Lugo

El cartel avisando del cambio - Foto: La Voz de Galicia
No soy un gran fan del deporte, aunque sí hay un par de excepciones como puede ser mi extraña pero intensa relación con el EMEVÉ o momentos puntuales en que disfrutas del buen nombre que a Lugo le dan equipos como el Breogán en ocasiones como la de ayer, en que le dio un baño nada menos que al Real Madrid contra todo pronóstico (salvo el de Santiago Argüeso, que se escudaba en un “vete tú a saber” que se convirtió en un “mira tú”).

Si verlos no me emociona, practicarlos menos aún, con dos excepciones: me gusta caminar y nadar. Lo primero lo hago mucho más desde que tengo perro, lo segundo mucho menos por la misma causa, ya que las tardes de paseo me impiden ir a la piscina, aunque tampoco es que fuera mucho antes.

Tampoco lo pone fácil el Ayuntamiento con su nueva y extraña decisión por la que para ir a las piscinas de As Pedreiras y Frigsa hay que llevarse algo tan poco deportivo como ¡un candado! Lo que leen. Así lo informa hoy Suso Varela en La Voz de Galicia, en que nos cuenta como las habituales averías del sistema de cierre de taquillas con la monedita de rigor ha acabado con la paciencia municipal y han decidido cortar por lo sano y quitar los cierres, metiendo en su lugar unas sencillas piezas de metal para que te lleves tu candado para cerrar la taquilla.

El nuevo sistema. Tecnología punta. Foto: La Voz de Galicia
Ni siquiera han tenido la decencia de tener candados en la recepción (donde hay permanentemente una persona) que podrían estar a disposición de los usuarios cogiéndolo al llegar y dejándolo al marcharse, que sería lo lógico. Incluso, si no se fían, podrían pedir una “fianza” para que si no devuelves el candado al Ayuntamiento no le cueste dinero reponerlo. Cualquier cosa menos el sistema elegido, que a los usuarios habituales les supone una molestia innecesaria y a los ocasionales un problema serio, porque a nadie se le pasa por la cabeza llevar un candado para ir a nadar.

Antes funcionaban como en los supermercados, metiendo un euro. Vale que no es tampoco el sistema más cómodo del mundo, pero es más fácil conseguir que si se te olvida alguien te preste una moneda que un candado, que no es precisamente un artículo que suelas llevar encima.

La falta de interés en ciertas cosas es terrible. ¿Un Ayuntamiento con un presupuesto de cerca de cien millones de euros no tiene para arreglar unos cierres de unas taquillas? Siempre que veo estas cosas me pregunto cómo hacen los demás municipios, sobre todo los que tienen poco dinero.

Eso sí, luego queremos promocionar el deporte de base y la vida saludable.


Edición:

No suelo editar los artículos, pero he recibido varios comentarios (en Facebook y directos a través del móvil) en que me dicen que este sistema es habitual. Yo francamente nunca lo había visto, pero tampoco tengo motivos para poner en duda lo que me cuentan estas personas, algunas muy habituales de este tipo de instalaciones por toda España.

Es una tristeza que haya que recurrir a este tipo de sistemas, la verdad, y me sorprende bastante que lo que funciona en los supermercados desde hace años en una instalación pública no resulte, quizá por esa manía que tenemos de no cuidar lo de todos porque "no es de nadie" (estúpida percepción que por desgracia parece muy generalizada), así que una crítica que se enfocaba al Ayuntamiento la hay que redirigir a esta sociedad que estamos creando entre todos, que obliga a este tipo de medidas tan poco lógicas.

¡Qué pena!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.