miércoles, 2 de septiembre de 2015

El talante de Lara Méndez

Llevaba Orozco un año en la alcaldía, así que corría el año 2000 aproximadamente, cuando escribí una carta a El Progreso protestando por ciertos temas de Lugo, lamentablemente casi los mismos por los que podríamos protestar hoy. A los pocos días me lo encontré por la calle y para mi sorpresa me paró: “Hombre, Latorre, tenía ganas de hablar contigo. Vi la carta que te publicaron el otro día y me gustaría que vinieras a la alcaldía a charlar un rato sobre esto”.

Lo primero que me sorprendió fue que me conociera, porque no había cruzado palabra con él en mi vida. Reconozco que me hinché como un pavo porque oigan, a los veintipico años que tu alcalde quiera hablar contigo de tus opiniones sobre la ciudad siempre es algo a tener en cuenta.

Como me pareció un poco exagerado ir a pedir cita, le escribí una larga carta desarrollando el tema y fui a llevarla a Secretaría Particular. Coincidió que cuando estaba dejando la carta salió de su despacho y me vio. “Buenos días. ¿Vienes a pedir la cita de la que hablamos?”… “No, le traía una carta por no molestarle”. “Déjate de cartas, mejor hablamos con calma”. Me puso día y hora y estuvimos cerca de una hora dándole a la lengua. Maravilloso, me sentí escuchado y atendido… y no sirvió para nada porque de todo lo que me dijo no hizo nada.

Hoy ya no tengo veintipico años (ya me gustaría) y tengo algo más de experiencia, pero ayer salí de una larga reunión con la alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, con una sensación similar, con la diferencia de que creo que ahora soy más capaz que antes de distinguir el trigo de la paja. 

Lara Méndez el día de su toma de posesión.
Foto CadenaSer.com
Tuvo la gentileza de reunirse con parte de la directiva de Lugo Monumental, y estuvimos hora y pico hablando de Lugo, de nuestras preocupaciones, de todos los temas que se nos ocurrieron… y tengo que decirles que o es una actriz de primera o realmente está preocupada por hacer las cosas bien. Sí, ya sé que acaba de entrar y que al principio todos vienen con energías, pero al menos algún tema polémico como el de la ORA ya lo está afrontando, no es mal comienzo.

Otra cosa es que pueda hacer todo lo que quiere, ya que los primeros meses no tiene más remedio que lidiar con la “herencia recibida”, con el agravante de que encima no se puede quejar porque el anterior alcalde es “de los suyos”. Encima su equipo tampoco lo hizo ella sino que lo heredó, y es otra losa no contar con gente elegida por ti.
 
Lo de ayer, ¿puede que solo fueran buenas palabras? Por supuesto que sí. No soy tan inocente como para tomar como dogma de fe todo lo que me dicen, pero sí quiero dar una presunción de inocencia a quien al menos tuvo la cortesía de recibir nuestras opiniones. Quizás no valga para nada, pero ¿y si vale? ¿Y si resulta que es en serio y que está recabando puntos de vista para actuar? Personalmente yo sería lo que haría, así que vamos a esperar a ver. Ayer la alcaldesa me hizo ver que tiene talante. Espero que también tenga talento, y si hace falta echar un cable, pues aquí estamos.

Que no se me asuste nadie, que no me voy a afiliar al PSOE ni nada por el estilo, no empecemos a meter política de por medio. Escribo esto como lucense, y como tal tengo esperanza de que vendrán tiempos mejores. También la tuve cuando ganó Zapatero las elecciones, o cuando Rajoy entró en Moncloa y me decepcionaron, pero quiero dar un voto de confianza a quien ocupa el puesto que más me gustaría a mí del mundo: la alcaldía de mi ciudad.

Ayer se lo dije en privado pero hoy lo digo en público: señora Méndez, cuente conmigo para lo que sea en favor de Lugo. Creo que cuando alguien nuevo llega a una alcaldía hay que intentar ayudar y no ponerse a enfangar desde el minuto cero, y si entre todos hacemos un esfuerzo y somos constructivos imaginen el Lugo que podríamos tener.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.