martes, 13 de marzo de 2012

La caja de Pandora se abre en Lugo

Hablar de Pandora en Lugo no es lo mismo que hablar de Pandora fuera de Lugo. Será porque en nuestra ciudad la Pandora no era la dueña de la famosa caja, en que supuestamente se guardaban todos los males y que ella abrió por curiosidad dejando salir las desgracias que desde aquella asolan el mundo. Para muchos lucenses Pandora era una famosa prostituta que se hizo de oro con un espectáculo no apto para menores, ni para mayores con algo de sensibilidad, en que intervenía un perro.

Orozco Sin embargo me refiero a la otra Pandora, la de la caja. Nuestro señor Alcalde está imputado por el caso Campeón, y si es cierto que la licencia a Dorribo se concedió de forma irregular se abrirá la caja de los truenos porque, como es obvio, nuestros bienqueridos gobernantes echarán la culpa a los “informes técnicos” que decían que todo estaba en regla. Los mismos “informes técnicos” que avalaron el Garañón, o la chorrada energética del Ceao, o tirar más de un millón de euros en dos cafeterías. Los técnicos es lo bueno que tienen, que valen lo mismo para un roto que para un descosido, y lo malo de culparlos es que abran la caja de nuestra amiga Pandora y saquen toda la porquería que se acumula dentro. Sabe Dios lo que pueden decir, o lo que saben de lo que se ha hecho en el Ayuntamiento de Lugo en los últimos años.

Es curioso lo que han tardado con la imputación, teniendo en cuenta que ha caído antes que él el otrora todopoderoso José Blanco. Para tranquilidad de la jueza que instruye el caso, el señor Orozco no es aforado, con lo que no hay que pedir permiso al Pleno del Ayuntamiento de Lugo para que vaya a declarar, que si no a ver la que liaban con los votos para justificar que se quedara en su despacho, “gestionando” licencias.

Ya saben que yo he defendido siempre y a toda costa la presunción de inocencia, y seguiré por el mismo camino. Reconozco que es tentador devolver las bofetadas gratuitas a quien tantas dio cuando estas cosas pasaban en casa ajena, pero no me parece ético. Mientras no se demuestre lo contrario, el señor Orozco es inocente y la misma sombra de la sospecha, que le perseguirá ya hasta el fin de sus días y oscurecerá para siempre su mandato, es ya demasiado perjudicial para alguien que, por ahora, no se ha demostrado que haya cometido delito alguno.

Pero este principio básico no es incompatible con la vergüenza que me dio ayer ver el telediario. Que Matías Prats esté hablando de nuestra ciudad, otra vez, con una foto de Orozco detrás e imágenes de sus últimas apariciones como flamante presidente del PSOE de Galicia (los favores hay que pagarlos, ¿verdad Pachi?) y que sea porque se abre una nueva alcantarilla en Lugo, qué quieren que les diga, a mi no me hace ninguna gracia. Para ser una ciudad donde nunca pasaba nada aquí pasa de todo.

Doy por sentado que no leerá nunca este blog, pero si lo hace le diré, señor Orozco, que mientras sea inocente, esto es, mientras no se demuestre su culpabilidad, cuente con mi apoyo por modesto que sea. Sabe que no soy precisamente el presidente de su club de fans, pero lo cortés no quita lo valiente. No me hace ninguna gracia este tema y como lucense estoy convencido de que nos hace mucho daño a todos.

Ignoro si es cierta su inocencia o su culpabilidad, porque yo no estaba allí, pero para mi esto es lo mismo que defender su inocencia. Ante la duda, hay que dudar a su favor, no en su contra, y no por cercanía ideológica ni intereses personales, sino porque creo firmemente que es lo único que se puede hacer cuando a alguien le acusan basándose en la palabra de un chorizo declarado. Lo ideal es que se aclare cuanto antes y que cada palo aguante su vela.

Mientras tanto, ánimo señor Orozco, y si es usted inocente cuente con el apoyo de los lucenses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.