miércoles, 8 de enero de 2014

Parece que va a llover...

Que en Lugo llueve lo sabemos todos, bueno, todos salvo nuestro excelentísimo Ayuntamiento de Lugo, vistos los problemas que tienen nuestras canalizaciones en zonas como Fontiñas o Montero Ríos. Para mayor fantasía hay para todos los gustos: ora falta de presión, ora cortes de agua… ora desbordamiento de alcantarillas ora de sumideros.

Fontiñas inundado. Foto de La Voz de Galicia
Hay un viejo principio que dice que para que cuando llueve no haya charcos, cuando no llueve ha de haber escobas. No rima ni es una cosa popular, pero es cierto. Si cuando está todo sequito te molestas en limpiar los sumideros, alcantarillados, canalizaciones y demás te garantizas que el agua discurra por donde ha de discurrir, si el sistema está bien diseñado.

Otro tema es el de las canalizaciones de agua potable, que en algún caso tienen una antigüedad excesiva, como pasa en Montero Ríos, y se rompen cada dos días. Una amiga que vive en esa calle me contaba que durante las fiestas tuvieron cortada el agua varios días de la misma semana y, claro está, sin previo aviso. ¿Se imaginan lo que es estar una semana lavándose por parroquias con agua calentada de la que guardaste en la bañera? Y eso si eres previsor, que si confías en el buen hacer de nuestros dirigentes ni siquiera eso, te quedas sin agua y más te vale ser socio del Fluvial o de un gimnasio donde poder ducharte… una semana…

Una vez más el tan cacareado superávit está empezando a parecer el resultado de no gastar el dinero donde se debería. Siempre sobrará dinero si uno se ahorra las obras necesarias, como las que hablamos de limpieza, mantenimiento y sustitución de viejas canalizaciones que dan problemas (por cierto, alguien debería explicar por qué alcantarillas romanas siguen funcionando y otras de hace 30 años dan la lata).

Con mi habitual sentido del deber cívico les voy a hacer una propuesta… ¿Qué les parece si en vez de volver a estropear una calle como San Marcos o el Cantiño, o en lugar de volver a levantar por enésima vez la calle de la Reina o la Plaza de España, se gastan ese dinero en revisar nuestras principales conducciones públicas? Más que nada por aquello de que la ciudadanía tenga agua en casa, que viene siendo algo ventajoso para la vida moderna desde el siglo XVIII.

Por último no puedo evitar una reflexión. ¿No será que están esperando a cargar el muerto a la posible aunque no probable empresa mixta del agua? Quizás este tipo de cosas debería advertir a los posibles inversores de dónde se están metiendo, y en ese caso nos hace falta una entidad fuerte que haga frente a los muchos, muchísimos problemas que tiene nuestra red de agua potable. No sea que nos vengan luego con “encarecimientos imprevistos” como lo del Canal de Panamá y la liemos, que con el Garañón ya estamos servidos de sorpresas… bueno, quien dice sorpresas…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.