viernes, 2 de agosto de 2019

Pedir prestado lo que ya tienes


Es raro no usar esta caseta teniéndola vacía y tirada a la intemperie, ¿no creen?
Les hablaba el otro día del acierto que el Ayuntamiento ha tenido poniendo una oficina de información turística en la Plaza de España, una de las ubicaciones más lógicas, evidentes y previsibles en cualquier ciudad mínimamente normal. Cuando publiqué el artículo tuve alguna crítica en que se me achacaba que era demasiado blando con el Ayuntamiento (para una vez que hablo bien…) y se calificaba de “cutre” la caseta informativa.

Es cierto que tenía algunas carencias como la falta de señalización (creo que eso está subsanado, pasé ayer y me pareció ver un cartel pero no se lo garantizo) y que la caseta no es la más bonita del mundo, eso es cierto. Por lo visto es un préstamo de una asociación del Arde Lucus, y uno recurre a esas cosas cuando no tiene medios propios o los que tiene son peores que los que le prestan… pero no siempre por lo que se ve.

El Ayuntamiento tiene una caseta, que ha utilizado ocasionalmente como taquilla, y que se “guarda” (por decir algo, porque está a la intemperie) en los terrenos de la antigua Frigsa. Está allí, a la buena de Dios, cerca de donde también se “guarda” el quiosco que estaba en la Plaza de la Milagrosa y que sigue acumulando polvo y óxido.

Me cuesta comprender por qué no se ha reciclado esa caseta. Una mano de pintura, un par de cartelitos, y tienes ahí una magnífica instalación para poner donde siempre. ¿Por qué se ha optado por otra fórmula? Pues lo ignoro, quizá porque les ha parecido más estética, más enxebre o más cómoda, pero es curioso que nadie haya dicho una palabra sobre la taquilla que está muerta del asco en Frigsa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.