lunes, 29 de mayo de 2017

Un adelanto del Arde Lucus en Sada y en Lugo


La expedición del Arde Lucus en Sada: Senado del Arde Lucus, Cohors III, Cohors X, Vestales, Clan de Breogán, Asamblearias, Lugdunum, Civitas Lucensium y Trebas Galaicas Foto: Carles Vilaplana
Las asociaciones creadas a raíz del Arde Lucus han demostrado que tienen mucha más función que la de colaborar en el indiscutible éxito de la fiesta. Son dinamizadores culturales, elementos de promoción y difusores de la historia de la ciudad de Lugo tanto dentro como fuera de sus límites.

Foto: Carles Vilaplana
Durante este fin de semana ha habido una gran actividad de varias de estas asociaciones. El sábado una expedición de casi un centenar de participantes acudió a Sada, invitados por el Centro de Iniciativas Turísticas, la Sociedad Cultural Recreativa y Deportiva de Sada, la Asociación de Empresarios y el Club Náutico, agrupados en torno al Club de Leones de Sada y su dinámico presidente, Bernardo Valiño. Los participantes acudieron a promocionar la fiesta lucense y a colaborar con una iniciativa benéfica, ya que esta última asociación gestiona un comedor social que ayuda a más de 1.500 familias al año. La actividad fue coordinada por el Senado del Arde Lucus, con la colaboración y asistencia de miembros de Cohors III, Cohors X, Vestales, Clan de Breogán, Asamblearias, Lugdunum, Civitas Lucensium y Trebas Galaicas.

Un desfile que llenó las calles de Sada de senadores, legionarios y castreños sorprendió a los vecinos de la localidad coruñesa, que agradecieron con aplausos y vítores la iniciativa. A través de su alcalde en funciones, el Ayuntamiento de Sada comprometió su asistencia la próximo Arde Lucus y futuras promociones de la fiesta lucense.


También el sábado la Guardia Pretoriana, junto a la Caetra Lucensium y los Mercenarios Galaicos organizaron en el Paseo del Miño el Torneo de Harpastum, un juego de pelota muy apreciado en Roma y al que era un gran aficionado el mismísimo Julio César. Llama la atención la ausencia de reglas de ese juego, donde todo estaba permitido salvo matar al contrario.

La Guardia Pretoriana, Mercenarios Galaicos y Caetra Lucensium tras el partido de Harpastum
Foto: Guardia Pretoriana

Paseo del Miño - Foto: Jesús Burgo
El domingo Clan de Breogán, junto a Pax y el Senado, organizaron un paseo por el cinturón verde de la ciudad, que comenzó en el centro de interpretación del paseo del Rato y discurrió por el Parque del Miño hasta alcanzar el Balneario, donde se realizó una interesantísima visita cultural.

El arqueólogo Francisco Hervés, acompañado del arquitecto Manuel López Guitar hicieron un recorrido por las instalaciones del Balneario de Lugo, donde explicaron a los asistentes con detalle la evolución del edificio y las excavaciones que se llevan realizando durante décadas gracias a la iniciativa y el soporte económico de Antonio Garaloces, el propietario del Hotel Balneario y uno de los grandes artífices de su puesta en valor. Explicaron las diferentes teorías sobre el edificio, apoyadas en las continuas excavaciones y obras que año tras año van descubriendo nuevos datos sobre esta fundamental estructura romana, que este año cumple 2.000 años desde su construcción.

El arqueólogo Francisco Hervés en plena explicación
Foto: Jesús Burgo
Una vez terminada la visita al Balneario, el grupo subió hasta la Catedral, donde Marcos Calles realizó una completa explicación de los principales elementos del edificio, de su fachada y los cambios que a través de los siglos se fueron produciendo en la misma y de la importancia de los elementos iconográficos que recoge el principal templo de la ciudad.

Un fin de semana intenso en actividades desarrolladas y gestionadas por varias de las asociaciones vinculadas al Arde Lucus, y que han demostrado que la fiesta es mucho más de lo que muchas veces parece: es cultura y es promoción de la Historia de Lugo.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 29 de mayo de 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.