martes, 21 de febrero de 2017

''La caridad que se pregona no es caridad, sino vanidad''

"La caridad que se pregona no es caridad, sino vanidad". Empiezo el artículo con la frase de Filomena Veiga, abuela de una amiga, que resume perfectamente lo que les voy a contar hoy.

A veces la prensa te hace leer cosas que te van encendiendo según vas tragando frase tras frase. En La Voz de Galicia del domingo me encontré un reportaje a dos páginas de esos que te indignan de tal manera que esperé a hoy para publicar este artículo por ver si se me pasaba el cabreo. Pues no, al revés.

Les hablo de una loa en dos planas a la Federación de Vecinos, centrada en Miguel Ángel Corredoira como “alma mater” de la reclamación de servicios para el HULA, ya saben, hemodinámica, radioterapia y medicina nuclear. Vaya por delante que no tengo nada contra Corredoira (de hecho me parece un tipo afable), y no niego su esfuerzo y su duro trabajo en favor de una causa que nos ha beneficiado a todos, pero es que esa no es la cuestión.

Hablar del “liderazgo” de la Federación, o de que es una “lucha de la Federación” me parece una tomadura de pelo. No es que sea falso, pero es criminalmente incompleto sobre todo obviando a figuras como el recordado y añorado Doctor Miguel Ángel González, auténtico artífice de la reclamación y del que ni se menciona su nombre salvo un despiste en un pie de foto equivocado de alguien que seguramente sí sabía por donde van los tiros.

El Doctor González, éste sí
fue el que inició todo.
Foto: La Voz de Galicia
Esto no debería ser política, aunque la inconcebible serie de errores (por decir algo suave) cometidos por el PP en Lugo hizo que se convirtiera en una cuestión clave en las municipales (y estaban avisados, por cierto). El problema es que para algunos esto realmente no era política de partidos, sino una forma de lograr recursos y audiencia que hoy día siguen intentando explotar.

Centralizar esa reivindicación en la Federación eliminando del reportaje a “Abre la Muralla” (si bien se menciona de pasada a Vicente Quiroga), la desaparecida enfermera Susana Iglesias Lugilde, Julio Méndez (que es quien empezó con la idea de las movilizaciones), Xoán Rompe, Ana Argiz, Oscar Poy, Bárbara Quintas, Fina Rubinos y muchas otras personas (sí, me dejo mucha gente fuera) que dedicaron tanto o más esfuerzo y recursos a esto es un insulto a la verdadera esencia de la reclamación. Casi todos los que empezaron con esto son gente que no buscaba un reconocimiento sino un fin, y por eso callan y sufren ante estas cosas. Incluso a alguno le costó algún disgusto dentro de su “casa”, aunque francamente hablo de personas a las que les importa un cuerno que les critiquen cuando saben que tienen razón y el tiempo acaba por dársela.

Cuando Orozco quería apropiarse de un mérito ajeno como la declaración de la Muralla como Patrimonio de la Humanidad tenía al menos la elegancia de decir aquello de “esto fixémolo entre todos”, con lo que incluía al público en la frase y quedaba como un señor. Aquí no ha pasado eso, la apropiación del tema por la Federación es realmente escandalosa.

Muchos fuimos a la manifestación que reclamó los servicios a tres días de las municipales sabiendo que apoyábamos una noble causa. También sabíamos que se nos estaba utilizando para dar un palo electoral al PP en Lugo, pero francamente en este caso me parece más que merecido por su triste gestión del asunto. Pero al menos deberían cortarse un poco para intentar fabricar una memoria histórica alternativa y dejar que, una vez alcanzado el objetivo de hacerles perder votos y (secundariamente para algunos) tener esos servicios en Lugo, la reclamación descanse sobre los hombros del Dr. González, el verdadero creador de esto. Él no pregonaba su papel en el asunto, porque, repito, ''la caridad que se pregona no es caridad, sino vanidad''.

Por desgracia al doctor Miguel Ángel González no se le puede entrevistar y no puede disfrutar de las medallas sociales que supone haber logrado el objetivo. En cualquier caso si está en algún lugar no le harán falta esas tonterías y le llegará con saber que ayudó a que muchas personas sufran menos que antes, y no hay mejor medalla que esa. Supongo que si está donde debe tampoco sentirá resentimiento contra quienes cambian los apellidos de su iniciativa, pero los que seguimos en el mundo sí tenemos derecho a indignarnos y recordar que fue usted, Doctor González, quien empezó todo esto y quien tiene el mayor mérito porque no lo hizo por motivos políticos ni económicos sino por que era lo que había que hacer. Allá donde esté, ¡gracias!

6 comentarios:

  1. Otra vez más y ya son infinidad, esa "federación" vuelve a intentar vivir de rentas ajenas. Siempre tuve la curiosidad de saber a quien representa, cuantas asociaciones son y cuantas personas pertenecen a cada una de ellas. Posiblemente, conociendo los datos, nos llevaríamos una sorpresa.

    A lo que vamos. Gracias, Luis, por escribir lo que otros deberíamos y no hacemos. Es verdad que muchísimas personas, muchas, trabajaron y colaboraron en esta reivindicación, incluyendo a miembros de la federación de vecinos, por supuesto. Pero una cosa es eso y otra muy diferente que ahora resulte que a los que no pertenecemos a ella se nos baje del carro. Desde el principio hubo un acuerdo firme de que no dejaríamos que ningún partido político ni otro tipo de organización, entrase como colectivo en aquella petición multitudinaria. Es cierto que en un momento determinado, la federación nos ofreció su apoyo económico, que era potente, y del que nosotros carecíamos. Y ahí empezó nuestro error. Ahí comenzó la federación a irse "colando", de forma muy sutil, en la organización de aquellas manifestaciones. Ahí comenzó a politizarse. Ahí comenzó a desprestigiarse el movimiento ciudadano. Aquel fue el principio del fin. Y ahora, ellos mismos, han reconvertido aquella iniciativa en uno de sus logros recientes. Cousas veredes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verás, Julio, cuando dices que escribo lo que otro deberíais y no hacéis te diré que no estoy de acuerdo. Precisamente porque sois como sois no lo hacéis y eso es lo importante, que el durísimo trabajo que llevásteis a cabo no sea "pregonado2 porque no es "vanidad". Y precisamente por ello los que no estuvimos implicados en la organización con vosotro somos los que debemos reconoceros los méritos y denunciar la apropiación ajena de los mismos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Pasé muchas horas con el Dr González, en su despacho del Hospital y tratando temas como estos, y si algo aprendí, como decía el Padre Strickland.... Un hombre hace un inmenso bien si no le importa quien se lleva el crédito, y Miguel era de los que los créditos le importaban tres cominos!!!
    Estoy de acuerdo que es muy digno reconocer las cosas a quién realmente merece su reconocimiento, por ello gracias a todos por conseguir lo que se ha conseguido que realmente es lo importante y con lo que Miguel había disfrutado de ello, por eso debemos continuar en esa dirección, porqué la unión hace la fuerza. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy de acuerdo con lo que dice usted. De hecho, Miguel hizo muchas más cosas de las que pocos saben algo. Recuerdo como hace muchos años se preocupó por un paciente cubano que sólo tenía posibilidad de salvarse si se conseguía un trasplante de médula de un familiar. Miguel movió Roma con Santiago (literalmente, porque llegó a implicar a Fraga en el asunto). El caso es que consiguió que un hermano de su paciente pudiera salir de Cuba y venir aquí para la operación.
    Para ello consiguió el apoyo de Fraga en las gestiones de salida (nada fácil), y de distintos particulares y entidades para costearlo todo.
    Era una muy buena persona. Y nunca presumió de nada.
    No como otros.

    ResponderEliminar
  4. Después de que Jaime Castiñeira fuese arrastrado por el lodo, maniatado y escupido, ¿hay modo de saber cuántos de todos esos que nombras ahí arriba tenían y tienen intereses políticos? (por mucho que tú digas lo contrario, aún reuerdo tus loanzas hacia Castiñeira mientras removías todo digno un café en la Plaza de España...)
    En esto, como en todo, hay figuras y figurones, personajes, personalidades y personajillos,y aquí, como en todo, hay mucho de lo último.

    La Fedración hace sus cálculos, como los hiciste tú; una estrategias de salón y saben que buen momento, para perder todo y no ganar nada.
    Lo que más me sorprende ti cuando te leo es la autoridad moral como para hacer temblar el misterio ¿De que lado estás? Del que te interesa, sin duda. Pero no parece que alguna de las personas a las que haces referencia en tu artículo, tus socios/as,sean un referente.

    Lo visto estos últimos años es lo nunca visto. En la calle, muchos de los que anteayer mismo eran defensores de Castiñeira, por casi todo, hoy, sin ruborizarse, hacen circular mensajes de asombro y pasmo ante la jauría humana soltada en su contra en su momento, y al que tú, incluído, declarásteis enemigo público número uno.
    Y ahora, muerto ese perro, toca la Federación de vecinos rodeada como en la conducción de un cadáver al cementerio. ¿Sale ya el féretro o no sale?
    Hace mucho tiempo que sé que nada es lo que parece. Ojo, que igual estos días está naciendo un mártir que mañana será líder. Hemos visto de todo y no hemos visto nada.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Defendí y defiendo a Jaime cuando creo que tenia y tiene razón. Lo mismo con los demás.

      En cuanto a esa supuesta altura moral, es la de cualquier ciudadano que ejerce su derecho a opinar dando la cara, no refugiado en el cobarde anonimato del que hace usted gala. Quizá sea usted Jesús Vázquez, que sabremos....

      Eliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.