jueves, 22 de diciembre de 2016

Campañas caprichosas

Es muy difícil ser concejal, lo reconozco a pesar de que probablemente yo sea una de esas personas que no lo pone fácil con mis habituales críticas, que procuro que sean constructivas pero que a veces entiendo que pueden parecer una cacería subjetiva por mucho que intente lo contrario. Aunque se argumenten las cosas, es cierto que casi cualquier asunto se puede enfocar de dos maneras, una positiva y otra negativa, y lo normal es que según te caiga el gobernante de turno tires para uno u otro lado. El hecho de saberlo nos ayuda también a entender “de dónde vienen los tiros” y aunque las etiquetas son peligrosas, sí nos podemos hacer una composición de lugar, que a veces es injusta pero otras ayuda.

Un ejemplo son las noticias sobre empleo. Cuando gobernaba el PSOE y España corría desbocada hacia el abismo, los sindicatos y simpatizantes del partido de la rosa se empeñaban en guardar silencio o decir lo mínimo, a pesar de la destrucción de puestos de trabajo. El Gobierno por su parte ponía sobre el tapete aquellos supuestos “brotes verdes” y la excusa del “escenario internacional” que sonaba un poco a confabulación judeo-masónica. Desde que los españoles decidieron sustituir a los socialistas por Rajoy, y una vez encaminada la senda de la recuperación, resulta que quienes antes rebuscaban entre los datos para aplaudir la caída libre se afanan ahora en lo contrario, en poner pegas (que todos podemos ver, no somos idiotas) a una tendencia alcista.

Esto pasa en todos los niveles. También en el Ayuntamiento, donde una medida original y diferente se puede entender como tal o como una chorrada de padre y muy señor mío... como lo de hoy.

Resulta que hay una página web que se llama www.las7mejores.com. Es un portal diseñado para aunar en un único lugar todas las fiestas de España, para hacer algún tipo de directorio, y elegir entre todos las fiestas más representativas de nuestro país. Nada que objetar, es un destino como cualquier otro y, al igual que lo que pasa con todas las web de opinión (está usted leyendo una, precisamente), cada cual es libre de decir lo que le venga en gana y esas cosas.

Como la web es de una empresa tienen todo el derecho del mundo a aplicar los criterios que consideren oportunos y el usuario ha de saber que todo lo que esté sujeto a la votación “popular” a través de Internet tiene una credibilidad más que relativa. A menos que te pidan firma digital, dni electrónico o algo por el estilo no deja de ser un sistema pensado más para entretener que para arrojar un resultado fiable. Vamos, que no es el CIS precisamente.

De hecho, si se fijan en las fiestas recogidas en el momento de escribir este artículo, verán que, por el orden actual, son las siguientes: Primer Viernes de Mayo en Jaca, Arde Lucus de Lugo, La Borrasca en Ceclavín, La Caballada de Atienza, las Fiestas Patronales de Graus, la Fiesta Normada de Foz y la Festa da Dorna en Ribeira. Ni la Feria de Abril, los encierros de San Fermín, el Carnaval de Tenerife o las Fallas de Valencia han merecido, según los supuestos internautas, superar a estas siete fiestas de algunas de las cuales, he de decir, no había oído hablar en toda mi vida.

El grupo de Facebook relativo a Lugo más importante, “Eres de Lugo si...”, del que soy miembro orgulloso, también tiene mensajes que insisten reiteradamente para intentar superar a Jaca. Me parece muy bien, son personas que pueden hacer las campañas que les parezca procedente y que dedican su tiempo a esto porque les da la gana, nadie entienda una crítica a esto. Según leemos en ese grupo hay sospechas de tongo. Por lo que comentan los que están con el tema es llamativo que los votos no parecen corresponderse con la realidad, ya que por mucho que los miembros del grupo hagan “batidas de votación”, Jaca siempre sube lo justo para mantener las distancias y seguir en primer puesto. No es que dude de la honradez de la web, pero tampoco tengo criterios para dar por sentado que los de Jaca (ni idea del gentilicio y me da pereza buscarlo, me suena que es “jaqués”) son más disciplinados que nosotros.

Hasta aquí nada que criticar. Repito que la plataforma está creada por una empresa que busca un beneficio, o una obtención de datos, que es totalmente lícita ahí no me meto (además, me da coraje ir al juzgado otra vez).

Pero como es habitual en Lugo cada vez que algo depende de la concejala de Cultura, siempre hay pegas. Tras las pintorescas afirmaciones de Basadre de que ella inventó el Arde Lucus (cuando realmente hubo que convencerla porque lo de una fiesta romana no le sonaba bien, que manda carallo), el asunto es que la campaña que el Ayuntamiento de nuestra ciudad está desarrollando en torno a esto es inconcebible por ser una administración pública.
Siete de las últimas 10 publicaciones del perfil oficial
de las fiestas se dedican a este asunto.

Para empezar por lo dicho: es una web de una empresa de no sé dónde cuya relevancia se está dando por sentada, dándole bombo de forma totalmente arbitraria. No es una guía de reconocido prestigio, y a pesar de mis dudas sobre los criterios de, por ejemplo, la Michelín, si las estrellas se dieran por votación popular (es una idea, oigan) entendería que el Ayuntamiento apoyara a alguna empresa local que tuviera opciones. En plan “todos por Lugo” y esas cosas. Pero no es el caso.

La utilización de recursos públicos (no hablo de dinero, el tiempo también es un recurso finito) para promocionar esta votación se puede entender, según decía al principio del artículo, como una campaña bienintencionada que solo busca un titular de que “el Arde Lucus se alza con el título de mejor fiesta de España”, y salir en el telediario por esto ya que por otras cosas parece que no cuela. La intención parece bastante transparente y no tendría mayor recorrido, si no fuera porque mientras se hace un esfuerzo importante en mover esto en redes sociales por parte del Ayuntamiento de Lugo se ignoran cosas bastante más relevantes para la ciudad. Siete de las diez últimas publicaciones del perfil oficial de Arde Lucus se han dedicado a esto, y no es que publiquen con mucha frecuencia, así que parece que es el único tema importante sobre el que pueden hablar.

¿Cuántos grupos locales tienen el “honor” de ser “movidos en redes” por el Ayuntamiento? Y ya no les hablo de empresas sino de gente que dedica tiempo y esfuerzo a trabajar por la Cultura con mayúsculas y a quienes solo se les ofrece un portazo en las narices. Incluso hablamos de artistas consagrados que tras malísimas experiencias en la casa consistorial buscan prados más verdes fuera de Lugo. Y los encuentran porque tienen calidad que disfrutan fuera de nuestro municipio.

Que el tiempo de quienes gestionan esto se dedique a promocionar una votación privada, de forma caprichosa, mientras asuntos importantes para Lugo no reciben la atención adecuada es de chiste.

Insistentemente...
Aun en el hipotético caso de que el Arde Lucus ganara la votación, ¿qué importancia real tiene eso? ¿Por qué esta web sí y no otras que se dedican a cosas similares? ¿Acaso ahora tenemos que dedicar el tiempo y recursos del Ayuntamiento a poner la ciudad en el primer ranking que veamos por Internet? Porque si es así no les va a llegar el presupuesto anual.

No me entiendan mal. Me parece muy bien que Carmen Basadre salga a decir que se vote a la ciudad en todos los certámenes y porras que en el mundo hay, e incluso aplaudo la insistente pasión con la que muchos ciudadanos se empeñan en poner nuestro Lugo en primer lugar en cualquier sitio. Es más, creo que yo mismo lo he hecho. Pero el tema es que yo no soy el Ayuntamiento de Lugo, ya me gustaría.

La administración no puede funcionar con criterios de este tipo, con campañas caprichosas, y promocionar una iniciativa privada sobre otras porque se lo ha dicho Dios. La improvisación es libre para lo privado, pero no para lo público.

Por cierto,  como yo no soy la administración y puedo hacerlo libremente, les invito a entrar en www.las7mejores.com y votar al Arde Lucus. Lo cortés no quita lo valiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.