martes, 23 de abril de 2019

El triste destino del Quiosco de La Milagrosa

  
Hace unos días, hablándoles de la reformada Plaza de la Milagrosa, me preguntaba qué habría sido del quiosco de prensa que estaba allí ubicado y que permanecía cerrado desde hace varios años. Su importancia no radica únicamente en la parte de venta de revistas y chucherías (cosa que también contribuye a dar vida y ambiente, dicho sea de paso) sino en que era el único baño público de la zona.

Pues gracias a la colaboración de ustedes, mis apreciados lectores, he localizado el bendito quiosco y está donde no se me habría pasado por la cabeza que estuviera: tirado en Frigsa, lleno de porquería y con matojos creciendo a su alrededor como si fuera atrezzo de una película apocalíptica bastante cutre.

Es el primero de los tres quioscos que se retira, y me da la impresión de que los otros dos (que continúan abandonados a plena vista en el centro de la Plaza de España y la de Santo Domingo) seguirán sus pasos en cuanto haya una excusa para ello. Cualquier cosa menos volver a ponerlos en funcionamiento, que sería lo suyo y que fue lo que se anunció reiteradamente.

Los quioscos fueron un gran acierto de Orozco, pero una vez más se demuestra que lo importante no es hacer, sino mantener. Se instalaron en el año 2004 para ir reemplazando paulatinamente los antiguos que quedaban por la ciudad y que daban un aspecto bastante cutre. Los nuevos, que son bonitos, clásicos, trabajados, y con baños públicos incorporados, además tenían la virtud de ser una instalación solidaria porque su personal era parte de la desaparecida “Red Gallega de Kioscos”, una entidad dependiente de COGAMI que acabó mal.

Hace más de cuatro años que el Ayuntamiento aseguraba "buscar una solución". Se ve que no la encuentran...

La gestión no fue muy afortunada y el negocio se fue al traste con problemas de indemnizaciones y deudas… pero el problema no fue solo para la empresa y los trabajadores, sino también para toda la ciudadanía, ya que quedaron ahí los restos inutilizados de lo que pudo ser y no fue.

En una ciudad mínimamente normal habrían reciclado esos kioscos y se podría poner desde una oficina de turismo hasta un puesto de venta de la ONCE, además de la posibilidad evidente de recuperar su función. Cualquier opción es preferible a la actual… o a la suerte que ha seguido el quiosco de la Milagrosa.

Todavía tiene dentro material escolar, incluso una vieja impresora y restos de lo que tuvo en venta. Da auténtica pena, porque no creo que tarde mucho en ser víctima del vandalismo.

Ni siquiera se ha retirado el contenido. A ver lo que dura.

Anunciaba el Ayuntamiento que con la nueva reforma “se dará solución a los distintos elementos de mobiliario de la plaza, como el quiosco, juegos y bancos”… pues ha sido una “solución final” la que han tenido tanto el quiosco como los juegos infantiles: su desaparición.

He intentando buscar el dato de cuánto costaron estos quioscos pero la web municipal es reacia a dar información de costes, y más de algo con “tanta” antigüedad, pero dudo que fueran baratos por su factura y por sus materiales. Si me entero se lo haré saber.





2 comentarios:

  1. Que triste ,si Lino y Milagros vivieran se moririan de la pena,con lo mucho que trabajaron en el de la Milagrosa .

    ResponderEliminar
  2. Y digo yo... ¿no podrían haberse reconvertido en puntos de información turística? Tendrían utilidad y los aseos podrían estar operativos. Claro, que todo depende de la capacidad legal y económica del Concello para contratar personal o subcontratar el servicio en cuestión.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.