viernes, 29 de enero de 2016

Falta rematar para que cuente el gol

Sin pistas, una absurda pero buena
película sobre Holmes con
Michael Caine y Ben Kingsley
Al igual que Sherlock Holmes, todos los grupos de la oposición se pasan el día buscando pistas de los errores, pifias y desaguisados que cometen los gobiernos para poder sacarles los colores y avergonzarlos ante la ciudadanía. En el caso de Lugo, la pista encontrada por Ciudadanos es literal, además de helada. 

El asunto viene de la pista de hielo instalada en la llamada plaza inútil, que es la que está al principio de Ramón Ferreiro. El “divertimento” se puso allí aparentemente sin permiso alguno, ni contrato de ningún tipo y todo se hizo tarde, mal y a rastras. Hubo una actuación ante la policía local, que se personó en la instalación y comprobó que no había documentación alguna que autorizase el chiringuito y puso la correspondiente denuncia. Ese mismo día, según he entendido, fue cuando se hizo en registro la solicitud de la instalación. La pista de hielo se montó el día 27 de noviembre, pero hasta el 10 de diciembre no hay propuesta de gasto en el Ayuntamiento, lo cual es como cerrar el corral desde que se han escapado las gallinas (versión galaica del refrán hípico).


Al resto de los mortales se les exige que hagan la solicitud previamente, y que hasta que se les conceda no puedan poner un tornillo en vía pública, lo cual es lo lógico. Pregunten a los de las casetas del pulpo, sin ir más lejos, cómo se las gastan los de la cosa pública cuando se saltan el más mínimo trámite. Quizás porque no tienen madrinazgo en el Ayuntamiento.

Aparentemente la pista de hielo tampoco tiene seguro de responsabilidad civil, cosa que hay que tener, además de por puro sentido común, por imperativo legal. Una persona que tuvo un accidente en la instalación lo reclamó y se ve que no había tal seguro. 

Foto promocional de la pista de hielo de Lugo en la web de la empresa
www.invernalia.com
A título de curiosidad, hay que mencionar que en otras localidades la entrada es más barata que en Lugo. Por ejemplo en Ribadeo los cincuenta minutos (patines incluidos) que en Lugo cuestan 8,00 euros allí solamente se facturan a 6,00 euros. En Betanzos y As Pontes a 7,00 euros, y en Coruña y Valladolid cuestan los mismos 8 euros que en nuestra ciudad pero ofrecen una opción más barata, que es a 5,50 euros (6 sin límite de tiempo) si llevas tus propios patines. Se ve que por ahí negocian mejor.


Este cúmulo de chapuzas, incongruencias, irregularidades y demás fue denunciado públicamente por el grupo de Ciudadanos, con Olga Louzao a la cabeza, pero hay que decir que se quedaron a medias. Sugieren en un comunicado público que “no es nuestro lugar juzgar si aquí hay responsabilidad penal o no, no queremos judicializar la vida política aunque el ministerio fiscal puede muy bien manifestar interés de oficio sobre cualquier tipo de irregularidad pero definitivamente es nuestra obligación señalar cualquier tipo de irregularidad que sí conlleve una responsabilidad política que asumir”. Esto, que parece una de esas frases-trabalenguas de Rajoy, viene a decir que ellos no dicen que haya irregularidades aunque las estén denunciando y que no van a denunciar ante fiscalía aunque fiscalía debería actuar.

Olga Louzao, portavoz de Ciudadanos en Lugo
Foto de La Voz de Galicia
Pues no. Mal hecho. Si realmente piensas que hay una cuestión que puede suponer un delito no solo es una opción, sino que es una obligación como representante de los lucenses el ir a Fiscalía y presentar un escrito explicando la situación y diciendo que si ese ministerio aprecia indicios de delito deberá actuar. Se lo han dicho, pero a través de un comunicado colgado en Facebook y remitido a los medios de comunicación, y eso es una actuación en la que falta valentía, por decirlo suavemente.

Me cae bien Olga, y creo que está haciendo el trabajo que puede con los medios y el personal de que dispone, que es escaso para tarea tan ingente. Pero si para una vez que pilla al gobierno en un renuncio deja pasar la ocasión por “no judicializar” le estará dando una doble victoria, en este caso a Carmen Basadre: por un lado está aceptando que la cosa no es para tanto, y por otro entra en esa complicidad tan poco edificante de hacer la vista gorda o dejar el tema para una mera nota de prensa.

No es el camino. Si se ha hecho mal, se denuncia. Si no se ha hecho mal, uno ha de callarse. Pero el término medio, en este caso, no es lo más aconsejable. Falta rematar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.