martes, 16 de noviembre de 2010

La mujer de César

Cuando Julio César era pretor, un patricio llamado Publio Clodio Pulcro se disfrazó de mujer para intentar colarse en una fiesta reservada a féminas y seducir a la esposa de Julio, Pompeya, cosa que no consiguió por la resistencia de la moza. Una vez se destapó el pastel, Publio Clodio Pulcro fue absuelto por presión popular, supongo que sobre todo visto que no logró su objetivo, pero Julio César repudió a su mujer (se ve que le tenía ganas si no no se explica) y como argumento dijo la que luego sería una frase para la Historia: “"La mujer de César no sólo ha de ser honesta, sino que también ha de parecerlo".

Doc 001 El pasado domingo el PSOE de Lugo celebró la “2ª festa da cidadanía”, que venía a ser un mitin disfrazado de fiesta popular en que se presentaba a Orozco como candidato a la alcaldía de Lugo. Para animar la asistencia se especificaba que habría “orquesta, baile y magosto para tod@s” (con la @ políticamente correcta y gramaticalmente hortera). Por cierto, este año Orozco reconoció implícitamente su metedura de pata del año pasado, en que firmó la invitación como “Alcalde de Lugo” por lo que fue criticado. Al acto fueron unas 700 personas según la organización y los medios, que por una vez coincidieron. Si tenemos en cuenta que asistieron todos los cargos del PSOE en Lugo, alcaldes pedáneos, concejales, alcaldes de la provincia y demás hierbas, ciudadanos de a pie irían unos ¿250? ¿300?. Y eso que era “de gratis” el tema.

Por su parte, en las fiestas de San Froilán el PP de Lugo organizó su ya tradicional pulpada. Como no hay caseta en que quepan, fueron a la Feria de Exposiciones, donde montaron mesas para 2.000 personas. Importante detalle: la entrada costaba 25,00 € por persona, que no es moco de pavo con la que está cayendo. Hubo que poner más mesas y sillas porque hubo más gente.

La cuestión aquí, además de la habitual guerra de cifras que se podría explicar porque la pulpada era provincial y lo de Orozco local (aunque vino media provincia para llenar como fuera), es qué es más procedente en este momento: ¿gastar un buen dinero que realmente sale de nuestros impuestos en cuchipandas u organizar un acto en que cada uno paga lo suyo?. Cuando digo que el dinero sale de nuestros impuestos es porque los partidos no se financian vendiendo rifas, como todo el mundo sabe.

1738_pulpada Un acto político debería ser, en teoría, algo a lo que la gente asiste por convicción, para apoyar al partido a que pertenecen o con el que simpatizan. Incluso mucha gente irá por curiosidad si viene alguien conocido, pero es triste que por la croqueta o la castaña se mueva a nuestros vecinos. Si lo que quieres es organizar algo que llene el estómago, prefiero un enfoque más racional en que al menos unos pagan entrada, demostrando que van al acto por lo que van, no a comer de gorra. Por cierto, por si alguien no entiende la analogía aquí la mujer de César no es el partido político, sino el afiliado o simpatizante, que además de ser desinteresado, ha de parecerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.