viernes, 5 de julio de 2013

El camping más barato del mundo

Lugo es un chollo, no me digan. Después de saber que con 15 euros diarios en el Arde Lucus se puede pasar el día entero (así es normal que viniera medio millón de personas según la cifra oficial, de la que nadie salvo yo se ha reído públicamente), nos enteramos de que dos meses de estacionamiento en un entorno privilegiado, frente a un monumento Patrimonio de la Humanidad, con electricidad gratis, te pueden costar sólo 200 euros. Sale a 3,33 euros diarios, que en un camping normal no te llegan ni para pagar la luz.

Es lo que han cobrado de multa a la CIG por tener aparcada una caravana-reivindicativa frente al edificio de la Xunta en una plaza en la que no podían estar, suponiendo un peligro por tapar la visibilidad de un cruce e invadiendo parte de la calzada. 200 euros por dos meses. ¡Si te cobran más por estar cinco minutos frente a un vado!

Y oigan, con luz gratis. Se engancharon alegremente al termómetro de la Ronda que tenían al lado, y que se sepa por eso ni siquiera hay sanción, sólo por el incorrecto estacionamiento. Nada de normas que prohíben robar luz pública, ni sobre las que dicen que no se puede acampar fuera de las zonas delimitadas para ello... sólo una sanción menor porque no sea que se nos enfaden.

No me meto con la reivindicación, que hasta podría compartir porque me la explicó un amigo segurata de la Xunta y, desde su punto de vista, tienen argumentos que entiendo que son válidos. Es que no se trata de eso, sino de que parece que uno se envuelve en el manto de una causa justa (o no tan justa, depende) y puede hacer lo que le venga en gana y saltarse normas que para el común de los mortales supone importantes sanciones.

Lo de la caravana ha sido de traca. Igual que las acampadas del 15M, que nadie se atrevió a retirar para evitar una revolución popular. Pero no me digan que ahora que viene el verano no es tentador coger una caravana y hacer turismo-protesta. Te coges el chiringuito y lo adornas con carteles de alguna causa noble o simplemente vendible al “pueblo”: tanto vale poner “políticos corruptos, dimisión”, que es un eslogan válido en toda la geografía nacional, como “sanidad y educación públicas ya”. Una cosa de esas genéricas que entran bien. Y te plantas con tu caravana en las plazas de España de todos los pueblos y ciudades de este país (salvo en Lugo la plaza principal suele llamarse aun así) y te quedas tan ancho porque nadie tendrá el valor de sancionarte. O te pondrán una multa simbólica como en el caso que comentamos.

Una sociedad que permite que se salten las normas cuando lo ve "oportuno" algún jefecillo de medio pelo está condenada al fracaso. Las normas están para cumplirlas, y si se detecta que una ordenanza o cualquier otro texto está mal o no contempla las debidas excepciones, se modifica y punto. Para eso tenemos infinidad de parlamentos, plenos y grupos varios dedicándose día tras día a la producción de esa maraña normativa que no hay quien le siga la pista.

200 euros de multa por dos meses de acampada es lo mismo que poner 1 mes de cárcel al asesino de John Lennon: suena a cachondeo. Yo preferiría que no les pusieran ninguna. Al menos que se hagan los locos pero que no se rían de nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.