miércoles, 14 de diciembre de 2011

La “esvastiquiña”

“Heil Hitler, Galiza ceive” es el saludo de los neonazis juzgados en Vigo. En lugar de la esvástica clásica esta gente usa el trisquel celta en plan “esvastiquiña”, y tienen en común con los nazis de toda la vida su intolerancia y la convicción absoluta de que sólo lo de su tierra es válido, bueno y defendible.

Lo que me pone los pelos de punta no es sólo que haya neonazis en Galicia, sino el absoluto grado de incultura reinante en nuestro país hasta para estar pirado. Miren, que una persona se crea nazi es una patología como otra cualquiera que hay que estudiar. Es como creerse comunista y defender la defenestrada Unión Soviética, cosa que a nadie le escandaliza porque no hay películas tipo “La lista de Schindler” sobre la URSS, pero que viene a ser lo mismo porque, como dictadura, supuso atrocidades y masacres similares a las encabezadas por el propio Hitler, que ya es decir.

Pero a lo que iba. Que una persona diga que es nazi, o incluso que lo crea, puede ser una estupidez o un signo de problemas mentales, pero lo más grandioso del tema es que estos chicos no tienen ni idea de lo que supone el nacionalsocialismo. Es decir, que militan, presuntamente, en una ideología que desconocen, y esto no es como ser del Partido Socialista siendo empresario o del PP siendo nacionalista, es mucho más gordo porque no estamos hablando de una agrupación cualquiera, sino nada menos que del nazismo. Nadie se mete ahí porque tengan buena prensa, quizás al revés.

Los muchachos juzgados usan como libro de cabecera (es un decir, porque me sorprendería que hubieran pasado de la página 4) “La riqueza de las naciones” de Adam Smith. Imagino que también tendrían algún ejemplar de “Mi lucha”, escrito por el propio Hitler, pero eso no ha salido en el juicio, sólo el libro de Smith. Tiene guasa porque si hay algo opuesto, contrario e incompatible con el nazismo es precisamente el liberalismo. Si Adam Smith levantara la cabeza se hartaría a dar collejas a estos supuestos nazi-liberales por no haberse enterado de nada y por manchar su obra con “esvastiquiñas”.

Siempre nos contraponen socialismo y liberalismo, lo cual es correcto incluso con el nacional-socialismo. Por definición el socialismo sacrifica la libertad individual por un presunto bien común, y el liberalismo hace precisamente lo contrario: basa su ideología en que la libertad individual es lo más importante con el único límite de la libertad ajena. Los neonazis gallegos, entiendo yo, creen que han conseguido dar una vuelta de tuerca y, cual perseguida teoría de la unificación de la Relatividad y la teoría Cuántica, se sacan de la manga un argumentario que, según ellos, consigue unir liberalismo y nacionalsocialismo. Es imposible, no se puede ser católico y ateo al mismo tiempo.

Pero también se identifica liberalismo y conservadurismo, lo cual es una barbaridad. En la ensalada mental propia de esta incultísima España, se llama “nazi” o “fascista” a cualquiera que no esté de acuerdo con los postulados de la izquierda. Nada más lejos de la realidad, ya que de hecho los principios nazis y los soviéticos tienen bastante en común entre ellos y ambos batallan contra su mayor enemigo: el liberalismo. No puede haber un estado fascista liberal, pero precisamente todas las dictaduras son socialistas en mayor o menor medida, porque todas, sin excepción, pasan por el control del Estado de los medios de producción, base del comunismo.

Estos chicos han montado un pisto ideológico, por llamarle algo, en que mezclan racismo, xenofobia, nacionalismo, gallegismo y les sale una cosa rara que viene a ser el ala más absurda del nacionalismo gallego. Eso sí, si llegan a estar en otro partido, saldría el BNG como una hiena a llamar fascista a ese partido. Ahora están calladitos.

10 comentarios:

  1. Coincido en lo básico con el contenido del artículo aunque deseo puntualizar algunas cosas. 1) Los nostálgicos del comunismo y de la URSS están por todas partes, incluso tienen cabida en algunos partidos presuntamente democráticos.2) El comunismo mató a 100 millones de personas sólo en el siglo XX. En el XXI China, Corea del Norte y Cuba, entre otros, siguen siendo ejemplo de las maravillas del dicha ideología. El Nazismo quedó enterrado en el año 45; el comunismo-socialismo todavía tiene defensores a ultranza en la actualidad. América del Sur, el sudeste asiático y gran parte de los ideólogos de la izquierda europea con la española a la cabeza siguen cantando la Internacional, apoyando la revolución y añorando a estalinistas como Largo Caballero . El comunismo , primo hermano del nacional-socialismo y del fascismo ha demostrado ser infinitamente más peligros y duradero que los 12 años de Hitler en el poder.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su interés pero por primera vez desde que tengo este blog me he visto impulsado a eliminar su "respuesta" ya que si se dan por aludidos como neonazis no tienen cabida aquí.

      Eliminar
  4. Para defenestrado tu chaval... Los comunistas defendemos a la URSS algunos el período posterior a Stalin, otros el anterior... eso es opinion de cada uno y de los conocimientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sorprende bastante la coincidencia de que presuntos neonazis y presuntos comunistas contesten la entrada de este tema con tan poca diferencia de días y tanto tiempo después de su publicación... Francamente me hace sospechar de la veracidad de los comentarios pero por lo demás son bienvenidos.
      Defender la URSS hoy en día es como defender la Ilustración, el Imperio Romano o los transatlánticos de vapor... una curiosidad histórica pero sin mayor importancia real.
      Suerte con sus molinos de viento.

      Eliminar
  5. tiras la piedra y escondes la mano ...

    ¿ Miedo a conocer la opinión de los acusados?

    ResponderEliminar
  6. Supongo que el comentario de Anónimo del 21 de mayo no deja de ser llamativo por su contradicción en sí misma. A menos que la cosa no vaya por mi (en cuyo caso está mal explicado) aquí quien esconde la mano es quien se atrinchera tras el anonimato de Internet. Yo doy la cara que es bastante más de lo que hacen los anónimos.

    ResponderEliminar
  7. "Tiras la piedra y escondes la mano"


    Te metes con los Nazis y no les dejas opinar ... No requiere un master en totalitarismo y aun te debes creer un libre pensador!


    Automáticamente eres lo que dices combatir y odiar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo anónimo:

      Insisto en lo que dije en el comentario anterior: "quien esconde la mano es quien se atrinchera tras el anonimato de Internet. Yo doy la cara que es bastante más de lo que hacen los anónimos".

      Respecto a lo segundo, creo que hay una ligera diferencia entre defender políticas racistas, por ejemplo, y admitirlas a trámite en un blog. No permitir a alguien decir barbaridades no necesariamente es una barbaridad, por lo que "automáticamente" no soy nada de eso. Por cierto, odiar es una palabra bastante más alta de la que yo usaría, como mucho "despreciar" creo que es más ajustada.

      Cuando des la cara a la hora de opinar entonces me merecerá un mínimo respeto la acusación de "esconder la mano".

      Un saludo.

      Eliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.