miércoles, 28 de septiembre de 2011

Amenazas (poco) veladas

Hoy desayunamos con el típico refrito mañanero de las noticias de los telediarios de ayer. No entiendo para qué hacen los informativos tan largos si total hasta la edición de mediodía no hacen más que repetir lo que nos contaron mientras cenábamos. Pero bueno, ese no es el tema.

En Cataluña, tierra presuntamente rica y donde parece que atan a los perros con butifarras (las longanizas probablemente estarán en trance de extinción por no ser propias de la zona catalana, sino de Aragón) están metiendo tijera a todo cuando se puede meter. Lo más nuevo es que van a reducir a la mitad la paga extra del personal sanitario, lo que se une al ya sabido cierre de urgencias en varios puntos, servicios de atención primaria y demás.

forges6 Hay dos cosas que me han venido a la cabeza viendo esto: la primera es que nadie, salvo los afectados, ha abierto la boca. Ni PP, que sabe que le va a tocar tomar medidas dolorosas para que salgamos adelante, ni PSOE, que se pasa el día atacando a los populares por los recortes que aún no han hecho. Ninguno dice esta boca es mía contra las medidas que los nacionalistas están tomando en Cataluña.

¿Responsabilidad ante la crítica situación económica? ¿Ética política para no interferir en el autogobierno? Lo dudo mucho. Más bien los tiros me parece que van hacia el hecho de que no es prudente atacar a Ciu cuando a lo mejor en dos meses hacen falta sus votos para gobernar, otra vez.

Tanto PP como PSOE saben que si el que gane se queda a unos pocos escaños de la mayoría absoluta va a necesitar a los nacionalistas catalanes para gobernar, y de ahí esa “prudencia interesada” en no decir ni pío. El PP tiene, al menos, la presunción de inocencia que da el que su discurso vaya por la vía de la tijera, pero insisto en que más sangrante me parece el caso del PSOE, porque ellos sí que están criticando las medidas de contención del gasto que hace o prevé hacer el PP donde gobierna o aspira a gobernar. Sobre Ciu no abren la boca, ni dicen que es un partido que quiere acabar con el Estado del Bienestar, ni tumbar a los pobres ni nada de eso.

Curiosamente, lo que más me preocupa no es eso, sino la amenaza velada de los profesionales de la sanidad sobre el tema de los recortes. Por un lado están los propietarios de residencias privadas concertadas, que dicen que si no reciben una inyección económica sostenida tendrán que cerrar, o al menos subir los precios espectacularmente. Eso me parece legítimo: es un negocio y si no sale rentable cierra. Habrá que analizar si es más rentable dar una ayuda a esos particulares o asumir el total de las plazas tanto de hospitales como de geriátricos de Cataluña por parte del sistema público.

Pero no me refiero a eso con la amenaza, sino a las declaraciones de los sanitarios catalanes que dicen que el hecho de que les recorten la paga “va a repercutir” en la calidad de la sanidad y, por tanto, en la salud y bienestar de los pacientes. ¿Qué nos están diciendo con bastante poco disimulo? ¿Que si no tienen paga extra completa van a operar peor? ¿Que si en Navidad no pueden comprar los mismos regalos que en 2010 nos van a poner gasas sucias para presionar a la administración? Entiendo su cabreo, entiendo que nadie quiere cobrar menos, lo entiendo todo, todo menos esto.

La medicina no es una profesión normal. Necesita grandes dosis de dedicación y de vocación. Ya sé que es minoritaria la publicidad en ese sentido y que la mayoría de los que estudian esa dificilísima carrera lo hacen por las condiciones económicas y el prestigio social que tenía hace unos años, ahora discutible y discutido, pero una cosa es eso y otra muy diferente venir a decir, con una prudencia que tapa la amenaza como una manta de sofá (es decir, mal, y dejando los pies fuera) que si no nos pagan el total los pacientes van a sufrirlo.

Un médico que tenga que operar, o diagnosticar o recetar lo hace igual aunque cobre la mitad en diciembre. No me digan que ese dinero es el que le da calidad a la sanidad. Entiendo que a largo plazo sí hay un efecto, que consiste en que si están mal pagados se irán a la privada, pero eso ya lo hacen igualmente, con sus consultas privadas en horarios flexibles y compatibles con la pública en muchos casos, así que seriedad.

Cuidadito con estas amenazas porque su único resultado será poner a la población en su contra, cuando precisamente lo que quieren es lo contrario, hacer que todos nos sintamos afectados por sus problemas y que, por tanto, reaccionemos a su favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.