miércoles, 7 de marzo de 2018

Santa Eulalia de Bóveda, el tesoro desconocido

Santa Eulalia de Bóveda. Espectacular, impresionante... desconocida
Siempre se dice que Lugo es la gran desconocida y que no explotamos nuestros recursos convenientemente. Esta afirmación no solo es completamente cierta sino que es más grave aún, ni siquiera los propios vecinos de la ciudad conocemos los tesoros que encierra nuestra tierra.

El pasado viernes fui a una visita que organizó la Diputación Provincial a Santa Eulalia de Bóveda. Tras varias intentonas durante años para poder ir a ver ese lugar, que siempre me encontraba cerrado (“tienen la llave en una casa de allí cerca” era el curioso sistema de visitas) por fin pude entrar en el supuesto templo. Lo de supuesto es porque no se sabe exactamente si era eso o un mausoleo… entre otras teorías.

Las aves son el tema central de los frescos
La visita fue demasiado específica, en mi modesta opinión, ya que se habló únicamente sobre las pinturas, sobre las aves que recogen y esas cosas, pero no se mencionó ni la función del espacio, ni el motivo de que haya una piscina central, ni muchas otras cuestiones que quedaron en el tintero. Quien nos lo enseñó fue una persona* (lo siento, no me quedé con el nombre) que hizo su tesis doctoral sobre las pinturas y solo habló de ellas, con gran conocimiento sí, pero como visita la vi algo coja. Pero bueno, menos es nada.

Decir que es impresionante es quedarse muy corto. Tras visitar las catacumbas romanas y otros restos arqueológicos que atraen a millones de personas en la capital del imperio, hay que decir que lo único en que superan a lo de Lugo es en tamaño, porque en calidad de los frescos les ganamos por goleada. Las pinturas de aves en Santa Eulalia parece que se hayan hecho hace dos meses en lugar de más de mil setecientos años.

Observen la fuerza de los colores y su viveza. Tienen 17 siglos.

Es inconcebible que con ese tesoro a 14 kilómetros de la ciudad no haya visitas guiadas, excursiones y horarios estables para poder enseñarlo a quienes vienen, y a quienes estamos porque insisto que un porcentaje altísimo de lucenses sabe que está ahí por referencias pero nada más. La desidia es terrible.

Por si eso fuera poco, cuando llegas te encuentras con que el interior del tesoro aqueológico no tiene iluminación, así que se ve y no se ve. Las fotos que ilustran este artículo las hice con el móvil, y se ven bien porque tuvimos la enorme suerte de que había una cámara de televisión con foco que nos iluminó en el tenebroso lugar. Las visitas habituales no tienen esa suerte.

Entiendo que las luces tradicionales pueden dañar las pinturas y que es espinoso el tema. Incluso tampoco se crean que soy muy partidario de que vayan cientos de personas a estropear el lugar, que nos conocemos, pero programas un número limitado de visitas, que se podrían realizar en grupos pequeños, iluminar el lugar con sistemas que no dañen el patrimonio (las luces LED u otras de baja intensidad que no estropeen las pinturas), y con guías que sepan de lo que hablan es algo tan básico y tan prioritario que no me cabe en la cabeza que no exista.

Para visitar Santa Eulalia el horario es de martes a sábado de 10:00 a 15:00. Para más información pueden llamar al 982 160 124, donde hay que decir que atienden las dudas con muchísima amabilidad. Algo es algo.





* Me han informado de que quien nos lo enseñó fue el Doctor en Arqueología Enrique Montenegro. ¡Gracias por el aporte!

1 comentario:

  1. Buenas Luis, puedes ampliar la informacion recibida en: http://santaeulaliaboveda.blogspot.com.es
    Saludos
    Carlos Sánchez-Montaña

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.