miércoles, 9 de octubre de 2013

Teléfonos ruinosos

Una de las ventajas de estar desvelado es que puedes leer. También, si no tienes ganas de tirar de libro, te puedes dedicar a ver los programas de televisión que ponen a las tantas y que van variando a lo largo del tiempo.

 Primero estaban los de los teléfonos eróticos, el “llamamé” que podía uno interpretar como quisiera pero que estaba claramente enfocado a animarte de cintura para abajo. Luego se pusieron de moda las brujas, hechiceras, quiromantes, adivinas, magas y similares que lo mismo te leían el futuro en las cartas que en un manojo de apios. Hasta hace poco estaban mis favoritos, los programas-trampa para que llamaras a un teléfono carísimo para contestar preguntas de lo más simplonas, ya que el truco estaba, lógicamente, en tenerte un buen rato al teléfono a precio de oro. Las preguntas eran del estilo de “animales con cuatro letras” faltando una sola vocal: “vac_”. Y las llamadas de pega diciendo “¿vaci?”, “¿vacu?”, “¿ornitorrinco?”.

Pero ahora hemos subido el nivel. Ya no están cuatro andrajosos sino que ahora nos obsequian con mozas de buen ver y chicos trajeados que nos invitan a apostar en diversas ruletas, juegos, partidas de póker y casinos virtuales. Si ya no me fío yo de la pelotita y la ruleta en un sitio donde las puedo ver imaginen lo que pienso de lo que sale en una pantalla.

¿Cómo puede ser que esto se mantenga en el tiempo? ¿Cómo es posible que las normativas sean tan lentas y tan difíciles de aplicar que pasen años con una estafa hasta que se agota y saltan a la siguiente? Bueno, sí, lo mismo nos pueden decir de las compañías de móvil, pero aquí hay que ser aún más cazurro porque implica coger el teléfono y marcar un número que suele empieza por alto raro, tipo 806 y cosas así.

Lo difícil de comprender es que esto sea rentable. ¿Cuánto cuesta una hora en televisión a las tres de la mañana? Por poco que sea, que no sé si será tan poco, es cuestionable que haya tantos pánfilos como para generar ingresos suficientes para pagar todo este tinglado. Esto hace reflexionar sobre el número de inocentes que pueblan este ancho mundo. Supongo que son legión.

¿Y qué fue aquello del autocontrol de las televisiones? Parece que se han rendido a los ingresos. La pela es la pela.

1 comentario:

  1. A νeces сueѕta ba&X73;&X74;ante dar con con&X74;enidos bien redactados, de m&X6F;&X64;o qu&X65; debo darte las &X67;racias.Saludos!


    Si deseas ver maѕ nοtіcias similareѕ Juanes

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.