miércoles, 14 de octubre de 2015

De escaleras y recorridos verdes en Lugo

Hace ya 12 largos años recuerdo que se denunció la entrada al parque Marcos Cela a través de un peligroso acceso que está en la Volta da Viña. Lo han vallado. Eso es lo que se viene en llamar rapidez de reflejos.

El acceso en cuestión
La entrada en cuestión, que seguro que todos ustedes conocen, es la que está justo en la pronunciada curva que está antes del puente que cruza la nacional VI, frente al Balneario y pasado el mirado de la Volta da Viña. Unas escaleritas bastante infames y una entrada peligrosa como ella sola que no sabes cómo se les ocurrió ponerla allí en origen.

No es sencillo el tema, porque aunque no es ninguna tontería, es la única entrada que hay por ahí abajo, así que si ustedes quieren bajar al fluvial desde Aceña de Olga les acaban de cerrar el mejor acceso que hay. La otra opción es hacer una pasarela elevada por encima de la calzada o pintar un paso de peatones, de esos que se respetan más bien poquito a menos que se ponga elevado, que no sería descabellado en ese lugar, ya que así obligas a reducir la velocidad antes de una incorporación desde la nacional VI.

La falta de visión de ciudad de nuestros gobernantes hace que no se planteen la urbe en su conjunto. Bien es cierto que Lara Méndez parece que está tomando medidas que durante años su antecesor ignoró, ya fuera por desidia o por desinterés, y quizás cuando termine de apagar los incendios que le dejó encendidos el anterior gobierno se pueda poner con temas de interés como hacer su propia política. A ver si le llegan los cuatro años para lo primero.

Una de las cuestiones que se deberían abordar es la de los recorridos peatonales en la ciudad. La idea básica es diseñar pasos seguros para cruzar Lugo de punta a punta sin que te atropellen, a poder ser. Esto es de una extrema utilidad si algún día queremos apostar por el peatón en serio o para que los niños vayan al colegio tranquilamente. Sí, a mí también me ha dado la risa pensando en que los niños pueden ir solos al cole como hacíamos nosotros de pequeños, y no con sus papás-taxistas.

La unión de las zonas verdes de Lugo a través de pasos peatonales también se enmarca en este diseño. Poder ir desde el Parque de la Milagros (Frigsa, para entendernos) hasta el del Rato sin que te lamine un camión en Duquesa de Lugo es una opción digna de consideración. De ahí pasar al Paseo del Miño, y enlazar desde éste con el Parque de Rosalía sería lo deseable, con la intención de ir creando un gran cinturón verde que te permita estar un par de horas andando sin pisar asfalto ni tener que irte a Ombreiro.
Accidente justo frente a las escaleras. Nada raro.

Lo de cerrar con una valla parte de ese recorrido es un error, o una solución cortoplacista, ya veremos. Si es con la idea de hacer algo más, ya sea la pasarela que decíamos o un nuevo acceso por otro lado, estoy de acuerdo. Si es cerrar por cerrar esa valla tendrá el mismo futuro que las anteriores: los usuarios acabarán cargándosela para poder seguir jugándose el tipo alegremente, que así se ahorran dar un rodeo y como mucho les puede matar un coche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.