jueves, 17 de enero de 2019

Un escándalo: 94 páginas completas de ''publicidad institucional'' en diciembre (contando solo las de la Diputación)

Algunas de las 94 páginas completas de publicidad pagadas para mayor gloria de la Diputación.
¿Beneficios para el ciudadano? No veo ninguno.


El tema de la “publicidad institucional” en Lugo está totalmente descontrolado. Tomemos como ejemplo el mes de diciembre de 2018, en que fue especialmente escandaloso el desembarco de páginas y más páginas de publicidad en prensa pagadas, directa o indirectamente, con nuestro dinero.

Como el tema es muy espinoso vamos a dividirlo en partes, que me resulta más fácil de explicar.

1.- Acotando los datos:

De lo que hablamos ahora es de las páginas publicadas con la excusa de “anunciar” obras y asfaltados realizados con presupuestos de la Diputación Provincial de Lugo en la prensa local (El Progreso y La Voz de Galicia) durante el mes de diciembre de 2018.

¿Por qué esa administración y ese periodo concreto? Pues porque ha sido una exageración, como veremos en breve. La Xunta ha sacado un par de páginas y el Ayuntamiento alguna más, pero ni de lejos se acercan a la total sobreactuación que podemos ver en la bestial campaña provincial. Hay elecciones en Mayo…

Para que vean lo exagerado de esto, no inflo los datos, al revés, ni siquiera meto en las cuentas las páginas de la Diputación referidas a temas deportivos o de otra índole, aunque sí incluyo un “especial” que publicó en la Voz de Galicia el 31 de diciembre que no tenía más objeto que el autobombo.

2.- ¿Quién paga los anuncios?:

Como comprenderán no lo sé, porque no he pedido las facturas y tampoco soy quién para hacerlo. Para eso tenemos (es un decir) a la oposición, que parece que o no se ha enterado de esto o prefiere hacerse la sueca por si se entiende como un ataque a los medios de comunicación. Pero conociendo el percal, sobre quién paga aventuro una teoría más que plausible: nosotros.

La Diputación no puede gastar el dineral que cuestan estas páginas en publicidad, pero sí puede poner como condición a la empresa adjudicataria de una obra la obligación de publicar un anuncio en la prensa local que corre a su costa. Evidentemente ese coste se trasladará (con mayor o menor disimulo) a la factura final, que es la que pagamos todos, por lo que en realidad el pagano es el contribuyente.

Ojo, no estamos hablando de que se diga que en toda la publicidad que haga la empresa ha de figurar la Diputación, que sería lógico, sino que se OBLIGA a hacer esa publicidad, que no es lo mismo ni de lejos ya que la beneficiaria de los anuncios acaba siendo la administración.

La demostración de que hay un hilo conductor común a todos los anuncios es que la estética (en que predomina el color rojo, vinculado al partido gobernante, claro, obviando que los colores provinciales son el rojo y el azul), el diseño, e incluso el contenido es idéntico en todos ellos. En todos sin excepción. De hecho la imagen predominante es la de la Diputación y las empresas que los pagan aparecen de forma solo anecdótica en los anuncios, y su imagen se reduce a un logotipo en un rincón o, en algunos casos, a unos párrafos de cortesía en un rincón de un especial de varias páginas. En las fotografías vemos a políticos del equipo de gobierno, no a los empresarios, habitualmente acompañados de vecinos de la zona a los que enseñan lo generosa que es la Diputación al hacer su trabajo y, por si no lo difunden correctamente, meten esta exagerada publicidad.

Es, por lo tanto, obvio que los anuncios son de la Diputación, y por lo mismo es evidente que quienes los pagamos somos todos sea cual sea el sistema elegido para hacerlo, ya que en última instancia si no se cargara a la empresa con esa costosa obligación la factura final se podría ver reducida.

3.- La culpa es del que es:

Que yo sepa soy una de las pocas personas (si no la única) que con cierta regularidad colabora (desinteresadamente, he de añadir, vamos, que no me pagan) tanto en El Progreso como en La Voz de Galicia, al menos hasta la publicación de este artículo que supongo que no hará mucha gracia a ninguna de las dos empresas. Quizá, por mi vinculación con ambos medios, me inclino a considerar que ninguna de las dos tiene la más mínima responsabilidad en este asunto.

Quien contrata los anuncios es (directa o indirectamente como ya hemos visto) la Diputación, y culpar de este desaguisado a los medios es ridículo. Por poner un ejemplo bastante evidente, no veo que nadie culpe a las joyerías o los restaurantes en que los de Caja Madrid y Bankia se pulieron el pastizal que se pulieron con las tarjetas “black”, porque cuando uno vende algo no es normal que exija a su cliente justificar de dónde ha sacado el dinero o si puede o no gastárselo, no es asunto suyo.

Por lo tanto, la responsabilidad en esto es exclusivamente del que lo hace. Que cada palo aguante su vela.

4.- Las cifras:

Vamos ahora al meollo del asunto, que hemos dejado para el final. ¿De cuántos anuncios estamos hablando? Pues miren, insistiendo que hablamos únicamente del mes de diciembre de 2018 y que, como los he contado yo “artesanalmente” y por lo tanto se me puede haber colado alguno, he visto 15 anuncios parciales (de 3x3 o 3x5 módulos aproximadamente), 3 de ellos en La Voz de Galicia y 12 en El Progreso y… ¡¡94 páginas completas de publicidad (49 en La Voz de Galicia y 45 en El Progreso)!!

¡94 páginas completas! ¡¡94!! Salimos a tres diarias de media. Piénsenlo un momento. Piensen en la mayor campaña que hayan visto de cualquier empresa, de la más grande de todas, y si se aproxima siquiera al despilfarro del que hablamos. ¿Cuánto cuestan más de 100 anuncios, de ellos 94 a página completa?

Por si fuera poco, los anuncios son reiterativos, monótonos, aburridos. Dudo mucho que la gente se haya molestado en leerlos. Si al menos hubieran sido menos groseros en su diseño o en su ejecución podría haber colado, pero se ve que la sutileza no es su fuerte y que son más de machetazo que de bisturí.

Podían haber dedicado alguna de esas muchísimas páginas a hablar de los artesanos que estuvieron pasando frío en las casetas instaladas en San Marcos, de las actividades que había en las ciudades de la Provincia o de muchas otras cosas, pero no, han reducido la cosa a una especie de "NODO" en versión papel, con fotos que parecían de los años cuarenta.

5.- Publicidad institucional:

La publicidad de las administraciones en la prensa no tiene nada de malo siempre que cumpla con una serie de criterios de sentido común como son la utilidad pública, la proporcionalidad y, lo más importante de todo, la neutralidad. En mi opinión ninguna de las condiciones se cumple en estos casos ya que se trata de publirreportajes políticos poco o nada disimulados.

Lo suyo sería hacer una programación anual y contratarla a primeros de año. Si el Ayuntamiento (por poner un ejemplo, que les recuerdo que hablamos de la Diputación) tiene x actividades al año en que se mete todo lo que se nos ocurra que puede tener que publicitar (Carnaval, Semana Santa, San Froilán, Arde Lucus, Navidad, día de la mujer trabajadora, letras Gallegas…), eso da un número de páginas de prensa, que pueden ser 50, 100 o las que se necesiten (en el año, insisto)… Hasta se puede meter alguna más para “imprevistos” (el típico bando que hay que colocar por una situación imprevista).

Con esa previsión se contratan los medios necesarios para publicitar las actividades o los mensajes oportunos… y listo. Es más objetivo, es más controlable y, lo que es más importante, hace que los medios de comunicación sepan a primeros de año con qué publicidad van a contar y no se vean… cómo decirlo… “tentados” de bailar el son que les toca el gobierno de turno.

Lo que desde luego no tiene el menor sentido es meter 109 anuncios en un mes (94 de ellos a página completa) para, quizá, colgarse medallas a cinco meses de unas elecciones municipales. Es una vergüenza y la oposición debería pedir explicaciones, como mínimo. Dudo que lo hagan porque estoy convencido de que lo entenderían como un ataque a los medios de comunicación, aunque realmente no lo sea.

miércoles, 16 de enero de 2019

Por qué VOX entrará en Mayo en el Ayuntamiento de Lugo



Aún a riesgo de lanzarme a la piscina sin comprobar su nivel de agua, y sin saber aún siquiera quién es la persona que encabezará la lista a las elecciones municipales de Mayo por VOX, les auguro que tendrán representación en el pleno. Un concejal mínimo, puede que incluso dos si la cosa sigue como va.

Si tengo razón, y más abajo les explicaré por qué estoy convencido de ello, habría que comprobar qué pasa con los demás partidos. Imagino que el PP bajará un concejal y que Ciudadanos se mantendrá o quizá suba uno, con lo que la suma del “bloque de centro-derecha” se quedaría en 12 concejales, a uno de la mayoría absoluta.

Por la parte siniestra del espectro político estoy convencido de una notable caída del PSOE, que si tiene suerte se quedará en 6 o 7 de los 8 que tiene ahora, una subida aún más notable del BNG al que le calculo, por lo menos, duplicar su representación pasando de 2 a 4 o 5 concejales, y los otros dos que restan se repartirían entre Lugonovo (o la marca que presenten), Podemos y ACE, dependiendo de la fórmula que elijan para concurrir a las municipales.

Dudo muchísimo que la lista avalada por Martínez, en caso de conseguir gente suficiente para presentarse (cosa tampoco asegurada a día de hoy) consiga entrar en el reparto de concejales, igual que otras minoritarias como la de Foro Lugo, que se desinflará espectacularmente ya que el voto “cabreado” del que se nutrió en anteriores convocatorias tiene prados más verdes en qué pastar.

El margen de error de estos cálculos es del 100% porque no es una encuesta sino una impresión personal, así que tómensela como tal.

Pero volviendo al principio, ¿por qué creo que VOX entrará en el pleno? Muy sencillo, porque en Lugo votamos en las municipales atendiendo mucho a cosas que no tienen nada que ver con nuestro Ayuntamiento. El voto “de Telediario” es muy importante en nuestra ciudad, y de hecho en mi opinión tiene muchísimo más peso que en otras urbes de nuestro entorno, donde distinguen mucho mejor unas elecciones de otras. No hay más que ver los casos de Pontevedra, Coruña o Vigo.

Se demuestra esta tendencia en el hecho de que Ciudadanos tenga dos concejales salidos de la nada, y que consiguieron entrar en un buen momento a nivel nacional para la formación naranja a pesar de haber hecho una campaña más bien descafeinada plagada de gravísimos errores, como ya hablamos en su momento en este mismo blog. Pero entraron.

VOX está de moda, para bien y para mal. Es el partido del que todo el mundo habla, mayoritariamente sin haberse molestado en leer su programa o sus documentos “oficiales”, dando por sentado que las etiquetas que se cuelgan a sus siglas, sean a favor o en contra, son auténticas según la simpatía o antipatía que cada cual sienta hacia su mensaje.

Bien es cierto que no puede uno fiarse únicamente de las letras de un programa, y que hay que aprender a leer entre líneas, porque Hitler tampoco anunciaba antes de alcanzar el poder que iban a masacrar al pueblo judío en campos de concentración o que intentaría conquistar el mundo, aunque sí había alarmantes señales que se ignoraron en una situación de caos social que, aunque lejana a la actual, tiene matices similares.

Sin embargo la política es percepción. La gente no vota por lo que “es” sino por lo que “cree que es”, y el votante, muchas veces perezoso, prefiere fiarse de su medio de comunicación de cabecera para saber qué dicen los partidos en lugar de acudir a las fuentes.

Lo que se está logrando con tanto titular, tanta columna y tanto espectáculo es que se hable de VOX y ya saben que la publicidad funciona. Uno compra un detergente por primera vez, por cutre y malo que sea, porque le resulta familiar el nombre de verlo en la tele y eso te hace cogerlo en el supermercado porque está al lado de dos o tres marcas que ni te suenan. Es así y no hay mucho más que rascar.

Así que, en resumen, VOX puede presentar prácticamente a quien quiera a la alcaldía de Lugo porque, alcalde no será, pero concejal estoy seguro que sí. Y puede que llave también.

martes, 15 de enero de 2019

¿Quién gana millones en publicidad en nuestras calles sin pagar un céntimo al Ayuntamiento?

Una de las marquesinas que se explotan sin contrato y con jugosos beneficios.
Habrá que ver de quién es la empresa a la que se le da cuartelillo tan descaradamente...
Como liberal, defiendo que el Ayuntamiento tenga no solo la capacidad sino incluso la obligación de externalizar ciertos servicios porque sale más rentable para las arcas municipales. Sin embargo los extremos no son lo más recomendable por lo que la cuestión es ir caso por caso mirando si interesa o no que la gestión de un tema sea directa por parte de la administración.

Un caso claro de esto es el de la publicidad en la ciudad. Los llamados “mupis”, es decir, los paneles anunciadores que hay en sitios estratégicos como las paradas de autobús, la plaza de Santo Domingo, el Campo Castillo y otras ubicaciones privilegiadas y que una empresa explota desde el día 2 de noviembre de 2016 sin dar ni un euro a la administración. Ni uno.

El PP ha “redescubierto” este caso, que cifra en 1,7 millones de euros a estas alturas. Probablemente la cifra esté un pelín exagerada pero no mucho, ya que La Voz de Galicia publicó hace poco más de un año, en noviembre de 2017, un artículo en que se cifraban los ingresos en 600.000 euros anuales, sin contar los aumentos de precios que pudiera haber desde aquella. En este mismo blog tratamos también el tema.

Se ve que el asunto pasó desapercibido para el Gobierno Local, que 14 meses después sigue sin regularizar este tema, de la misma forma que, como todos sabemos, el aparcamiento de la plaza Viana do Castelo sigue sin pagar ni un céntimo a las arcas públicas del canon (por cierto bastante ridículo pero eso es razonable ya que la obra la hizo la propia empresa concesionaria) porque ni siquiera le pasan los recibos.

La diferencia entre ambos casos es que en el del aparcamiento se pueden reclamar las deudas pendientes mientras que en el de la publicidad en la calle no lo veo tan claro porque la concesión está vencida pero siguen usando igual esas instalaciones por la cara.

Una vez más nos tenemos que ir a la comparación. Si ustedes o yo hacemos publicidad en la calle, en elementos públicos, sin el permiso adecuado para ello nos caería una sanción de padre y muy señor mío. Ocupación de vía pública, publicidad en elementos comunes… hay muchos conceptos por los que nos pueden meter una sanción, pero llamativamente la empresa que explota estos chismes sigue ingresando jugosas cantidades sin que nadie le reclame ni un céntimo. ¿Quién está detrás de esa empresa? ¿Quién gana millones en publicidad en nuestras calles sin pagar un céntimo al Ayuntamiento?

Lo suyo, entiendo yo, sería que saliera a concurso su explotación… o como propuse en el mencionado artículo, que fuera el propio ayuntamiento quien utilizase estos llamativos paneles para difundir la programación cultural que siempre es poco conocida por los ciudadanos. Aquí tienen un sitio perfecto para sustituir los añorados termómetros sin tener que volverse locos haciendo nuevos diseños ni obras a lo loco.

Pero esto es Lugo. Lo de la gestión pública y los contratos al día es una quimera y así seguirá, al menos hasta que el Pueblo hable en Mayo… y después veremos...

lunes, 14 de enero de 2019

Despeatonalización

Las motos son habituales en el supuestamente peatonal puente romano, pero no es el único sitio donde vemos esto.

Conducir en Lugo es mucho más complejo de lo que debiera, y eso es uno de los muchísimos efectos secundarios que conlleva la permanente huelga de celo que parecemos sufrir por parte de las fuerzas del orden locales. La desastrosa desorganización de las líneas de transporte público, por cuya mejora llevamos esperando dos años de continuos anuncios, tampoco ayuda a dejar el coche en casa y descongestionar las calles. Tanto por su configuración como por su densidad el tráfico de nuestra ciudad tendría que ser más fluido y, desde luego, menos farragoso pero ya ven, es lo que hay.

Pero fuera de las vías convencionales hay una situación que cada vez se repite más y es la “despeatonalización” de nuestras calles. Algunas de las arterias que se vedaron al tráfico hoy vuelven a tener mucha más circulación de la mínima necesaria (que se reduce a residentes y vehículos de servicio). Ejemplos hay los que quieran: San Pedro, San Marcos… y no solo en el centro. El paso de motos por el peatonalizado Puente Romano es una cosa tan habitual que ya no sorprende a nadie.

Además de esa circulación, está el hecho de que cada vez se toman más por el pito del sereno las normas más obvias de circulación. Motos entrando a la zona peatonal a través de la puerta de San Pedro o de Rúanova, enormes furgones de reparto para farmacias entrando a cualquier hora por calles estrechas y peatonales, camiones haciendo carga y descarga en pleno centro fuera del horario aprobado para ello…
Esta foto, como podrán imaginar por la ropa, es del verano pero esta imagen es habitual. Vale que hay cosas que hay que repartir a cualquier hora, pero no es precisamente un vehículo adecuado a esa calle, ¿no creen?

En estos años vemos que la situación empeora a marchas forzadas, probablemente por desidia, y que en lugar de apostar por el transporte público o por medios alternativos como la bicicleta se sigue dejando que la selva invada poco a poco la civilización.

Peatonalizar no es el futuro, es el presente y no podemos dar ni un paso atrás en ese sentido. Es más, ya deberíamos estar mucho más avanzados en ese tema.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 12 de Enero de 2019

viernes, 11 de enero de 2019

Las webs municipales, piezas de museo (por lo viejo)

Las webs oficiales de Lugo siguen siendo una pieza de museo, incluida la del MIHL
El inmovilismo que afecta a las páginas web municipales, que se recogió en este blog, sigue siendo la tónica dominante. En www.lugocultural.es las noticias siguen siendo tan frescas como el bacalao en salmuera, www.lugoturismo.com sigue sin existir, la web del MIHL sigue sin recoger ninguna actividad desde hace un año y medio, Xuventude Lugo anuncia todavía actividades del año 2014, la web de Prevención de Drogas sigue teniendo a Orozco como alcalde en la portada, las web de escuelas deportivas sigue anunciando las actividades de 2014-2015, www.muralladigital.eu ni siquiera funciona, la última noticia de la web del CEI-Nodus es de 2015… y esto solo fijándome en las páginas que se anuncian en la portada de la web municipal, al pie de la página principal de la dirección www.lugo.gal.

Mención aparte merece la página del mercado. Hace más de un mes, el 21 de noviembre, publiqué en este mismo blog un artículo en que denunciaba que la web de la plaza de abastos llevaba años sin tocarse y que anuncia puestos que ya no existen, que no recoge los más recientes, y que tiene una tienda virtual que no funciona. Hoy tengo que decir que la web se ha modificado… para anunciar puntualmente la guardería (provisional, eso sí) que se instaló en la plaza y de cuyo éxito no tengo noticia alguna (a pesar de que la idea me parece buena, quizá porque la propuso Lugo Monumental, la entidad que tengo el honor de presidir).

Lo llamativo es que se ve que pueden acceder a la página para retocarla, pero se pierden en las veredas y dejan toda la información equivocada para, simplemente, meter un anuncio de algo que les interesa, quizá para que parezca que se hace algo sin que se haga gran cosa.


El anuncio, anecdóticamente, parece redactado por alguien con profundas raíces portuguesas o de la cuerda “reintegracionista” del idioma ya que en lugar de decir los niños, o incluso los niños y niñas que queda más políticamente correcto, llama a los pobres chavales “crianzas”. Según el diccionario de la Real Academia Galega “crianza” es, en su primera acepción, la “acción de criar” y pone como ejemplo la “crianza de cabalos de carreiras”. Otras entradas hablan de los primeros años de vida de una persona (vamos, la niñez), el proceso de educación en los primeros años o el proceso por el que el vino adquiere sabor, color y olores especiales.

La falta de trabajo es la marca de la casa, y en Internet eso se paga caro porque lo que se pide es frescura y renovación de contenidos. Pero eso es mucho pedir.

jueves, 10 de enero de 2019

¿Está Lugo más sucio?

En octubre de 2018, en plenas fiestas patronales, esta era la situación
de los contenedores subterráneos de la Plaza de la Soledad
Recientemente varios grupos municipales se han hecho eco del lamentable estado de los contenedores. El PP ha hablado de la pésima gestión de los subterráneos (los de la Plaza de la Soledad, por ejemplo, llevan meses precintados sin que se sepa el motivo) y Ciudadanos de la mala conservación y nula sustitución de los de superficie.

También es tema recurrente de conversación en Lugo lo sucia que está la ciudad. No sé si es una impresión compartida o una realidad que en los últimos años la limpieza ha ido a peor y todos los que tenemos esa percepción ponemos la misma fecha al inicio del problema, la de la huelga de Urbaser que, en pleno Arde Lucus, llevó a la ciudad a los telediarios nacionales.

Cada vez que sale este tema a relucir no falta quien pone sobre la mesa, en plan resistencia numantina, la “escoba de oro” que ganó Lugo, sin tener en cuenta dos cosas, la primera es que eran otros tiempos en lo relativo al mantenimiento de la ciudad y la segunda que ese premio no se dio por la limpieza de Lugo sino por una aplicación para móvil de cuyos resultados nunca más se supo.

No deberíamos dejar este asunto. La ciudad en la que vivimos se va deteriorando a marchas forzadas porque el trasfondo de todo esto es que la civilización que hemos montado es sucia, contaminante, antinatural y bastante desagradable y solo una continua y casi invisible labor (salvo cuando falta, como es el caso) hace que no nos demos cuenta apenas de lo destructivos que somos.

Lugo está sucio, los contenedores rotos, las papeleras que se dañan no se reponen… pero no pasa nada, tenemos la “escoba de oro”.

Aunque las fotos parecen del mismo día, esta es Diciembre de 2018. La situación es idéntica.

miércoles, 9 de enero de 2019

La dramática situación de los perros de la Protectora con la ola de frío

Las tuberías congeladas solo se ponen a funcionar otra vez dándoles un golpe de soplete.
Foto: La Voz de Galicia
Dedica hoy La Voz de Galicia un amplio espacio a tratar la dramática situación que se vive en el albergue de la Protectora de Animales de Lugo. Un espacio que es el depósito de nuestras vergüenzas como especie supuestamente inteligente, y en que se recogen los animales que se abandonan por diversas causas entre las que destacan las económicas y las egoístas.

Las bajísimas temperaturas, que hoy empeorarán según las previsiones, hacen que los perros que viven allí como pueden, sobre todo gracias al titánico esfuerzo de voluntarios y colaboradores de la Protectora, corran un riesgo severo de fallecer por congelación o por otras causas derivadas del frío, como el empeoramiento de enfermedades de diversos tipos. La cosa va a peor si hablamos de cachorros o de perros de edad avanzada.

La Protectora ha hecho un llamamiento para pedir mantas, serrín y alimentos para sus acogidos, y es una buena ocasión también para recordar que llevan años esperando por el supuesto gran proyecto de reforma que no acaba de llegar.

El Ayuntamiento acaba de aumentar su aportación a la Protectora, que se incrementa en un 70%, lo que merece un aplauso por parte de todos aquellos que respetamos a los animales. Pasaron de darles 35.000 euros a 60.000 euros y ahora alcanza los 105.000 euros a cambio de que esta Sociedad preste el servicio de recogida de animales domésticos extraviados o abandonados y su acogida. Me encanta poder hablar bien de algo que hace el Ayuntamiento y en esto han acertado plenamente porque esa labor de la Protectora es muy meritoria y muy necesaria.

La Diputación, por su parte, acordó en su día una ayuda de cerca de 350.000 euros para realizar unas muy ansiadas obras de ampliación de la Protectora pero no acaban de llegar. En un momento en que las condiciones climáticas hacen que se ponga en riesgo la salud y la vida de estos pobres animales, se echa más de menos esta colaboración.

No se trata solo de ampliar capacidad, que también ya que los perros están totalmente hacinados, sino de mejorar ciertas condiciones. Por ejemplo, recoge La Voz que por las mañanas han de descongelar las tuberías con sopletes lo que es lento y complejo, y además complica el dar de beber a los cientos de mascotas que allí están.

La acogida temporal es una maravillosa forma de colaborar, y también de tener "a prueba" un perro en casa.
Foto: Protectora de Animales de Lugo

Desde la Protectora hacen un llamamiento adicional: acoger o adoptar es la única vía de garantizar la supervivencia de estos perros. Si se les ha pasado por la cabeza la idea de adoptar un perro pero no se atreven porque es un compromiso muy grande, van por el buen camino. Sí lo es, aunque compensa ampliamente, pero el hecho de que se lo planteen con prudencia es signo de que son gente responsable y coherente, y probablemente serán estupendos compañeros para esos perros.

Para perder miedo a la adopción tienen un camino intermedio, el de la acogida temporal. Prueben a acercarse por allí, a ver los perros en persona, y llevarse uno a casa aunque sea por unas semanas, mientras dura esta terrible helada. Si se adaptan el uno al otro pueden formalizar la adopción y si no, al menos habrán ayudado a que ese perro viva otro año.

¿Qué tienen ustedes que perder? Ellos sí se juegan mucho, la vida.

Infórmense en la web de la Protectora: http://www.protectoralugo.org/

martes, 8 de enero de 2019

El (errado) discurso de la Alcaldesa

No ha estado acertada la Alcaldesa, en mi opinión, en su respuesta
a la situación provocada por el discurso del Rey Melchor

Llevo tres años y pico diciendo que Lara Méndez me cae bien y es cierto, como también lo es que eso no ha impedido que critique la gestión de su gobierno porque, como lucense, me duele muchísimo que no se hagan las cosas bien.

Lo único que no acaba de convencer de ella, y que probablemente se debe a un problema generalizado en su profesión, es que parece entender la cosa pública como un ejercicio prestidigitación visual en que solo es importante lo que parece, no lo que es, y que por lo tanto bajo ningún concepto se puede reconocer haber cometido un error porque se destruye esa imagen de infalibilidad papal que tiene que acompañar a todo cargo que se precie.

Aún estamos aguardando una disculpa por la tardía instalación de las luces de Navidad, y podemos esperar sentados porque nada más lejos, la salida de pata de banco de la concejala Ana Prieto fue echar la culpa a la oposición por no haber aprobado el presupuesto, a pesar de que las cuentas salieron adelante en abril (si no les llegó el tiempo…). Esa es la táctica: retorcer las cosas para ser siempre las víctimas de la malvada Xunta, el Gobierno (bueno, éste ya no que ahora es de los “suyos” y por eso el AVE ya no es una deuda histórica para Lugo sino un ilusionante proyecto de futuro), los empresarios, los funcionarios, el tráfico, el perro que se come los deberes, los técnicos, el clima, la situación mundial y el precio de marisco, malvados todos ellos (menos el perro, que son siempre buenos). Lo que sea menos reconocer una metedura de pata.

Ayer la alcaldesa publicaba un mensaje en que, nuevamente, echaba balones fuera y decía que el mensaje de Melchor no tenía nada que ver con su gobierno, así que entendemos que quienes dirigen la ciudad aparentemente solo pasaban por allí y se quedaron a escuchar como los demás lucenses, atónitos, las palabras del Rey Mago. Afirma que no se “deciden o intervienen los textos” de los pregoneros de las fiestas, y tampoco de los Reyes Magos. Pues yo me replantearía eso porque no es comparable un pregón con otro. Si, por poner un ejemplo, Leonado Dantés es invitado a pregonar el Carnaval y dice una barbaridad, la culpa es de Leonardo Dantés, no de quien lo invitó (aunque este ejemplo daría pistas de por dónde iban a ir los tiros). Pero ¿le van a echar la culpa al Rey Melchor? No hablo de la persona tras la barba, sino del personaje. Pues no, obviamente. Por eso hay que ser más cuidadosos con esas cosas, y por eso fue una metedura de pata no haber leído el texto antes de que se pronunciara en el balcón de la casa de todos y bajo la “autoridad” que otorga ante los niños la corona de un Rey Mago. Menos mal que no dijo nada más gordo.

Pero no se queda ahí, sino que encima dice textualmente que hacía uso “de la ironía que no fue entendida por todos, hecho que lamentamos”. Es decir, que siente que seamos todos tan tontos como para no haber entendido la broma, no lo poco oportuno de un discurso político en la cabalgata de los Reyes Magos. Es la única vez que utiliza un término similar a “lamentar”, por lo que mis (por lo que se ve) cortas entendederas me hacen suponer que es lo único que le parece que estuvo mal: el público, que no se entera de nada.

Salvo los dos o tres incondicionales de carnet que jamás han dicho una cosa en contra de la gestión del PSOE en ningún sitio, la respuesta de la gente ha sido unánime: ha sido una cagada. Le ha fallado a Lara Méndez la visión de coger el toro por los cuernos y pedir una disculpa que habría sido probablemente comprendida, aceptada y olvidada como todo este asunto.

Sin embargo le ha podido la tentación de hacer una inoportuna demostración de fuerza, que podía gastar por ejemplo en pelear por sacar adelante algo, lo que sea… bueno, menos la pasarela del millón de euros esa que encima hace a la gente andar más para llegar al mismo sitio.

No ha estado acertada, creo yo.

lunes, 7 de enero de 2019

El (errado) discurso del Rey

Fragmento del vídeo del discurso del Rey Melchor
Lo de la cabalgata de reyes de este año ha sido la definición de cómo meter la pata al final de una actividad bien hecha. Para una vez que podíamos felicitar a Lara Méndez por la organización de un asunto, ocasión harto escasa, y por las carrozas ambientadas en personajes Disney tan populares para los niños, van y cierran el acto con un discurso del Rey Melchor totalmente politizado y dirigido a los papás y las mamás, no a los chavales.

Probablemente les ha pasado lo que a algunos sacerdotes en los funerales concurridos, que para una vez que ven la iglesia llena se vienen arriba y en lugar de consolar a los allegados al difunto se centran en hacer apología de su causa y a amenazar a los atónitos presentes con que solo bajo la única y verdadera religión podrán salvar sus almas de la condenación eterna.

Era un día para los niños, una actividad para los niños y tendría que haber sido un discurso para los niños. No era ni el momento ni el lugar de ponerse a hablar del Museo de la Romanización, de la Intermodal, el Auditorio, del AVE y mucho menos del Garañón o de las elecciones municipales, temas tan ajenos al interés de los más pequeños como la física de partículas o la receta del bacalao a la bilbaína.

También es cierto que los adultos no estuvieron acertados poniéndose a silbar y gritar a un Rey Mago en presencia de los niños. Ya estamos en un mundo descreído en que los infantes saben a veces demasiado porque acceden a Internet con pasmosa facilidad, pero pocas cosas tienen que poner más a prueba la fe que les quede en la mágica existencia de estos entrañables personajes que ver a sus padres gritar iracundos a Melchor o que se los lleven de allí con un cabreo monumental.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 7 de enero de 2019

viernes, 4 de enero de 2019

La inaceptable subida real de los subterráneos es del 11%

En enero de 2017 se anunciaba la ampliación de plazas. En marzo de 2018 se decía que estarían después del verano.
Por ahora solo se nos suben los precios. Foto: El Progreso

Publicaba ayer El Progreso la subida aprobada por el Gobierno municipal de los precios públicos de los aparcamientos subterráneos, que pasan de costar 1,75€ la primera hora a 2,05€ y de 3,25€ las dos primeras a 3,85€ lo que supone subidas del 17% y del 18% respectivamente. Es incomprensible, sobre todo cuando se aplican las ventajas para la empresa concesionaria, que ganará más dinero, pero no las obligaciones que se suponía que venían aparejadas, siendo la más obvia la ampliación del espacio asignado a cada plaza con el famoso “2x3” que supondría actualizar los espacios a los vehículos actuales y era una firme promesa de la alcaldesa.

Con esta subida se incumplen, de un plumazo, dos anuncios de Lara Méndez: no se han ampliado las plazas, cosa que anunciaba en enero de 2017 y concretaba en marzo de 2018 para “finales de verano” del año pasado, y que su compromiso de “mantener las tarifas”. Dos de dos.

Subir los aparcamientos un 17% es una barbaridad, sobre todo si tenemos en cuenta que la última revisión de precios que se hizo a la concesionaria es de enero del 2015, hace cuatro años exactamente. El IPC acumulado de ese periodo supone poco más del 6%, pero la empresa podrá cobrarnos bastante más, aumentando su margen un 11%, lo que está totalmente injustificado al tratarse de aparcamientos públicos, de concesión municipal.

Es peculiar que mientras el Ayuntamiento sube espectacularmente esos precios exija a la Xunta que haga gratuito el del HULA con el argumento de que está en terrenos públicos. Los de Santo Domingo, Constitución y Ferrol también y eso no impide que nos claven un 11% más en el precio de lo que se justificaría con la actualización del IPC con la venia y la autorización expresa del Gobierno Local.

De nuevo se perjudica al casco histórico sin que se reciba nada a cambio, porque no sabemos si hay contrapartida por esa espectacular subida de precios.

Artículo publicado en El Progreso del 4 de enero de 2019

jueves, 3 de enero de 2019

¿Por qué no una tarifa plana para los taxis?

Taxis en Lugo. Foto: El Progreso
Hoy nos enteramos de que los precios de los taxis de Lugo se “actualizan”. Llamarlo así es un poco irónico porque simplemente hay pequeñas modificaciones que han sido solicitadas por la Asociación Provincial del Taxi de Lugo, un colectivo poco valorado pero importantísimo para la buena marcha de una ciudad.

Cuando digo lo de “poco valorado” no me refiero a que a la gente le caigan mal los taxistas, no me malinterpreten, sino a que es un servicio muy poco usado en Lugo y con fama de caro. Me da la impresión de que una cosa está vinculada a la otra ya que si hacen pocos servicios tienen que cobrarlos caros para poder llegar a fin de mes.

Si comparamos con el resto de España el precio del taxi en Lugo está por encima de la media (por la noche se dispara) en comparación a otras ciudades, lo que podría ser razonable si la ciudad también estuviera por encima de la media en el resto de indicadores, pero a la vista de los sueldos que hay por aquí quizá se tendría que revisar el asunto. No parece muy lógico que, según datos de 2016 (faltaría la actualización realizada ahora y las que se hayan practicado en el resto de España) un taxi en Lugo sea mucho caro que en Coruña, Santander, Logroño o Málaga. Nos ponen de 17 en una tabla de 54.

Es complicado, lo sé, porque como les decía antes no es un servicio muy usado y hay que hacer algo de caja para poder pagar las facturas y comer caliente, que aquí somos muy de criticar sin tener en cuenta los servicios que tienen que hacer estas personas para llevarse un sueldo mínimamente aceptable a casa y con unos gastos tremendos.

Creo que se han equivocado, tanto taxistas como ayuntamiento, en un detalle. El problema del taxi en Lugo es su falta de uso. El ciudadano medio prefiere andar quince minutos cuesta arriba que pagar cinco euros por un taxi, y además siempre tenemos ese miedo a que nos metan un clavo terrible por hacer un recorrido más o menos corto. Ahí es donde hay que atacar.

Si fuera yo, pondría tarifas planas o tarifas máximas para recorridos habituales. Por ejemplo, “desde cualquier punto del casco urbano al HULA 5 euros”. La idea sería que bajen bandera como siempre pero que si el taxímetro sube de 5 euros no te cobren más de esa cifra, con lo que la gente no tendría ese miedo cerval a que te salga por un ojo de la cara el trayecto si te coincide un atasco o si hay que dar más vuelta de la que pensabas. Eso mismo se podría hacer para la estación de tren, la de autobuses (a pesar de que la mayoría de los usuarios van andando a esta última), el auditorio…

Con eso, creo yo, se podría lograr que se pierda el miedo al taxi, se incremente su uso y, por lo tanto, incluso se puedan bajar algo las tarifas.

Me parece que se han quedado en la superficie y que no se afronta realmente el problema de fondo, que es la falta de demanda.

miércoles, 2 de enero de 2019

¡Pues claro que era una inocentada!


Comienza el 2019, un año que promete ser intenso en la política local ya que en mayo tenemos cita con las urnas y los nervios están a flor de piel. Es la única explicación posible para el hecho de que un montón de gente se creyera la inocentada que preparamos Rubén Arroxo y yo sobre mi fichaje para la lista del BNG.

Tengo que reconocer que habría sido más creíble si la hubiera preparado con Olga Louzao, de Ciudadanos, o incluso con Ramón Carballo del PP, pero la gracia de estas cosas es investigar hasta qué punto la gente está dispuesta a creer lo que debería ser, como mínimo, chocante.

Es cierto que hablo bien de Pontevedra, muy bien de hecho, ya que creo que han acertado de lleno con el modelo de ciudad. Frente a las críticas que leí el otro día sobre ello se pueden contrastar las calles llenas de gente, los comercios tradicionales que siguen abiertos, los pocos locales vacíos que se ven por el centro (al menos en comparación con otras ciudades como la nuestra…). También es cierto que Ribadeo es otro buen ejemplo de cosas acertadas en cuanto a gestión municipal y que tengo que reconocer que la gestión de muchos alcaldes del BNG es muy acertada.

Sin embargo creo que si por una carambola del destino coincidiera que yo acabara en una lista del BNG, cosa harto improbable, el shock para los de dentro sería muy duro y quizá restaría muchos más votos de los que, si es el caso, pudiera llegar a sumar. Vamos, que no creo que le saliera rentable la cosa a Rubén.

Lo que sí tengo que decirles es que me ha sorprendido la cantidad de gente que tragó, y no solo la que no me conoce de nada, que podría ser más fácil, sino mucha de la que me conoce bastante bien. Pues me gustó que nos consideren, tanto a Rubén como a mí, lo bastante abiertos como para plantearse la realidad de esa idea.

En cualquier caso, no es la primera vez que hablo positivamente de las propuestas que el BNG de Lugo hace para nuestra urbe ni será la última, estoy seguro. Su propuesta de cómo conectar la ciudad con el río, por ejemplo, me parece muchísimo más práctica, acertada, razonable, viable, prudente, ecológica y económica que el disparate de pasarela que nos plantea el gobierno local, y eso por dar el primer ejemplo que se me viene a la cabeza.

En fin, que nos espera un año movidito y les invito a participar y dar sus opiniones de lo que vamos a ir viendo, pero ya les digo que pretendo ser lo más objetivo posible (cada uno tiene sus filias y fobias, ya saben) pero eso no quita que sea tan crítico como es habitual.

Feliz año nuevo.