viernes, 31 de enero de 2020

El ridículo cambio de nombre del embarcadero de Doade

El embarcadero de la discordia. Antes de Doade, ahora "Ponte do Sil".
Foto: El Progreso
El embarcadero de Doade ya no es el embarcadero de Doade sino el de Ponte do Sil, lo que hace que pase de tener un nombre único y que ya tenía bastante fama (porque se llevaba muchos años gastando dinero en su promoción) a otro que, sorprendentemente, se repite. Por de pronto hay un embarcadero llamado así en A Teixeira (en Orense) y un lugar en Chantada con el mismo nombre, lo que invita a una ceremonia de la confusión difícil de entender.

¿Por qué se ha hecho este cambio? ¿Qué motivos se pueden alegar para que líen una cosa que estaba más que clara? Pues francamente ninguno razonable, así que tendremos que buscar los irracionales.

El presidente de la Diputación es también alcalde de Monforte de Lemos, donde se ubica el embarcadero, y eso nos da la primera clave. Ver el mapa que divide los ayuntamientos de Monforte y de Sober nos da otra, y saber que quien gobierna en el organismo provincial es de un partido diferente al de quien lo hace en Sober es la tercera y definitiva pista.

Las fronteras entre ambos municipios parecen trazadas por un borracho en un día de fiesta. Cuando lo lógico es que los accidentes geográficos (ríos, montes y demás) marquen una línea más o menos clara, o que incluso construcciones humanas como caminos y carreteras hagan esa función, en este caso la línea traza ángulos caprichosos que producen límites poco razonables. Eso hace que el embarcadero en cuestión, aunque está entre dos pedazos de terreno de Sober, pertenezca al Ayuntamiento de Monforte.

Las absurdas fronteras entre ambos municipios, origen del problema. Imagen de La Voz de Galicia

¿Y eso qué tiene que ver?, se preguntarán ustedes, con toda la razón. Pues muy sencillo: Doade es el nombre de una parroquia de Sober, y se ve que al señor Alcalde de Monforte y Presidente de la Diputación le ha herido el orgullo patrio hacer publicidad del municipio vecino y ha preferido que “su” embarcadero tenga un nombre que, a pesar de estar repetido como decíamos al comienzo y crear confusión, no ayude a la promoción de una parte de Sober, no sea que nos salgan sarpullidos.

Les diré que me parece bastante triste. Si el tema fuera municipal y se hubiera cambiado el nombre por “embarcadero de Lemos” o algo así lo vería aceptable, porque sí comprendo que no apetece usar recursos de un ayuntamiento para promocionar el de al lado (aunque tampoco sea un tema tan dramático) pero no es el caso. Es de la Diputación, que se supone que ha de velar por los intereses de la provincia y no por los de un municipio concreto, y el nombre que se ha puesto no hace referencia a Monforte, sino que se le ha asignado uno tan neutro y tan repetido que lo único que hace es liar las cosas.

El núcleo principal de Doade está a un tiro de piedra del embarcadero, y la gran ventaja del nombre era que quien se perdiera y no lo encontrase podría acudir al pueblo a preguntar. Por mucho que desconozca la zona, cualquiera es capaz de buscar eso en un mapa, hasta en uno de papel. Pero ahora si pones “embarcadero ponte do Sil” hasta Google se confunde y te manda a otro sitio, a Quiroga, situado a minutuos de coche por el mejor trayecto. Bueno, no es que se confunda, es que hay otro embarcadero con ese nombre.

Esto hace que se genere un problema. Si yo no conozco la zona y tengo un billete para coger un barco en el embarcadero "Ponte do Sil", no tengo por qué saber que hay varios (entre otras cosas porque es ridículo repetir el nombre) así que pongo en Google ese nombre... y me voy a 40 kilómetros de donde tengo que ir. Es generar un problema a lo tonto, sin más objeto que el de una maldad política y un trauma territorial difícil de asumir.

Eso sí, luego decimos que hay que ir “de la mano” y buscar “sinergias”. Todo muy bonito, pero falso.

Distancia entre el embarcadero de Doade (ahora Ponte do Sil)
y el embarcadero de Ponte do Sil al que te manda Google.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.