viernes, 29 de mayo de 2015

El secreto peor guardado del BNG

El alucinante viaje a ninguna parte del BNG le sale rentable a corto plazo, y de hecho en Lugo ha aguantado el castigo a las fuerzas que estaban en el pleno con bastante solidez. Sin embargo no ha sido así aplicando la ley de los grandes números, donde su bajada ha sido comparable a la de los otros dos “grandes” partidos aunque lejos del batacazo de PP y, en menor medida, del PSOE, que a pesar de sacar pecho mira con preocupación a las mareas que pescan en su caladero de votos.

En su estrategia, el BNG se resigna a ser la muleta del PSOE allá donde va, y tanto es así que en Lugo por ejemplo las noticias sobre los posibles pactos con Orozco hablan de Lugonovo pero dejan a un lado a la formación nacionalista (me refiero a la “más nacionalista”) porque todos asumimos que si ha de acostarse con el aún alcalde, aunque sea en trío, lo hará sin pestañear.

Muestra de ese entreguismo tan rentable es el cheque en blanco firmado por el BNG al PSOE, ya que anunciaron que votarán a favor de la investidura del candidato o candidata del PSOE a la presidencia de la diputación. Y lo dicen sin saber ni quién es, ya que las navajas brillan en el seno de la rosa y hay, que sepamos, tres candidatos al menos a sentarse en la poltrona de San marcos.

Pero ayer, en una tertulia a la que fui invitado en Onda Cero, le planteé a Branca Rodríguez Pazos un escenario que se negó a contemplar: ¿qué pasaría si a Orozco le da por pedirse la presidencia de la diputación? Es una posibilidad innegable, aunque de difícil encaje legal porque tendrían que hacer encaje de bolillos con la ley ya que Orozco no puede renunciar a encabezar el ayuntamiento así por las bravas. La ley se lo impide, y la única manera que tendría de librar sería dejar que Jaime entrase como alcalde y luego presentar una moción de censura, en la que podrían poner de alcalde a quien quieran.

En cualquier caso, Branca se negó a contemplar tal posibilidad, y dijo que de producirse se retiraría la oferta o se consultaría a las bases. Eso sí, se negó a contestarme si habían consultado a esas mismas bases el entreguismo de garantizar al PSOE la elección en la diputación, porque hasta donde yo sé no hubo tal consulta.

Hay algo que al bloque le escuece notablemente, y no me extraña: mal que les pese están condenados a ser la muleta del PSOE, el tonto útil si quieren decirlo de forma más coloquial, porque es obvio que el BNG por sí mismo no gobernaría jamás en casi ningún sitio. Solo ha conseguido mayorías en unos cuantos ayuntamientos, siendo el más relevante el de Ribadeo, pero como mapa genérico, el de Galicia no se tiñe de los colores nacionalistas en casi ningún sitio.

Eso hace que el Bloque sufra su secreto peor guardado: está obligado a formar “pactos progresistas”, usando ese nombre tan bonito como vaselina para encajar como buenamente pueden la dura realidad de que sin el PSOE no son nadie.

Por supuesto al PSOE le pasa otro tanto de lo mismo, pero al menos tienen el consuelo de que sí tienen un panorama más abierto al ser mayoritarios en muchos más sitios y, encima, ser un partido con aspiraciones al gobierno de la Nación y otras administraciones más allá de la local. Creo que la situación de ambos grupos no es comparable.

Lugonovo ahora se enfrenta a la misma tesitura que el Bloque, pero al menos han empezado con mejor pie, marcando unas líneas rojas en las que es creíble que se puedan mantener por el momento. A ver cómo se gestiona esto en estas dos semanas que faltan para formar gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.