martes, 26 de octubre de 2010

Cifras engañosas

Toca revisión de Presupuestos. En este momento hay que retratarse y ver dónde recorta cada administración de sus muy reducidos presupuestos para 2011.

Sin embargo, es peligroso el análisis presupuestario “a monte”, ya que vivimos en la cultura del titular y no hay quien profundice. Primero porque lleva mucho tiempo y no apetece meterse a esos berenjenales, y segundo porque el común de los mortales entendemos tanto de análisis presupuestario como de física de partículas. Así que lo que hacemos la mayoría es coger nuestro periódico favorito y leer lo que nos cuentan quienes dicen haber leído los Presupuestos. A su vez, el periodista de turno o el editorialista se remiten a la nota de prensa remitida por el partido político de sus simpatías, cuyas líneas maestras las sabemos antes de abrir el email en que nos la remiten: si es el partido en el gobierno todo va de fábula y se recortan gastos superfluos. Si es la oposición, el recorte afecta a derechos fundamentales de los españoles/gallegos/lucenses.

dinero1 Las cifras son muy engañosas. Se las puede hacer mentir de una forma muy zalamera, diciendo, como en el caso del Ayuntamiento de Lugo, que se gastan millones en políticas sociales cuando lo que hacen es pagar al personal asignado a la concejalía de bienestar (ahí se va la mayor parte del presupuesto) y con lo que queda pagar un par de libros y muchos pinchos y chocolatadas. Se puede argumentar que a nuestros mayores el cacao les va muy bien para los huesos (no sé qué opinarán sus médicos respecto al hígado), pero dudo que nadie con un poco de seriedad pueda defender como política social lo que es populismo barato.

También el sacrosanto aspecto sanitario tiene truco. El Presidente de la Xunta acaba de anunciar que van a ahorrar 9 millones de euros al mes (insisto, al mes) al poner medicamentos genéricos en la sanidad gallega. Eso son, si mi calculadora funciona bien, 108 millones de euros al año que nos ahorramos en medicamentos. Cuando esa reducción se refleje en los Presupuestos no faltará quién acuse a la Xunta de reducir la dotación en Sanidad, oh malvados, cuando en realidad se trata de una mera optimización de recursos.

Cuando se habla de que hay que aumentar el gasto en Educación, Sanidad e Infraestructuras creo que hay buenas intenciones (en general), pero poco conocimiento. No necesariamente hay que aumentar el gasto, sino gastar mejor. También se puede aumentar el gasto despilfarrando más, y no creo que eso lo apoyemos ninguno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.