miércoles, 14 de septiembre de 2011

El superviviente

Creo que nadie que lea este blog habitualmente me tomará por un fan del PSOE, sin embargo, tampoco les tengo una especial manía como formación política. De tenérsela a alguien sería al BNG porque estoy bastante más en desacuerdo con sus principios que con los del socialismo, que, si bien los considero coherentes, me parece que pecan de los mismos errores que el comunismo: no son válidos para funcionar en el mundo real. Entiendo también que el PSOE ha hecho grandes cosas por España en la época de Felipe González y que trajo a este país leyes necesarias y avances sociales fundamentales.

Sí le tengo un poco más de inquina a algunos gobernantes socialistas, no por sus siglas, sino por su forma de actuar. No me gusta la forma de hacer las cosas de Orozco, por poner un ejemplo cercano, y mucho menos la de Zapatero. Los dos presentan perfiles muy parecidos: un discurso grandilocuente totalmente diferente de su forma de actuar, preocupados más por su partido o sus puestos que por sus responsabilidades públicas.

zapatero rubalcaba¿Dónde situamos a Rubalcaba? ¿Entre la vieja guardia de González, que a pesar de sus errores y de algún que otro mangante y golfo de por medio, puede ser considerada como poseedora de una nobleza de intenciones de que creo que carece el actual PSOE? ¿Entre los advenedizos que han tomado el poder estos últimos ocho años? Quizás en la peor postura posible, en lo peor de los dos mundos, el del superviviente que, a costa de quien sea y lo que sea ha serpenteado para colocarse a la cabeza de un partido que ha colaborado a degradar.

rubalcaba_gonzalez

¿Qué podemos pensar de un hombre que ha sido ministro y vicepresidente del Gobierno hasta hace dos telediarios y ahora critica la actuación de ese Gobierno? ¿Cómo puede tener la cara dura de decir que “yo habría hecho las cosas de otra manera” cuando, según dice, ahora que está fuera del Gobierno puede forzar a Zapatero a hacer cosas que no quiere como lo del impuesto del patrimonio? ¿Es que tiene más influencia como candidato que como vicepresidente? ¿Alguien se cree eso?

Estamos en campaña, en el momento del sálvese quien pueda y mientras vemos a muchos ministros y grandes nombres del PSOE salir corriendo para intentar no darse el previsible batacazo que presuntamente se van a dar, el que queda al frente parece dispuesto a decir lo que sea con tal de arañar algún voto, a costa de devorar a los líderes que hasta ayer eran dioses.

Desconfiemos de todo, como siempre les digo, pero hay más motivos para desconfiar de quien sabemos que nos está tomando el pelo a la cara que de los demás. Además, hay que estar preparados para una probable jugada maestra de última hora de este Rasputín de la política española, porque ya ha demostrado que es capaz de hacer y decir cualquier cosa con tal de mantenerse en el poder. Lo que sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.