jueves, 21 de abril de 2016

Tonterías las justas - de Ana Argiz

Buenos días, queridos lectores:

Ayer tuve una reunión en Santiago y por eso no publiqué, y hoy si me permiten voy a copiar y pegar una entrada de mi amiga Ana Argiz a modo de artículo. El tema va sobre las protestas de la CUP sobre la "mesntruación capitalista" y la tortura de los tampones por lo visto.

Me ha parecido tan redonda la contestación de Ana que no la adapto, la pongo tal cual. Ahí va:
 
"Volvemos hoy con las de la CUP y la copa menstrual y las esponjas. Propusieron en Manresa que se informara de ellas en los centros educativos, pues las compresas y tampones eran "menstruación capitalista", bueno, sus chorradas de siempre...
Cada día más convencida de que la estupidez se contagia o es un gen que en algunos se activa al menor estímulo, hoy leo, en el periódico local, el artículo de una "iluminada", dirigiéndose a los "señores", ojo al dato, a los "señores", y poniéndolos a caldo por meterse con las de la CUP.
Claro está que, si se dirige a las "señoras", nos reímos a su puta cara...

Bien, dado que tanto las de la CUP como nuestra "ilustre periodista" parecen ser ginecólogas frustradas, les voy a decir unas cuantas cosas debidamente documentadas para sacarlas de su atrevida ignorancia...

Partiendo de la base de que cada una puede meterse en su c... lo que le dé la gana, antes de hacerlo, ahí va una poquita información.
La copa, no deben ponerla mujeres que no hayan tenido relaciones sexuales pues afecta al hímen (y os recuerdo que era para centros educativos). Además, puede producir infecciónes o heridas internas en su colocación y retirada, pues es un objeto extraño, y eso si te la das colocado...además de tener que meter los dedos hasta las entretelas....Muchas veces, la retirada, puede parecer la Matanza de Texas. Así que vamos, ideal para quitártela en un baño fuera de casa...

La esponja.... ya las usaban las egipcias hace miles de años...Más peligro de infecciones por microorganismos que la copa, pues son porosas, y no te garantizan que vayas pringando cuando se empapan. Además, su limpieza debe de ser con algún producto, luego te la vuelves a colocar y los restos de ese producto, vinagre o lo que sea, quedan en contacto con las mucosas. ¿Qué por qué se todo ésto? pues por que me informo por mis dos hijas, y por que siempre he ido a un buen ginecólogo, si, de los privados, por que soy una asquerosa capitalista....
Así que, lo dicho antes, cada una que se meta lo que le dé la gana, pero tomarnos por tontas, ni de coña bonitas...
¿Qué será lo próximo, quemar las depiladoras, la campaña contra los deshodorantes?. Si queréis ir oliendo a nécora, es vuestro problema pero, no nos toquéis las narices a las que nos gusta el olor a flores silvestres..
"
 
Gracias Ana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.