jueves, 21 de marzo de 2019

Uber llega a Lugo, por ahora para comidas...

Uber Eats llga a Lugo - Foto: La Voz de Galicia

Uber desembarca en Lugo, por ahora con su servicio de envío de comida a domicilio (Uber Eats). Este puente estuvimos en Madrid y, movidos por la curiosidad, utilizamos Uber por primera vez. Es sencillo: te descargas la aplicación, le dices a dónde quieres ir y te calcula el coste. Si lo confirmas, te llama al vehículo más cercano que te recoge y te lleva a tu trayecto. No pagas, porque se carga el trayecto a tu cuenta de Paypal o a la tarjeta de crédito que hayas seleccionado. Todos los coches que usamos eran modernos, limpios (impecables de hecho), con conductores amabilísimos que te preguntan si quieres que cambie la música o apague la radio… ¿cómo no va a funcionar bien?

Le veo al sistema tres grandes ventajas: la primera es que no tienes que llevar dinero ya que va todo a través del móvil; la segunda que no te preocupa que se meta por “el recorrido largo” o que haga paradas innecesarias porque el precio final es el mismo y tú vas más relajado en ese sentido frente a la picaresca del taxi; la tercera es que vas controlando todo el rato con el móvil tanto el recorrido del coche que te viene a recoger como el que haces en él. Tras el viaje valoras al conductor en la propia aplicación, con lo que es una especie de “control” sobre su actitud y aptitud.

Los coches son todos modernos, limpios, amplios y los conductores amabilísimos.
Hay que reconocer que es cómodo y que es normal que funcione bien, tanto el servicio de transporte como el otro... pero hay que recordar que también es cómodo Amazon y está acabando con el comercio local.

David y Goliat:

Es un tema realmente complicado. En el tema de la lucha entre Uber y el Taxi todas las personas con las que hablamos en Madrid del tema nos decían lo mismo: que si bien comprendían que los taxistas tienen parte de razón, se pusieron a todo el mundo en contra con su forma de protestar y con los enormes problemas que causaron, no con su huelga sino con el bloqueo al que sometieron a la ciudad (en este país se confunde el derecho a huelga con el derecho a joder a los demás cruzándose en medio de las calles o carreteras), con lo que Uber aumentó exponencialmente sus usuarios.

Las licencias de Taxi, que siempre se ponen como ejemplo del gran coste de la explotación, son el paradigma de la cara dura de este país. Teóricamente no se pueden comprar ni vender pero sí transferir, así que ya sabemos lo que hace todo el mundo: venderlas en negro. Puedo comprenderlo, pero no que se use ese argumento para intentar tener razón. Tarde o temprano lo que lograrán es que cuando alguien se jubile la licencia revierta en la Administración y ésta la asigne a una lista de espera.

La lucha de Uber y los Taxistas es similar a la de la gran multinacional con el pequeño autónomo… pero no igual. La pregunta que todos nos hacemos es: si a Uber le sale rentable mantener unos cochazos impresionantes, con gente educada y trajeada que te atiende como si fueras el Ministro del Interior, ¿por qué los taxis no hacen lo mismo? El usuario es lo que ve…

El funcionamiento de Uber Eats:

Uber Eats es similar al del "normal". Lo probé ayer. Gracias a eso pude hacer un pedido a domicilio en uno de mis locales favoritos (el Dot+) que antes no se podía permitir el lujo de contar con personal y medios materiales para tener servicio de reparto propio, que no es ninguna broma. Utilizamos Uber Eats y pudimos hasta programar el envío de la comida a casa a la hora que nos venía bien.

Igual que en el Uber habitual, vas controlando en todo momento el pedido: Cuándo se recoge en el local, cuándo sale hacia tu casa, por dónde viene, cuándo llega… Vamos, lo vas viendo total y absolutamente todo.

La diferencia con el Uber normal no es que sea más cómodo para el usuario, que también, sino que para muchísimos locales es su única alternativa para tener un servicio de envío a domicilio. Como comprenderán, no es nada fácil tener una persona y una moto (como mínimo) a disposición para recibir uno o dos pedidos diarios, y te juegas que sea una ruina.

En el Verruga, por ejemplo, teníamos servicio a domicilio pero como no era algo que se pidiera mucho no había una persona específica para eso. Se iba trampeando como se podía y normalmente íbamos alguno de casa a llevar el pedido (qué me van a contar a mí). Pero eso no es una forma razonable de hacer las cosas y si pretendes que el servicio a domicilio sea una parte importante de tu negocio no puedes funcionar así.

Hay otra empresa local, de un emprendedor que logró poner a funcionar uno de los locales que le alquila el Ayuntamiento a bajo precio (y que son de la Xunta) junto a la Catedral que también ofrece ese servicio a los empresarios, un reparto a domicilio que él hace en bicicleta exclusivamente. Yo, personalmente, si tuviera que elegir intentaría probar con él porque es una iniciativa local y le tengo algo de alergia a esas macro-empresas, aunque las use en ocasiones y reconozca que sean cómodas. Se llama eLucusBikes y si es usted empresario le recomiendo hablar con David, el propietario  y quizá le sorprendan sus tarifas, son muy razonables.

En fin, que Uber llega a Lugo por ahora para la comida. Veremos lo que pasa en el futuro para otros servicios, aunque no estoy muy seguro de que tengamos “masa crítica” para que hagan competencia a los taxis.

miércoles, 20 de marzo de 2019

Al PSOE de Lugo no le hacen caso ni los suyos


La democracia interna en los partidos es inexistente, eso lo sabemos todos. Hay ciertos matices de unos a otros pero son cuestiones menores, porque en los “asamblearios”, que tanto presumen de contar con la participación directa de los afiliados, también cuecen habas y se hacen unas purgas que harían palidecer a Stalin.

En Lugo acabamos de ver cómo el PSOE ha convocado una elección local para elegir a sus candidatos al Congreso que no ha servido para nada, porque desde la cúspide de la pirámide el dedo del todopoderoso líder ha decidido otra cosa y ha rebajado a Sonsoles López al segundo puesto y le ha colado por delante a Ana Prieto, como premio a su apoyo a Gonzalo Caballero en la lucha por el poder de la organización a nivel autonómico.

Lo del "dedazo" es tan evidente y tan salvaje en esta ocasión que ha provocado dimisiones, renuncias y salidas de gente convencida y fiel. Por ejemplo, se ha largado decepcionada la orensana Eva Maldonado, que se hizo conocida por recoger firmas para reponer a Pedro Sánchez en la Secretaría General del partido, mérito que por lo visto no fue suficiente para confirmar su puesto al Senado otorgado por la militancia. Aunque ganó en Orense y fue la que más apoyos tuvo de los militantes, se vio relegada al tercer puesto por "el aparato" del Partido. Se ve que Roma ni paga a traidoes ni a leales.

Dejando a un lado el lógico debate de cómo se ejerce el poder en los partidos políticos (insisto, en todos la cosa va por el mismo lado), me pasma que se convoquen elecciones internas para después alterar los resultados. Para eso casi mejor sería no preguntar, porque tiene que ser ofensivo, como militante, que te llamen a opinar para no hacerte ni puñetero caso.

Aunque no hace mucho que Álvaro Santos, Secretario de los Socialistas lucenses, había dicho que tendrían que dar muchas explicaciones si se alteraban las elecciones hechas en Lugo, se ha producido esa alteración pero no ha habido las explicaciones que previamente exigían. Ni siquiera los varios perfilles-troll que tienen en redes desde hace una temporada, y que se dedican a sembrar cizaña y a cantar las alabanzas del líder están abriendo la boca sobre este asunto porque no tiene defensa. Las indirectas, porque no estamos en época de enfrentamientos directos, no se han hecho esperar, y transmiten un cabreo que intentan disimular más o menos para la campaña.

Santos ha declarado su “más absoluta admiración al compañero de Ourense, a Barkero porque es un ejemplo claro, indiscutible de ideología y de coherencia en el partido socialista”. Como sabrán Barkero dimitió por la injerencia en sus listas. Tal vez Santos debería seguir el ejemplo, pero no lo hará porque pretende ir de número dos en la lista de Lugo con lo que, si a Lara le hacen un Orozco por sus imputaciones el friolés sería Alcalde de Lugo (con nulo interés en la ciudad, dicho sea de paso, y ese cuento ya lo conocemos).

Por su parte, Sonsoles López que fue elegida cabeza de lista en Lugo pero relegada al segundo puesto por Madrid (a propuesta de la estructura autonómica socialista) dijo que las decisiones que “se tomaron las tendrá que explicar quien las tomó”, aunque como están en juego las habas la cosa no pasará a más.

El PSOE de Lugo no pinta nada en Santiago ni en Madrid. La negativa a poner un juzgado de lo social en la ciudad, la falta de contestación a la alcaldesa en ese tema, el sainete del tren (mañana volvemos sobre el tema)... les torean dentro y fuera de la casa, a nivel institucional y partidista. Es lo que hay.

Toca unidad porque las campañas electorales no permiten fisuras. El PSOE tiene que parecer unido aunque es difícil explicar a los compañeros afiliados por qué la dirección autonómica ha hecho muy bien en saltarse su mandato y la nacional en respaldar esa alteración de las listas.

A ver qué sale en las municipales, porque esa será otra batalla digna de ver… y con sorpresas casi seguro.

viernes, 15 de marzo de 2019

La propuesta de Ronda y Avenida Coruña con un solo carril: ¿ciencia ficción o visión de futuro?

El antes y el después de la Ronda de la Muralla con el proyecto de Ciudadanos

Olga Louzao, portavoz de Ciudadanos, presentó su proyecto “Muralla Viva” con el que propone reducir a un carril la Ronda de la Muralla y la Avenida de la Coruña, ganando espacio para los peatones y contribuyendo así a mejorar la comodidad de los ciudadanos y evitar que la Ronda sea la rotonda más grande de España.

Como el tema es complejo vamos por partes.

¿Qué hacemos con los coches?

La primera pregunta siempre es esa: ¿qué hacemos con los coches?, seguida por otras como ¿por dónde van a pasar? ¿si reducimos el tráfico a un carril no aumentarán los atascos?… Son preguntas válidas, pero que parten de un supuesto incorrecto en mi opinión, ya que siempre se han dicho ese tipo de cosas en las peatonalizaciones y los hechos, tozudos, dan la razón a quienes sacan vehículos para ganar espacio para las personas.

El supuesto incorrecto, en mi opinión insisto, es pensar que el coche tiene futuro en las ciudades: no lo tiene. El coche particular está agonizando en las urbes y nuestro deber no es salvarlo, sino darle un tiro de gracia y, con piedad, rematarlo por nuestro propio bien. Desde la invención del automóvil hemos visto que paulatinamente fue invadiéndolo todo, devorando cada vez más metros cuadrados y poniéndose en la cúspide de la pirámide alimenticia del espacio urbano. Es un error que alcaldes como Joaquín García Díez entendieron que había que revertir y que se ha culminado con gran éxito en ciudades como Pontevedra (sí, siempre Pontevedra).

Lo que necesitamos son amplios paseos para los peatones, calles vedadas para el tráfico rodado, líneas de autobús urbano con frecuencias y recorridos aceptables, alternativas de aparcamiento… todo ello cuestiones que en Lugo están paralizadas o en franco retroceso.

Recordarán que en Lugo sufrimos hace algunos años una incomodísima situación causada por la “tractorada” que nos dejó con un único carril y que supuso un problema gravísimo para el tráfico en la ciudad. Sin embargo creo que lo peor no fue la reducción a un carril, que es asumible, sino la falta de previsión de esa reducción. Es decir, no es lo mismo que haya una situación imprevista y temporal que diseñar las calles para esa función porque ahí sí puedes tener previsión.


El antes y el después de la Avenida de la Coruña con el proyecto de Ciudadanos

Entrando en materia: ¿un solo carril?:

Partiendo pues, de que las ciudades son para las personas, no para los coches, en ese sentido creo que la propuesta de Ciudadanos va por buen camino. Piensa en una Ronda de la Muralla como un gran cinturón diseñado para los peatones reduciendo a un carril el tráfico y solventando de una vez aquella absurda decisión de Orozco de reducir las aceras del lado de la Muralla y poner incómodos adoquines “porque las fotos quedan más bonitas sin personas”, como nos dijo una persona del Gobierno Local de entonces.

En su diseño Ciudadanos comete, creo yo, un error al meter arbolado del lado de la Muralla en la infografía, ya que ahí sí estoy de acuerdo con el exalcalde en que es mejor dejar la acera “limpia” para dar protagonismo al monumento, yo los pondría del otro lado a pesar de que cuando da el sol la acera interior será más incómoda. En condiciones normales esto no es Sevilla y el sol no es nuestro mayor problema.

En cuanto a la Avenida de la Coruña, ampliar sus aceras y dar protagonismo al peatón es una total y absoluta necesidad, ya que la vía alternativa (Camiño Real) no tiene anchura suficiente como para eso. Lo que no tengo tan claro es lo del carril único (recuerden que hay espacio para tres a día de hoy) ya que también aquí en la infografía se olvidan de cuestiones prácticas como las paradas de autobús, las zonas de carga y descarga, los aparcamientos para discapacitados… pero entiendo que es un diseño inicial y que eso se podría añadir después, pero son temas a tener en cuenta. Quizá un sentido único y dos carriles (uno de ellos reservado para transporte público), o incluso doble sentido pero uno de ellos solo para transporte público y bicicletas, sería más razonable y permitiría ampliar las aceras. Habría que mirarlo con calma.


Un gran acierto: el carril bici en sentido contrario:

De la propuesta de Ciudadanos una de las cosas que más me han gustado es la incorporación de un carril bici en sentido contrario al de la circulación. Obviamente no tiene que ser de doble dirección porque para ir en el sentido “normal” ya está el grande, un carril limitado a 30 en que conviva el coche con la bici. Es una fantástica solución, que se puede ver en infinidad de ciudades europeas (Budapest es la última en la que he estado y en que me ha llamado mucho la atención el protagonismo de la bici) que permitirá que la bicicleta sea más considerada un medio de transporte que un gimnasio rodante.

Junto a la falta de actualización de los buses urbanos (me refiero a las líneas, no a los vehículos), en Lugo la nula apuesta por la bicicleta es probablemente el tema más vergonzoso para el Gobierno Local en cuanto a movilidad, ya que sigue dejando que se pudran las dársenas del servicio de préstamo de bicicletas y que entiende su uso como una cuestión lúdica reservada para el Paseo del Rato y poco más. Se equivocan, es el futuro de la movilidad en ciudad.

El desarrollo de novedosos sistemas de desplazamiento personal (no solo la bici, sino también el patín eléctrico y chismes similares) obliga a darles soluciones en las ciudades. No pueden ir por la acera porque no es su sitio, pero tampoco son coches que puedan dar grandes rodeos porque entonces pierden su función. El carril contrario para bicicletas “y asociados” es la solución ideal. Quizá si cabe, como ya mencionamos, también para el transporte público.


¿Qué le falta al proyecto y qué no me convence?:

Personalmente yo le habría metido también la elevación de los pasos de peatones al nivel de las aceras, porque eso tiene dos efectos importantísimos: el físico, de reducción de velocidad de los vehículos, y el psicológico, en que se revela al conductor que él es quien invade el espacio del peatón y no al revés como sucede ahora.

También habría que debatir largo y tendido sobre si el sentido único de la Avenida de la Coruña tiene que ser de salida (como propone el proyecto) o de entrada. Creo que no tiene mucha lógica hacer que un vehículo que quiera ir al subterráneo de San Fernando entre por Camiño Real y rodee la Muralla completa (dando por sentada la peatonalización de la calle Montevideo tarde o temprano), por lo que creo que sería más lógico hacerlo al revés.

También creo que aunque se propone un bus eléctrico con intercambiador en la Ronda habría que ver dónde se haría eso (que necesita muchísimo espacio) y qué rutas tendría ese autobús, que yo no veo lógico dando vueltas a la Ronda. En mi opinión tendría sentido si entrase en las zonas peatonales, donde no pueden acceder otros vehículos.


Conclusión: Una iniciativa que va por el buen camino:

En resumen, la propuesta no me parece mala idea matizando ciertas cuestiones puntuales. Creo que va por muy buen camino ya que es muy complicado, dada la distribución de la ciudad, llegar a la peatonalización total de la Ronda a menos que se soterrase el tráfico, una obra faraónica que es muy complicada de asumir económicamente (imposible para el Ayuntamiento, claro).

Es una iniciativa en positivo, de futuro, concreta, que se plantea con infografías que permiten hacerse una idea real de lo que se propone y que ahonda en el espíritu constructivo que me cautivó siempre de Olga Louzao y que solo veo en ella y en Rubén Arroxo. Ojalá los demás grupos tomen nota y empiecen a presentar proyectos con planteamientos de futuro y dejemos de ver ese circo de tres pistas de cruce de tonterías que no van a ninguna parte.

jueves, 14 de marzo de 2019

Quique Rozas deja el Ayuntamiento

Quique Rozas en su lugar natural: a pie de calle. Foto: La Voz de Galicia

Al final de este mandato se va Enrique Rozas, y se va a su casa. No cae en la, últimamente tan habitual, tendencia de cambiar el color de su acta de concejal sino que simplemente da un paso atrás, cosa muy poco frecuente y menos en alguien con su pasión por la política municipal.
Si Rozas fuera el candidato a la alcaldía, al PP le iría mejor”. Es una frase que he escuchado en tantas ocasiones que algo querrá decir, si bien ya sabemos que esas cosas son como son. Lo que es innegable es que Quique es el mejor concejal que ha tenido el PP en Lugo durante muchos años desde el punto de vista de la ciudadanía. Es un hombre sin horario ni calendario, amable con todo el que se acerca a la oficina municipal o le para por la calle (algo tan habitual que le obliga a salir de casa con mucha antelación para poder llegar a tiempo a sus citas), alguien que se apunta a un bombardeo y que ha sacrificado durante lustros sus fines de semana y sus días libres para estar presente en todo acto del que ha tenido noticia... Es un alfil en el tablero popular municipal que se sacrifica voluntariamente quizá porque no se quiere dejar rebajar a peón. Y, si es el caso, hace bien. Si uno no se valora a sí mismo, menos lo harán los de fuera.
Su renuncia a postularse como candidato a la lista del PP para Mayo supondrá para Ramón Carballo un quebradero de cabeza menos en clave interna, un frente menos en el habitual ambiente de cuchilladas para situarse en los, cada vez más escasos, “puestos de salida”… pero a cambio el candidato popular pagará el precio de una innegable pérdida de votos, de los que ningún grupo anda muy sobrado y menos el que aspira a ser mayoritario.
Si es una buena noticia para su candidatura lo sabremos el 27 de Mayo, donde las teorías dejan paso a los hechos, pero yo apostaría a que no lo es.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 14 de marzo de 2019

miércoles, 13 de marzo de 2019

No todos los ''ocupas'' son ''okupas'' ni todos los ''okupas'' son Robin Hood

Cerraduras, seguridad y policía son medidas insuficientes por lo que se ve. Foto: La Voz de Galicia

Casi todos los delitos tienen justificación... y no la tienen. Sí, es contradictorio pero real como la vida misma. Entre los diez mandamientos están los de “no robarás”, “no dirás falso testimonio” y, uno de los más relevantes, “no matarás”. Pero la propia Biblia justifica el asesinato de ciertas personas en las guerras sagradas ordenadas por el propio Dios según el antiguo testamento, cuando no es Él mismo quien se los carga por delitos como renegar de él (vamos, un ataque de cuernos en toda regla) o simplemente por ser un inocente primogénito de un egipcio (todos recordamos a Charlton Heston poniendo cara de “ahí el jefe se ha pasado” en Los Diez Mandamientos).

El Código Penal también establece ciertas excepciones, llamadas “eximentes” o incluso se permite la comisión de delitos cuando está en juego la protección de la vida, o hay una causa de fuerza mayor. Por ejemplo, si uno rompe un cristal de una ventana para sacar a una persona que está en un edificio en llamas no se le puede acusar de vandalismo o de violación de la inviolavilidad del domicilio, denuncia que puede parecer ridícula pero que tal y como se están poniendo las cosas vayan ustedes a saber.

Todo esto viene al caso para hablar de las ocupaciones de viviendas (los llamados “okupas” con “K”, supongo que para demostrar lo antisistema que son), que últimamente traen por la calle de la amargura a varios vecinos de Lugo, particularmente en las Gándaras aunque es un fenómeno que se extiende lenta pero inexorablemente ante la pasividad de las leyes y de las autoridades.

Empecemos por el principio: ¿es legítima la ocupación de una vivienda? Pues en mi opinión les voy a dar una respuesta muy gallega. Depende.

Depende de quién sea el propietario de la vivienda y del uso que le dé. Por ejemplo, todos recordamos el caso de la Ronda del Carmen en que una persona ocupaba una casa abandonada (una casa enorme, semiderruida, que está junto a lo que ahora es el enlace con el Camino Primitivo de Santiago). No creo que su presencia allí molestase a nadie ni crease ninguna situación problemática, más bien al contrario, ya que mantuvo la casa en un estado razonable y sus dueños, hasta donde yo sé, nunca protestaron principalmente porque quizá ni se sepa quiénes son. También hay otra casa, en el jardincito de la Avenida de la Coruña (el que está frente al Gadis grande) que era de la constructora Vilela, quebrada y su titular fallecido, que no sé si es de alguien pero que está ocupada y, por lo que conzoco, sin molestar a nadie.

Foto de la casa de Vilela ocupada desde hace ya tiempo. Foto: El Progreso
Hay muchas propiedades en este país que están abandonadas, vacías y en estado de decadencia absoluta que es una vergüenza que sigan en ese estado mientras algunas personas duermen en la calle, y esa situación puede justificar el “delito” de la ocupación.

También reconozco que siento simpatía por los ocupas que se meten en los pisos que las cajas de ahorros rescatadas con el dinero de todos (recuerden siempre ese matiz, las rescatadas fueron las cajas de ahorros – y los bancos formados por ellas - dirigidas por el Estado, y no los bancos privados) les expropiaron tras un proceso de sobrepreciación, hipoteca exagerada, alzada de tipos y despido laboral. No me acaba de hacer llorar que las grandes corporaciones económicas, que nos han costado unos cuantos miles de millones de los que no vemos la devolución (a pesar de que ahora ya ganan pasta) pierdan el uso de unos inmuebles que hemos pagado entre todos. Sí, ya sé que es incoherente, pero oigan, mientras el Estado no les expropie esos inmuebles para saldar la deuda que tienen con nosotros y los usen para hacer viviendas sociales, veo cierta poesía en que los afectados se tomen la justicia por su mano aunque no me pega nada con lo legalista que yo soy.

Casa incendiada por okupas hace un año y algo. Foto: La Voz de Galicia
Pero no todos los "okupas" son Robin Hood. No todos son gente que ha tenido un revés en la vida y se ve obligada a recurrir a esto porque nadie les da trabajo. No podemos olvidar esos casos pero tampoco hacerlos la norma y dar por sentado que quien ocupa una vivienda es porque no tiene más remedio. Hay también mucho caradura.

Además hay una ocupación que soy incapaz de entender que se tolere. La de la vivienda de una persona que se va de vacaciones y al volver se la encuentra con gente, la de la persona que está en una residencia de mayores y aprovechan para desvalijarle la casa e instalarse en ella, la de la segunda vivienda (o tercera, o cuarta, me da igual) de una familia que ha ahorrado toda su vida o ha heredado de sus padres un piso o un apartamento para ir a la playa… Sí, claro que hago diferencias.

El derecho a la vivienda, consagrado en nuestra Constitución, se matiza como todos los demás. Incluso el derecho a la libre circulación no es excusa para conducir en dirección prohibida o en sentido contrario en la autovía. No seamos absolutistas. Choca, en estos casos, con el derecho a la propiedad privada, que para cualquier persona mínimamente normal es sagrado, e incluso en regímenes comunistas es muy defendido por los líderes para sí mismos aunque no para sus ciudadanos (miren la fortuna de los Castro, los Chávez, los líderes chinos y demás).

La ley no puede ser igual para valorar unos casos que otros. No es lo mismo la vivienda de un particular o su modesta inversión en un apartamento para alquilar y completar su sueldo o su pensión que la casa abandonada a su suerte o el bloque de viviendas de una caja de ahorros que hemos pagado entre todos.

Si, además, los ocupas se dedican a provocar a los vecinos y propietarios con comportamientos antisociales, con amenazas, chulería y demás provocan no solo el rechazo directo de los afectados sino el de toda la sociedad, pero curiosamente eso no se traduce en una modificación legislativa que permita acabar con esta situación.

¿Cuál es la solución para diferenciar a quienes ocupan de quienes tienen un contrato de alquiler (muchas veces presentan uno falso)? Muy sencillo: que quienes no registren el alquiler en la cámara de comercio (cosa que es obligatoria supuestamente) se consideren ocupas. Esto ayudaría muchísimo a acabar con una actividad de economía sumergida (el alquiler en negro) y a diferenciar el trigo de la paja.

Mientras tanto, nos queda manifestarnos. Es un tema que aunque piensen que es ajeno cualquier día le puede tocar a cualquiera de nosotros, no es solo “de ricos”.

Las manifestaciones en As Gándaras deberían dirigirse a las administraciones. Foto: El Progreso

martes, 12 de marzo de 2019

La enésima falta de previsión

El maravilloso Ponte da Chanca, elemento protegido por la normativa de los Caminos de Santiago.
Publica hoy La Voz de Galicia que el Puente de la Chanca está protegido “paisajísticamente” por las normas que regulan el Camino de Santiago, con lo que es impensable meter catenarias de varios metros y mucho menos construir otro puente a su vera. Esto hace que se ponga en duda que los trenes eléctricos (el AVE es uno de ellos, pero no el único ya que se tiende a ese sistema para evitar el uso de combustibles fósiles) puedan pasar por ahí, con lo que se abre la puerta a la posiblidad de tener que cambiar de sitio el trazado del ferrocarril y, por lo tanto, la ubicación de la estación. Es decir, que habremos gastado 70 millones de euros para nada.

La falta de previsión está a la orden del día en Lugo. Construimos, con dinero de todos por supuesto, carísimos museos interactivos que no interactúan con nadie porque están en el quinto pino y no se promocionan adecuadamente. Gastamos dinero en páginas web públicas que, un lustro después, tienen tiendan virtuales que no funcionan o anuncian negocios que ya no existen como sucede en la de la Plaza de abastos. Diseñamos maquetas y planos de obras farónicas que se quedan en meras anécdotas de hemeroteca…

¿Tan difícil es hacer una previsión razonable de los proyectos? ¿No se les ocurre pensar que antes de ver qué estación de tren metemos habría que ver qué trenes van a pasar por allí? ¿Y si al final hay que cambiar las vías de sitio y hemos despilfarrado todo ese dinero en una estación que no valdrá para nada? ¿Será una estrategia para justificar que no nos pongan jamás trenes decentes? Son preguntas muy serias y muy importantes que hay que responder antes de meter un céntimo en una nueva superestructura multimillonaria.

La protección del Camino afecta al Puente de la Chanca con nombre y apellidos...

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 12 de marzo de 2019


lunes, 11 de marzo de 2019

Cómo evitar la propaganda de los partidos en tu buzón y votar por correo

Vienen las elecciones...
 Hoy les voy a hablar de dos cosas que considero interesantes de cara a las elecciones generales del 28 de abril y municipales del 26 de mayo: la baja en las listas de distribución de propaganda electoral y el voto por correo.

Baja en listas de propaganda electoral:

Si son ustedes usuarios de redes social estarán hartos de ver esas publicaciones de gente que protestaba porque no querían recibir en su domicilio propaganda electoral. Pues ahora se ha habilitado una herramienta para evitar que los partidos políticos envíen porquerías a su buzón y, lo que es más importante, tengan sus datos durante un tiempo… Esto último es porque los partidos van a tener el censo, se pongan ustedes como se pongan, porque los interventores de todas las agrupaciones reciben una copia.

  • ¿Cómo se hace? Por Internet, exclusivamente, así que si no tiene usted certificado digital (le vale el DNI electrónico si tiene la clave y un lector de tarjetas, claro está) ni está dado de alta en el sistema Cl@ve no tiene posibilidad. Por cierto, ya que menciono lo de la firma un día de estos escribiré un artículo sobre la firma digital que la gente anda muy despistada con ese asunto.
  • Pero a lo que íbamos, para poder darse de baja en el envío de propaganda electoral por correo, han de entrar en la sede del INE y seguir el camino siguiente: trámites – Trámites de Censo Electoral – Solicitud exclusión/inclusión en copias del censo para propaganda electoral. El enlace directo lo tienen aquí.
  • En la parte derecha de la ventana verán las dos formas de acceso (con certificado o con Cl@ve) y una vez dentro es tan sencillo como seleccionar un enlace en la parte baja de la pantalla que dice que “para solicitar la inclusión/exclusión” pulse aquí y, en otra pantalla, seleccionar “incluído” o “excluído” en el apartado “aparición en copias para partidos políticos”. Y listo.
En la pestaña de abajo es donde finalizas el proceso.
Ya ven que no es complicado. La única pega es, como decía al inicio, si no tienen firma electrónica, y si es el caso ya están tardando en sacársela porque cada día es más importante tenerla para cualquier trámite con la administración.

Voto por correo:

Hace ya muchos años que voto por correo. Empecé porque me creí aquello de que si lo solicitabas te excluían del sorteo para las mesas electorales, pero tengo entendido que no hay relación entre ambos listados con lo que no estoy seguro de si es verdad o una leyenda urbana.

En cualquier caso eso fue por lo que lo hice la primera vez, pero como me parece tan sumamente cómodo desde aquella lo hago prácticamente en todas las elecciones. La mayor ventaja, en mi opinión, es que en vez de tener un día para votar (el domingo de marras) puedes hacerlo durante 17 días, así que vas el día que te resulta cómodo. Además, como efecto secundario, si quieres ahorrarte la campaña electoral puedes votar antes (por ejemplo, este año el voto se puede depositar desde el día 8 de abril) y aunque tienes que aguantar el bombardeo te inmunizas bastante.

  • ¿Cómo se hace?: Se pide en cualquier oficina de Correos (no hace falta que sea la más cercana a tu casa ni nada por el estilo) donde cubres un formulario y lo diriges a tu mesa electoral. El plazo en las generales de 2019 es del 5 de marzo al 18 de abril.
  • IMPORTANTE: Al entregar el formulario has de identificarte con tu DNI (no valen fotocopias ni el resguardo de la renovación por extravío), carnet de conducir o pasaporte. Es curioso que lo aceptan aunque esté caducado siempre que sean los originales.
  • Entre el 8 y el 21 de abril recibirás en el domicilio que hayas puesto en el formulario la documentación para votar por correo. Te vienen las papeletas y los sobres (dos en las Generales, una para Congreso y otra para Senado, como es habitual). También incluye un certificado de inscripción en el censo. Metes los votos en sus correspondientes sobres, y estos en otro sobre con el certificado y lo llevas todo a Correos nuevamente. Tienes entre el 8 y el 24 de abril. Ya has votado.
  • Todo el proceso es por correo certificado, urgente y gratuito.
  • Es importante tener en cuenta que desde que presentas el formulario inicial en Correos ya no puedes votar en la mesa presencialmente, así que de hacer esto tómatelo en serio.

Voto por correo, una opción cómoda.
Hay otros casos más complejos, como los de incapacidad o enfermedad, que se hacen con un Notario (también es gratuito) mediante un representante. Pero como no creo que sea lo habitual, lo dejamos para otro día.

Así que ya saben, se acercan las elecciones y tienen estas dos interesantes opciones para hacer más cómodo su derecho al voto. Voten a quien voten y piensen lo que piensen, no se olviden de acudir a las urnas, es imporante participar para después no estar cuatro años lamentándose de lo que los demás han elegido por nosotros.

viernes, 8 de marzo de 2019

La paradoja de la supuesta Intermodal

Una de las paradojas visuales de Escher para ilustrar la confusión que la política crea sobre necesidades básicas
El enfrentamiento que vemos entre la Xunta de Galicia y el Ministerio de Fomento por el proyecto de la Intermodal, jaleado por un Ayuntamiento que está lejos de ser el árbitro imparcial y únicamente interesado en que la obra salga adelante, puede traer como resultado una paradoja urbanística intolerable: que se ejecute el traslado de la estación de autobuses pero no se haga nada con la estación de tren, y mucho menos con los trenes. 

Vistos los plazos electorales, que es lo único que les importa a los protagonistas de este sainete, el Gobierno de España no hará nada antes del 28 de abril y después de esa fecha la cosa dependerá de quién gobierne desde Madrid, pero sea quien sea tendrá cuatro largos años para enseñarnos maquetas y seguir tomándonos el pelo. 

Mientras tanto, los tiempos autonómicos son diferentes porque se empiezan a vislumbrar las elecciones gallegas y hay que hacer algo, y ese “algo” puede ser trasladar la estación de autobuses y alejarla de su comodísima ubicación actual, para llevarla a un solar cuya única virtud es dejar espacio libre junto a la Muralla para edificar torres de pisos, operación que será hábilmente camuflada bajo el paraguas del “desarrollo urbanístico” y que se completará con una plaza más o menos mediana para guardar las apariencias y que parezca que el objetivo no es el ladrillazo. 

Mientras tanto, Lugo seguirá sin trenes, y ya no solo hablamos de los convoys a Madrid sino los más útiles y prácticos a Coruña, Orense, Santiago, Sarria o Rábade. Y seguirán los planos dando vueltas por los Ministerios a la espera de quién sabe qué para hacer una estación absurdamente moderna para un ferrocarril absurdamente vetusto. 

Nuestro cercanías, a día de hoy, es el autobús y si todo va como parece nos lo alejarán del núcleo urbano empeorando el transporte interurbano de Lugo.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 8 de marzo de 2019

jueves, 7 de marzo de 2019

¿De veras? ¿Un gobierno manifestándose contra una sentencia?

Una manifestación contra una sentencia no es ninguna broma.

Lo de la separación de poderes no acaba de quedar claro para mucha gente. Es comprensible entre personas no metidas en el tema, porque a veces se dan situaciones que chirrían demasiado, sobre todo si tenemos en cuenta el sistema de elección de los jueces de algunos de los altos tribunales. Es menos comprensible esa falta de respeto a la doctrina de Montesquieu en nuestros líderes políticos, que deberían predicar con el ejemplo pero que clamorosamente se escabullen de esa obligación.

El Gobierno Local de Lugo estuvo ayer, pancarta en mano, en una manifestación que se convocó contra la sentencia del Tribunal Supremo  que, a pesar de la reiteración en la mentira, no contempla ni una sola situación en que a alguien que quiera usar el gallego se le impida. Sí anuló ciertos artículos en sentido contrario, es decir, en que se obligaba al uso del gallego, cosa que nuestra Constitución afortunadamente imposibilita, cerrando la puerta a confundir la promoción de un idioma con la prohibición del otro.

Hubo un tiempo en que el PSOE calificaba de “cínicos” a los populares por manifestarse contra la sentencia del Supremo por el caso de De Juana Chaos, o que consideraba “preocupante” que el PP se manifestara contra decisiones judiciales. Tenían razón, aunque les faltó tiempo para echarse a la calle cuando los tribunales fallaron en contra de sus posturas. Como es evidente, no es una cuestión de incoherencia que ataña únicamente al PSOE ya que los del otro lado han hecho lo mismo en varias ocasiones: criticar sentencias judiciales o manifestarse contra ellas pero rasgarse las vestiduras cuando lo hacen los del otro bando. Es un peligroso juego de desprestigio de una Justicia ya no demasiado bien vista.

Claro que hay que contemplar la posibilidad de que un partido político critique una sentencia judicial, por supuesto. De hecho son ellos los que hacen las leyes y para modificarlas primero han de detectar un problema. Los jueces solo las ejecutan. Pero entre eso y salir a la calle pancarta en mano media un abismo ¿Qué se pretende conseguir con esa manifestación? ¿Presionar a los jueces? ¿Cambiar el sentido de una sentencia que ya es firme? ¿O simplemente dar espectáculo de cara a las próximas generales y municipales, con el contraproducente mensaje de que se apoya la imposición del gallego anulada por el Supremo (de eso va la sentencia, recuerden)?

Un anuncio pagado con nuestro dinero para manifestarse contra una sentencia... No sé yo...
Si además el Ayuntamiento no solo asiste a la manifestación e incita a los demás a hacerlo sino que paga con fondos públicos anuncios para animar a la gente a respaldar el acto (por cierto, con un éxito bastante escaso porque en las fotos no se ve demasiada gente, quizá porque llovía mucho) tal vez entremos en harina de otro costal, porque en mi modesta opinión eso incluso podría ser delictivo, que el dinero de todos no está para esas cosas. Es lo mismo que hicieron en Cataluña aunque a una escala obviamente menor.

Creer en la separación de poderes es cada vez más complicado. El legislativo controla al ejecutivo y nombra al judicial, hay un claro desequilibrio, pero eso es un tema y otro mezclarlo todo. Al menos un alcalde debería tener eso claro.

miércoles, 6 de marzo de 2019

Lugo, la ciudad de las maquetas que nunca llegan a nada

Un homenaje a los proyectos que nos presentan cada poco tiempo y que solo valen para entretenernos...
Convenios, protocolos, acuerdos, anteproyectos, proyectos, maquetas, planos, diseños, concursos de ideas… son cuestiones habituales en Lugo para dar solución electoral a temas que llevan décadas sobre la mesa. Solo cambian en que ahora son 3D y molan más, y que lo que eran millones de pesetas se incrementan a euros con pasmosa facilidad cambiando lo que serían 900 millones de pesetas a 18 millones de euros (que al cambio creo que son algo más).

La última venta de humo la protagonizó el ministro Ábalos el lunes, en una reunión de esas tan divertidas en que todos se felicitan mutuamente por lo bien que hacen las cosas y a nadie se le pasa por la cabeza preguntarse por qué en Lugo nos pasamos la vida presentando cosas que nunca se llegan a hacer.

Probablemente las dos obras que más proyectos han generado en estos años hayan sido el cuartel de San Fernando y la estación Intermodal, obras de las que llevamos hablando lustros pero sin que se concrete nada. Pero no son las únicas maquetas que nos han enseñado en campaña, ya que me vienen a la memoria la de la biblioteca de la Piringalla, la de la ciudad deportiva del CD Lugo, las escaleras mecánicas de la (todavía inacabada) plaza de abastos, o la Escuela de Ingeniería Civil del campus de Lugo. Veamos algunas:

San Fernando

Como decíamos, sin duda uno de los edificios de los que más hemos hablado en estos años. Pasó de ser el proyecto de un sencillo auditorio que se planeó en tiempos de Joaquín García Díez a una aberrante monstruosidad en la época de Orozco y a un nunca ejecutado Museo de la Romanización, y ahí sigue, para mayor gloria de la desidia lucense, con la complicidad de la Xunta, todo hay que decirlo. Sobre este tema volveremos en unos días.

En 1999 García Díez hizo un concurso de ideas para un auditorio en ese edificio que el siguiente Alcalde, el señor Orozco, hizo modificar a su gusto para meter una especie de sombrero que generó la repulsa de ICOMOS, lo que se cargó el proyecto. En el 2010 nos volvieron a vender la moto del Museo de la Romanización, con grandes titulares de que en 2011 comenzarían las obras. Aún estamos esperando.

Proyecto de 1.999 - El salón de actos estaba en la parte trasera y la fachada principal no se tocaba.


Año 2000 - La versión "Orozco" metía una especie de chepa enorme y una visera en la parte delantera del Cuartel.

En el 2010 nos volvían a presentar un proyecto para San Fernando, esta vez del Museo de la Romanización.
Las noticias decían que comenzarían las obras en 2011. Ya ven que no.

La Estación Intermodal:


Es el proyecto que nos trae hoy hasta aquí. En 2011 ya teníamos una maqueta muy chula con lucecitas y muchos planos detrás que, ya ven, no tiene absolutamente nada que ver con lo que vemos hoy día. Curiosamente es el único caso en que se presentan dos proyectos (el de la Xunta y el del Ministerio de Fomento) que no tienen gran cosa que ver aunque se supone que deberían ir de la mano.

Ya saben, estamos en campaña y toca matarse a bofetadas.

Lo único que me ha chocado es que nadie ha dicho una palabra sobre los tres enormes bloques, probablemente de viviendas, que han colado en este último diseño, el presentado el lunes. ¿Nos meten un ladrillazo de rondón?



Año 2011 - La Intermodal, con proyecto y los representantes públicos jugando con sus maquetas. Son como críos.

2018 - Otra maqueta, esta vez con un diseño menos lanzado que el anterior, pero ahí lo tienen.

2019 - La última, la que se presentó el lunes. Me llama la atención que nadie ha resaltado los tres enormes bloques de viviendas que incluyen "accidentalmente". ¿Ladrillazo?

Otros proyectos con maquetas eternas:

2006 - Biblioteca de la Piringalla: El edificio se comenzó pero a día de hoy sigue siendo un monumento a la incapacidad gestora del Ayuntamiento. 13 años después de la maqueta, tenemos un esqueleto que no tengo muy claro si valdrá para algo tras tanto tiempo a la intemperie.
Estado real.


2009 - Escuela de Ingeniería Civil del Campus de Lugo: Un edificio moderno y luminoso, funcional… e inexistente

2011 - Playa Fluvial de Lugo: No se presentó la playa sino que se anunciaba el inicio de las obras para la semana siguiente. Una semana muy larga, porque 8 años después seguimos igual.

2014 - Plaza de abastos - Las escaleras mecánicas proyectadas (que se ven en la infografía) nunca se llegaron a ejecutar. Hoy día seguimos esperando a que se termine la obra de la planta inferior, que mete miedo.

Ciudad deportiva del C.D. Lugo. Se anunció a bombo y platillo pero no se volvió a tocar el tema. Quizá era un "proyecto sonda".

2018 - Desdoblamiento de Infanta Elena - Es una de esas obras que cada poco se ponen sobre la mesa, más de 15 años después de que se construyera As Termas. La eficacia privada frente a la desidia pública.

2018 - Edificio "ecológico". Otra maqueta, muy chula, de un edificio que se va a construir pero del que nadie sabe decir qué uso tendrá porque se hace simplemente por hacer.

2018 - Antiguo Xeral - Iba a ser muchas cosas, pero sigue siendo lo que antes, una ruina.

Cubierta Quiroga Ballesteros  - Un "proyecto estrella" que acabó "estrellado" contra el informe de Patrimonio de la Xunta.

Pasarela al Ángel Carro - Un proyecto de un millón de euros, tras el incremento que supuso meter unas horteras "columnas dóricas"...


Conclusión:

No se fíen de las maquetas ni de los proyectos. Ni siquiera de los anuncios que cuentan que "la semana que viene empezamos las obras", ni de los presupuestos publicados en boletines oficiales porque quedan sin ejecutar... Solo confíen en las máquinas... y aún así con cierta prudencia.

viernes, 1 de marzo de 2019

Por un acceso libre y gratuito al río


Ayer hablábamos de si es lícito cobrar por el acceso a un bien que sostenemos con nuestros impuestos. Hoy vamos un paso más allá y hablamos de si es lícito cobrar por el acceso a un bien que es nuestro, de todos: el río.

En Lugo gobierna (ya me entienden, es una forma de hablar) el Partido Socialista Obrero Español. Aunque definir el “Socialismo” a día de hoy no es tarea fácil, por los muchísimos matices y modificaciones que el concepto ha sufrido, sí que parece poco compatible con que un trozo de nuestro río esté en manos privadas, por mucho que esas manos sean abundantes y el Club Fluvial, que es de lo que hablamos, tenga un montón de socios. Tantos que incluso se rumoreaba insistentemente que su presidente, Tito Valledor, sería el "fichaje estrella" del PSOE para las elecciones de Mayo, lo cual no deja de ser curioso si nos planteamos que el Fluvial representa la antítesis de las ideas de un verdadero socialista.

La Plataforma “Lugo de Cara ao Miño” ha hecho pública una idea, que se basa en una ocasión única e irrepetible durante el próximo medio siglo, ya que está en trámite la renovación de la concesión de uso del dominio público al Club Fluvial para 50 años más y ese expediente permite que cualquiera pueda pedir la concesión de ese espacio. Y ese cualquiera puede ser el Ayuntamiento de Lugo.

Llevamos años esperando por una playa fluvial pública, y el único tramo de río que a día de hoy está autorizado para tal menester es el que alberga las instalaciones del Fluvial. Si hasta el 8 de marzo tenemos la posibilidad de que nuestra Administración presente un proyecto para convertir ese espacio en público, y que todos podamos ir a disfrutar de una playa fluvial sin tener que abonar una cuota mensual, no veo dónde está la pega.

Esto no significaría expropiar el Club Fluvial, no nos vengamos arriba. La Sociedad podría mantener sus instalaciones, sus piscinas, gimnasio, clases, cafetería y demás. Lo que no podría es cerrar el paso a nadie (bueno, ya no puede ahora pero lo hace), ni explotar el aprovechamiento del río, que pasaría a manos del Ayuntamiento. Es decir, la playa sería pública y se complementaría con instalaciones privadas.

Sus parcelas de titularidad privada (las que tenga) seguirían bajo control del Fluvial y por supuesto seguiría cobrando cuota a quien quiera hacer uso de lo que forma parte de sus bienes, como es lógico, pero el río, que es de lo que hablamos aquí, sería de acceso libre a todos los ciudadanos.

El problema surge cuando piensas en cómo se gestionaría esa playa pública. Si hacen como con lo demás (autobuses, gestión del auditorio, de las instalaciones culturales, servicio de limpieza, jardinería…) sería a través de un contrato que pagaríamos entre todos, así que para ese viaje no necesitamos tantas alforjas. Si, en cambio, la gestión es directamente municipal podríamos poner como ejemplo el triste mantenimiento de los columpios infantiles de Lugo, el de las piscinas públicas (cuyo estado no es comparable con el del Fluvial) o, más adecuado aún, el resto de las riberas del Miño a su paso por la ciudad, que dan pena y son silveiras solo adecuadas para los jabalíes. Visto lo visto, y por muy liberal que uno sea, te hacen dudar. Pero como la alternativa es gastarse un porrón de dinero en hacer otra playa y gestionarla igualmente mal, casi nos quedamos con la que tenemos.

En plena campaña a las generales para abril y las locales para mayo va a ser muy complicado para un gobierno que se dice socialista explicar a sus votantes por qué no mueve un dedo para lograr que una zona pública sea disfrutada por todos, y que permanezca en manos privadas mientras llevamos años y más años mareando la perdiz para lograr tener una playa fluvial en Lugo de libre acceso.

jueves, 28 de febrero de 2019

Por un acceso libre y gratuito a la Catedral



Hemos pagado entre todos la restauración de los frescos de la Catedral. Ahora no nos pueden cobrar entrada por verlos.
Nós non imos cobrar nunca para entrar ao corazón da catedral, onde está o mais característico, centrado arredor do Santísimo Sacramento. Non imos cobrar ni para entrar a rezar, nin para ver o altar maior, nin para todo o que é a nave central”. Lo decía el señor Obispo de Lugo hace unos meses, descartando la posibilidad de cobrar entrada a la Catedral, salvo lugares muy específicos.

Siempre recomiendo ir a ver el Museo Diocesano, que tiene piezas asombrosas, y si el clima lo permite también subir a los tejados. Gastarse 10 euros en visitar el museo y las cubiertas, partes no abiertas al público habitualmente, de una Catedral como la nuestra no me parece caro. Es lo que cuestan dos copas (o una, depende del garito) y deja menos resaca y más cultura en el cuerpo.

Lo que ya no me parece tan lógico es cobrar por entrar a la Catedral en sí, y tampoco se lo parecía al señor Obispo, al menos hasta hace unos meses. Jesucristo expulsó a los mercaderes del templo pero ahora la intención parece que es subarrendarles las catedrales convirtiéndolas en parques temáticos, y si creen que exagero miren el caso de Santiago.

¿Cómo distinguirán a la gente que entra a rezar de la que entra a curiosear? ¿Por la ropa que visten? ¿Obligarán al fiel a recluirse en una capilla como la de San Froilán mientras el Altar Mayor y el de Nuestra Señora de los Ojos Grandes se reservará para los visitantes “de pago”?

Además, hablamos de edificios en que el Estado ha invertido muchos millones sin exigir a cambio condiciones como, por ejemplo, la exposición gratuita del resultado de las actuaciones. Entre todos hemos pagado por la restauración de los frescos de la Catedral de Lugo y la limpieza del monumento, así que es más que discutible que ahora se nos cobre por entrar.

¿Y qué pasa con los guías profesionales? ¿Tendrán que pagar entrada para hacer su trabajo? ¿Se exigirá a sus grupos contratar otro guía “de la Catedral” para poder visitarla? ¿Tendrán que aumentar el precio de la visita a la ciudad con una entrada más o se les obligará a reducir sus ya escasos márgenes?

La Catedral no es un edificio más, es un Patrimonio de la Humanidad, un templo del Camino Primitivo de Santiago, un lugar emblemático para nuestra ciudad, y si bien es lógico que se busquen opciones para financiar sus gastos como puede ser el cobro de visitas guiadas o de entrada a partes reservadas, el acceso general tiene que ser libre y gratuito. Como a la Muralla.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 28 de febrero de 2019

miércoles, 27 de febrero de 2019

¿Por qué nos niegan el (necesario) juzgado de lo Social?

Los leones frente al juzgado. Foto: La Voz de Galicia
Se nos niega un juzgado de lo Social a los lucenses, a pesar de que las salas de estos tribunales son, junto a las de Santiago, las más saturadas de toda Galicia. La Xunta y el Tribunal Superior de Justicia de Galicia reclamaron cuando se denegaron esas dos salas para, precisamente, Santiago y Lugo y se logró que se pusiera una de ellas. Adivinen cual.

¿Por qué nos niegan el (necesario) juzgado de lo Social? Pues muy sencillo, porque en Madrid, Lugo les importa un carajo. Están más preocupados por cualquier cosa que por nuestros problemas y necesidades, y el peso político de nuestros representantes locales en las estructuras nacionales es irrisorio. Tampoco es que las personas que se supone que representan a la provincia estén muy hábiles en esa labor (y me duele decirlo porque dos de los cuatro son amigos), atados como están a la disciplina de sus partidos nacionales (sobre todo Fernández Bello, que vota contra las instruciones que recibe de Galicia para obedecer servilmente a Pablo Iglesias). Se vio en los nefastos presupuestos generales y se ve en esto.

Desde el ámbito local, la Alcaldesa y el diputado Álvaro Santos (que se está promocionando en Lugo para aterrizar aquí desde Friol y ser el número dos de Lara Méndez y, si las cosas le salen bien, incluso su sustituto y posible alcalde de la ciudad) se están viendo en serios aprietos para explicar los motivos por los que el Presidente del Gobierno ha tomado la decisión de dejarnos sin ese juzgado, y la reacción de la primera es “pedir una entrevista urgente” con la ministra de Justicia, Dolores Delgado. Si fuera el PP quien gobierna montarían una manifa. Fue una pena que el domingo, que tenía aquí a Carmen Calvo, no saliera el tema de conversación durante el café, porque siempre es positivo que cuando vienen a hacer campaña les digas algunas cosillas que nos vendrían bien y nos ahorrábamos el desplazamiento y el disgusto.

Es curioso cómo se reacciona a las cosas. Verán, hace unas semanas el PSOE de Lugo se sacó de la manga que la Xunta se iba a cargar titulaciones en Lugo. Nos encontramos con que se saca la artillería para luchar contra algo que ni siquiera está sobre la mesa, ya que el mismísimo Director Xeral de Universidades, el lucense José Alberto Díez de Castro, dijo en el Parlamento de Galicia que se añadirían Robótica, Empresa y Tecnología (que sustituye a Gestión de PEMES), Gestión Cultural (que sustituye a Ciencias de la Cultura) y Bioquímica en lugar de Geomática y Topografía. Sacan tres y ponen cuatro, pero las cuentas para el PSOE son nefastas, a pesar de que los Presupuestos, que nos quitaban millones eran un primor.

El problema que tenemos en Lugo es que nuestros dirigentes no es que pongan las siglas de su partido por encima de los intereses de la ciudad, es que los segundos ni los miran. El diseño de ciudad es irrelevante porque lo único que prima es el interés del partido, ya que es quien realmente elige a los cargos.

El PP, por ejemplo, habla del “desprecio” de Pedro Sánchez a nuestra ciudad y del “escaso peso político” de la alcaldesa, y tienen razón, pero no son precisamente los más indicados para denunciar esto porque ellos hacen exactamente igual, y muchas veces sin irse a Madrid, que Santiago está más cerca y el caso que nos hacen es más bien poquito. Es como cuando Ciudadanos cargaba contra el AVE para Galicia, un antecedente difícil de asumir para, ahora, presentarse como el valedor de nuestra tierra. Hay para todos.

El esquema que tiene cualquier político es el siguiente: el Todopoderoso partido es quien le señala con el dedo divino para ocupar una candidatura a un cargo (si no está sujeto a elecciones ya lo meten directamente, claro), y solo si el Todopoderoso partido tiene buenos resultados se obtendrá dicho cargo (o se mantendrá el cargo “a dedo”), así que hay que rendir pleitesía al Todopoderoso partido y venderle al ciudadano que los demás son herederos de Satanás y los propios son los únicos que pueden traernos la Verdad y la Vida. Cuesitiones como el diseño de ciudad, los argumentos o la lógica quedan en un segundo plano.

Curiosamente la idea original que cualquiera tiene de ser alcalde o concejal de su ciudad es que su objetivo debiera ser defender los intereses de sus vecinos, pero eso se va diluyendo a medida que se van dando cuenta de la durísima realidad: quien pone y quita es el Partido y es a quien se rinde pleitesía. Los demás solo somos votos, un rebaño de electores que decanta la balanza cada cuatro años pero que no tiene más poder que ese, porque quien dice quién calienta un escaño (sea en el Gobierno o en la Oposición) es el Partido.

Así que los tanques que se sacaron para luchar contra una retirada de grados que no existe ahora permanecerán en los cuarteles de invierno porque queda mal disparar fuego amigo. Aunque muchas veces haga falta.

martes, 26 de febrero de 2019

La sentencia sobre la ordenanza del gallego: ni tanto éxito de Galicia Bilingüe ni tanto motivo para el escándalo

Tres banderas que nos representan y que no nos separan a pesar de lo que algunos pretendan.

Ayer publiqué la ordenanza reguladora del uso del gallego en la administración de Lugo, en su texto original completo incluyendo, en destacado, las partes suprimidas por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia en una sentencia también publicada ayer, y corroborada recientemente por el Tribunal Supremo. El texto que colgué tenía ciertos comentarios de la fuente de donde lo obtuve: Galicia Bilingüe, a falta de otro lugar de donde descargarla.

Antes de nada hay que incidir en lo extravagante de ese hecho. Es como mínimo peculiar que la ciudadanía no tenga acceso directo al discutido reglamento, ya que el Ayuntamiento de Lugo no lo tiene colgado como debería (la versión sin las partes ilegales, claro) en la web municipal, donde hay una sección de “ordenanzas” en que figuran todas salvo esta. ¿Quizá porque la quieren esconder? ¿No es la publicidad de las normas un cometido de la administración?

Entrando en materia, hay que prevenir que el tema del idioma es uno de esos que saca lo peor de la gente en las discusiones, como la política o la religión, y es porque en muchas ocasiones no se defiende el derecho propio a usar el idioma que cada cual considera oportuno, sino que se pretende obligar a los demás a pasar por el aro e hincar la rodilla, ya sea para hablar gallego o para hablar castellano sin desearlo. Mal comienzo.

En cuanto a la sentencia en sí, los titulares de estos días, sobre todo (y paradójicamente) los que vienen de medios afines al nacionalismo, magnifican enormemente la victoria de Galicia Bilingüe, que en realidad no es tan relevante. De los 14 artículos completos y 8 apartados que pretendían que se suprimieran el TSJ solo ha considerado ilegales 3 artículos completos, 4 apartados y alguna palabra suelta de otros puntos de la ordenanza. Se mantienen intactas todas las referencias a la defensa del gallego, a su promoción, impulso, utilización… y subvención (eso le preocupa mucho a algunos). La única victoria de Galicia Bilingüe es haberse llevado por delante algunas cuestiones importantísimas (por ejemplo ilegalizar la obligación de presentar ruegos y preguntas en gallego en los Plenos o la de obligar a los contratistas a usar el gallego en los bienes y servicios contratados a narices) pero no demasiado abundantes considerando el texto en su conjunto.

La sentencia no condena al gallego, ni lo sitúa en un segundo plano, ni reduce derechos a nadie, ni minimiza en una sola coma su promoción por parte del Ayuntamiento. Sólo se eliminan las partes que lo imponían, en artículos ilegalizados por confundir interesadamente los conceptos de defensa del uso del gallego con el ataque al derecho de uso del castellano. 

Lo preocupante de toda esta historia es que lo que debería ser considerado como una derrota, o al menos una victoria de mínimos de los postulados del recurrente se transforma en un triunfo, porque el discurso “políticamente correcto” implantado por el nacionalismo con la vergonzosa complicidad del PSOE y, más incomprensible aún, del PP (ambos votaron a favor de la ordenanza parcialmente ilegalizada) no admite réplica en ninguno de sus extremos, nunca mejor dicho. Todo ha de ser aceptado sin matices, sin contestación, sin la más mínima desviación de las sagradas escrituras nacionalistas dictadas por el Gran Hermano a riesgo de que se señale con el dedo acusador al que ose a defender el bilingüismo y se le etiquete de fascista porque no se rinde a la imposición monolítica.

El gallego, según esa fanática convicción, no solo se ha de promocionar o defender, se ha de convertir en obligatorio, como si una imposición reparase los daños causados por otra perpetrada por un dictador que murió hace cuatro décadas pero del que nos obligan a hablar día sí y día también.

Es llamativo que ni siquiera el franquismo fue tan radical como nos quieren vender. Sin ir más lejos, Don Ramón Otero Pedrayo pudo fundar, junto a otros intelectuales como García Sabell, la Editorial Galaxia, que en 1950 nació para publicar exclusivamente en gallego así que prohibido, lo que se dice prohibido no debía de estar. En 1963 se instauró el "Día das Letras Galegas", lo que choca frontalmente con ese discurso que nos quieren colar de la terrible represión de la dictadura que "perseguía" el gallego. En mi opinión era más una cuestión de desprecio, de paternalismo, de "pobrecitos ellos que bastante tienen con lo suyo" que otra cosa, al menos a partir de los 50, y es indiscutible que era un idioma considerado inferior por el régimen, desterrado completamente de la administración y del uso normal y "culto".

Reunión de Editorial Galaxia en los años 50.
Una editorial en gallego en la dictadura parece prueba de que no había tal prohibición, aunque sí desprecio.

Pero esas barbaridades de entonces no pueden justificar barbaridades de ahora. Sugieran hoy dedicar las Letras Gallegas a nuestro único Premio Nobel y verán la contestación que les dan: “no, porque escribía en castellano normalmente”, como si eso le hiciera menos gallego en un concepto dogmático y restrictivo de lo que significa esta tierra.

Imponer no es la solución y de hecho si ven las estadísticas de uso del gallego cuanto más se implanta en la vida política, administrativa e incluso educativa menos se usa en la calle y en las casas. Es probable que influya que están convirtiendo el gallego de nuestros abuelos en un idioma ajeno, impostado, antinatural, un gallego de laboratorio, de piscifactoría que es difícil sentir como cercano.

Cuando un Pleno aprueba una ordenanza ha de ser muy consciente de que, al menos en teoría (ya saben que en Lugo esto es opinable) obliga a la población a su cumplimiento. Por eso hay que ser exquisitamente cuidadosos con las prohibiciones. La libertad de ejercicio de ciertos derechos no ha de ser nunca cercenada y en eso el TSJ primero y el Tribunal Supremo después, han hilado fino y han visto exageraciones que han cortado… pero sin que la sentencia afecte al fondo de la ordenanza relativo a la promoción y uso del idioma.

De hecho, nadie ha sido capaz de explicarme el supuesto retroceso a causa de la sentencia, salvo que se considere como tal que no se pueda imponer un idioma. Ayer estuve intentando que una de esas personas que se rasgaban las vestiduras por el veredicto me contestase a una sencilla pregunta: ¿en qué caso concreto una persona que quiera usar el gallego no puede hacerlo a causa de esa sentencia? No tuve respuesta, porque no la hay. La sentencia solo invalida las imposiciones, pero no impide el uso del gallego en ningún aspecto, como es lógico.

Aún así, a pesar de que no limita su uso ni lo más mínimo, los supuestos defensores del gallego están exaltadísimos ¿Acaso creen que porque no se obligue a presentar los ruegos y preguntas en el Pleno en gallego va a haber un solo ciudadano que deje de hablarlo? ¿De verdad tienen tan poca confianza en el gallego que están convencidos de que solo sobrevivirá poniendo a la gente una multa si no lo usa? Si sobrevivió a Franco y sus políticas recentralizadoras (también en lo cultural) ¿no piensan que el problema está en otro lado? ¿Quizás en su uso como una herramienta política, en esa manía de dar y quitar títulos y carnets de “buen y mal gallego”? Están haciéndole a VOX la mejor de las campañas.

Galicia no solo es una tierra tolerante, es que es alérgica a los radicales, y quizá por eso haya cierto rechazo a la imposición. Nos escandalizábamos de lo que pasaba en Cataluña y tal vez no queramos seguir ese camino, al menos confío en eso, y por eso cuanto más nos lo quieren meter con calzador menos se habla. Deberían reflexionar sobre eso.