miércoles, 12 de febrero de 2020

El tamaño no lo es todo

La obsesión por las plazas "grandes" es absurda en una ciudad como Lugo. Observen además que la propuesta inicial no sirve para nada. No se podrán poner escenarios, no se mejorará el tráfico... Solo se despejarán las "torres"...
Lo de las “grandes plazas” suena a freudiano, como queriendo compensar carencias. Es la nueva versión de los haiga, como lo fueron el puente blanco sobre el Miño o el Auditorio, todo a lo bestia, como si eso hiciera “más ciudad”.

Ya no nos llega con hacer plazas a secas, tienen que ser “grandes” porque si no parece como que no lucen lo bastante, que no llenan el titular. Tras las de la Milagrosa y Augas Férreas nos vienen a vender ahora las que quieren hacer donde está la estación de autobuses (si se persiste en el error de su destrucción), la Mosquera o el Pazo de Doña Urraca. Esto va a parecer Castilla, con tanta anchura.

Personalmente lo considero una obsesión aldeana, paleta y ramplona. Las grandes plazas son desangeladas, frías y tremendamente sosas. Si se llenan de árboles y césped (que sería lo propio) ya no son plazas sino jardines o parques, pero no dicen eso, así que no van por ahí los tiros y a los hechos me remito. Si nos van a montar algo como lo de Augas Férreas o una aberración estética como la que perpetraron en San Marcos casi mejor que lo dejen correr.

Esas grandes extensiones de cemento son áridas y no invitan más que a cruzarlas aprisa en verano para no asarse y a bordearlas en invierno para no congelarse. Ecológicamente son un disparate, y suponen la antítesis de la ciudad asequible, de pequeña escala y rincones amables que muchos deseamos que sea nuestro Lugo. No se pueden comparar el Cantiño o la Plaza del Campo con los espantosos monumentos a la vulgaridad en que han convertido San Marcos o la conocida por todos como “plaza inútil”.

Imaginen un amplio jardín entre la Muralla y el Pazo de Doña Urraca con fuentes, césped, árboles y bancos. Piensen en cómo rellenar espacios para que sean agradables y no se obsesionen con los grandes espacios. El tamaño no lo es todo.

La plaza inútil, es el mejor ejemplo junto a San Marcos, del escaso gusto y la falta de criterio que se usa en Lugo.
Artículo publicado en La Voz de Galicia del 11 de Febrero de 2020

2 comentarios:

  1. Xa vai 46 años que Jan Gehl publicou o imprescindible libro "A humanización do espazo urbano" (en castelán, para quen lle interese, ISBN: 84-291-2109-9) que xa da tódolos consellos necesarios para conformar unha boa praza para a xente (entre outras moitas cousas).

    Se cadra deberíamos facer unha colecta para acadar os 25€ necesarios para mercarlle un exemplar á Alcaldesa ou ó Concelleiro de Urbanismo, que o necesitan, porque idea non teñen.

    ResponderEliminar
  2. Parece que hay una general y clara tendencia a confundir "plaza" con "explanada". Y así nos va, claro.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.