lunes, 14 de diciembre de 2015

Una forma grande de echar el cierre

¡Vaya fin de semana! ¡Y lo que queda! Mientras medio país está pendiente de las elecciones, debates y demás hierbas en mi casa nos hemos estado despidiendo del Verruga, que como ya sabrán (sobre todo si me leen de vez en cuando) cerró el viernes sus puertas para siempre.

Bueno, esto es una verdad a medias porque el sábado volvió a abrir pero solo para la familia y la plantilla, que nos dimos un homenaje de despedida al que se invitó tanto a los trabajadores que estaban ahora en el Verruga como a los “de toda la vida”. Como si se invitaba a todos los que pasaron por allí haría falta, no un campo de fútbol, pero quizás sí el salón regio del Círculo de las Artes y no es plan, el criterio fue invitar a los que se marcharon para montar sus negocios.

José Luis Puga, del Anda, Ramiro, un histórico que se marchó a prosperar con su negocio a Asturias, José Romay, del Tosar, Daniel Romay, de Taberna Daniel, y Adolfo y Arturo que habían abierto en su día el añorado “dos de copas”, fueron los representantes de esta generación de las “de toda la vida”.

Tanto la “nueva generación” como la “antigua” tuvieron dos preciosos detalles y les dieron a mis padres un retrato con toda la plantilla actual, que no deja de ser la última que habrá en el Verruga, y un título dibujado por el gran Chencho Pardo de reconocimiento de una trayectoria. La lágrima estaba prevista, e hizo su aparición.

Lo pasamos muy bien, la verdad, y como no podía ser menos nos contaron anécdotas que ni siquiera mi madre conocía de la época de mis abuelos Cándido y Emilia. Es como cuando les contamos mi hermana y yo gamberradas que hacíamos de pequeños y de las que nunca se enteraron. Ahora los delitos ya están prescritos y queda solamente la parte graciosa.

El cierre del Verruga supone muchas cosas pero principalmente un cambio de vida para toda la familia, obviamente para mis padres en primer lugar. También, a efectos de este blog, supone que si pensaban que era libre hablando verán ahora, porque hasta yo me corto a veces por si alguna cosa puede ser inoportuna o se puede entender como consecuencia de intereses espurios, que es como se llama ahora a las conveniencias.

Les dije el otro día que no haría una serie de artículos de despedida del Verruga y no lo haré, si bien tiene cierta lógica que alguna cosilla se vaya deslizando.

Con la mesa puesta por última vez,
para la familia y la plantilla
Pero eso será otro día. Hoy simplemente estamos de “resaca” (no me lo entiendan literalmente) y pensando en qué vamos a hacer con toda la vajilla, la cristalería, la batería de cocina, el mobiliario… Aunque no se lo crean la verdad es que no lo hemos pensado aún muy bien. Estábamos a otras cosas.

Mañana volveremos a hablar de la campaña, que además hoy toca debate a dos y tengo ganas de verlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.