miércoles, 13 de febrero de 2019

Robin Hood contra el jabalí

Quizás este sistema es el perfecto para abatir manadas completas... Los Monty Python siempre a la vanguardia...
Cuando veíamos las adaptaciones de Robin Hood en la tele normalmente no asumíamos que algunas de sus flechas tenían que ir destinadas a matar animales para comer, porque es difícil encontrar en pleno bosque de Sherwood un supermercado o una carnicería. Ahora en Lugo tenemos la oportunidad de cubrir esta laguna argumental, ya que la Xunta ha decidido que, como no se pueden disparar armas de fuego cerca del casco urbano, lo lógico es apostar arqueros que se lleven por delante a los jabalíes que se acerquen a la ciudad.

No sé, supongo que habrán estudiado el tema, pero sonar suena ridículo. Hay que afrontar un problema que no va a menos precisamente, y hay que tener en cuenta que tres de cada cuatro accidentes con animales son causados por jabalíes, pero no sé si esa es la solución.

El problema de los jabalíes aumenta porque aumenta también su población. Esto se debe al abandono de los montes, a la desaparición (o casi) de sus depredadores naturales, lobos y aves rapaces, a la acción del ser humano que invade la naturaleza con sus carreteras y autovías…

No comparto las teorías animalistas de que poco menos que hay que invitarlos educadamente a no venir a la ciudad, pero sí es cierto que este tema hay que enfocarlo globalmente. Nuestra Galicia tuvo durante toda su historia un ecosistema equilibrado y autorregulado que nos estamos cargando a marchas forzadas. La extinción de ramas propias, el arrinconamiento de otras, y la aparición de especies invasoras como los mapaches o los visones (a los que el buenismo inconsciente “liberó” haciéndonos la puñeta a todos) han alterado ese equilibrio para siempre y ya que hemos causado el problema deberíamos intentar dar la solución, que suele ser más complicada, la verdad.

Tenemos universidad propia, facultades dedicadas al estudio de animales, profesionales de reconocido prestigio y una sabiduría tradicional que hay que tener en cuenta. No sé hasta qué punto ponerse a lanzar flechas es un método muy efectivo, pero quizá la cuestión no es asaetar a los jabalíes que llegan a las ciudades sino anular esa necesidad que tienen de salir de su espacio natural.

Lo que sí me estoy viendo venir es un accidente por disparo de flecha, y entonces la comedia se convertirá en tragedia. No sé, no lo veo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.