viernes, 15 de abril de 2016

El "camino Soria"

El "camino Soria", además de una canción muy popular de Gabinete Caligari, no puede ser la dimisión. Estoy total y absolutamente en contra de que el actual ministro en funciones dimita por el asunto de los papeles de Panamá, donde ha incurrido en contradicciones y asunto que le ha dejado quedar de mentiroso delante de toda España, con el agravante de que ha permitido que su partido, y lo que es más grave, su Gobierno lo respalde quedando en evidencia.

Y más que va a sudar Soria para explicar esto...
Digo que Soria no puede dimitir porque es una salida demasiado digna y no se la merece. Tiene que ser cesado fulminantemente (bueno, para eso ya es tarde) por el Presidente del Gobierno y ha de caer en desgracia políticamente. No por haber cometido un delito, que la cosa no es tan sencilla y las leyes avalan la creación de sociedades que pueden ser utilizadas con facilidad para evadir impuestos de forma discreta (vale, esa finalidad no la avalan pero nos entendemos), sino por la mentira. No podemos aceptar que un señor salga en la tele en rueda de prensa soltándonos una trola de semejante calibre, y encima con un tono que lo hizo más creíble aún, y siga de ministro, presidente, alcalde o lo que sea. Por seguir el dicho popular: a la puta calle.

La torpeza de Soria solo es comparable a la que ha mostrado el PP en su conjunto y Rajoy en particular con este tema. A unos días de que se acabe la cuenta atrás y empecemos otra vez a meternos en faena electoral, y cuando parecía que su gobierno estaba quedando más o menos bien, no por sus grandes aciertos sino por los tremendos errores de los demás partidos, van y la cagan de una forma tan clamorosa.

¿Cuál habría sido la reacción normal? No meterse, llamar a capítulo al ministro en cuestión, decirle que si es cierto lo de la empresa le dejas dimitir para conservar una mínima honorabilidad, pero que si te dice que es mentira y le pillas acabarás con su carrera para los restos. No tiene mucha lógica arriesgarte a atarte a la caída de una persona que aparentemente nos ha engañado a todos con lo que hay en juego: el futuro gobierno del país.

La falsificación demostrada,
su única explicación noble
Entiendo que es más sencillo decirlo desde fuera que vivirlo. Imagino que por poca que pueda llegar a ser, la relación entre un presidente y sus ministros genera confianza con el tiempo, y que si uno te dice a la cara que es todo falso y que es un montaje puedas querer creértelo. Pero si estás viendo en la tele día sí y día también que nadie se ha atrevido a negar su participación, si ves que Imanol Arias, Pedro Almodóvar, David Cameron o el islandés de cuyo nombre no puedo acordarme (querer sí quería, pero me da pereza buscarlo) están dando explicaciones sin atreverse a decir que es todo mentira… ¿no se te pasa por la cabeza la posibilidad de que sea cierto?

A menos que la firma sea falsa, ya no caben “esques” ni “peros”. Un ministro del Gobierno de España puede tener inversiones en el extranjero, sí, pero no empresas tapadera para cualquier tipo de acción que quede fea dentro de nuestras fronteras. Y si encima lo niega pasamos de la dimisión a la patada fulminante. En cualquiera de esos casos el camino de Soria, por muchas explicaciones que nos dé fuera de lo acotado, solo es uno: el cese.

2 comentarios:

  1. No podía ser cesado ni dimitir como ministro, ya que está en funciones. La única opción es una renuncia al cargo.

    http://www.elmundo.es/espana/2016/04/14/570fc39e268e3edd3f8b4762.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya lo vi. En cualquier caso estamos hablando de una postura política. Podía haber salido Rajoy a exigirle la renuncia. Para el caso el efecto sería el mismo que el del cese. No tiene sentido dejarle marcharse por su propio pie, creo yo.

      Eliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.