jueves, 25 de junio de 2020

Este año NO vengas al Arde Lucus (¡¡pero el próximo no faltes!!)


Este año mejor dejar las togas quietas.

NOTA IMPORTANTE: Este artículo, como es habitual, es MI opinión. No es en representación de nadie ni en nombre de nadie. Que yo esté en una asociación de Arde Lucus como es el Senado, o que presida otra del casco histórico como Lugo Monumental no quiere decir que mis opiniones sean las de esas entidades o sus asociados. Que cada palo aguante su vela. Para que conste a los efectos oportunos.


No me gustan las películas de terror. Lo de sentarse delante de la tele para pasar malos ratos no va conmigo, pero quieras que no todos hemos visto alguna con mayor o menor cantidad de vísceras y monstruos asesinos. En todos estos largometrajes hay un momento común en que piensas: “pero vamos a ver, si sabes que hay un bicho ahí fuera que se está comiendo a todos los compañeros del hotel/refugio/fraternidad/casa/barco…, ¿para qué coño sales? ¿Eres idiota o qué? ¿Se puede saber qué haces bajando al sótano donde oyes ruidos extraños? ¿Cómo se te ocurre dar la espalda al asesino con un cuchillo que gotea sangre?”… pues en ese momento estamos todos ahora, pero en el mundo real, que no permite rebobinar ni cambiar de canal.

Desde hoy y hasta el domingo se celebra un Arde Lucus atípico, que nos dijeron que sería virtual pero que, paradójicamente, pretende contar con desfiles y actos presenciales en los que mucha gente saldrá a donde el bicho se come a la gente, bajará al sótano o dará la espalda al asesino. Está visto que somos más idiotas de lo que parecíamos, que ya es decir.

El llamamiento que el Ayuntamiento ha hecho en redes sociales a la “responsabilidad individual” parece una broma de mal gusto, no porque no tengan razón, que la tienen y la protección de cada cual comienza por sus propias acciones, sino porque escurren el bulto de cualquier responsabilidad propia. No se mencionan campañas de vigilancia, sanciones ni rabo de gaita, se cifra todo a un vosotros veréis, insensatos, y mientras tanto planifican llenar las calles de gente desfilando para mayor gloria de la pandemia. Con un par. Esperemos que la subdelegada del Gobierno tenga más "sentidiño" y no autorice la barbaridad. 

Es evidente que a quince días de unas elecciones autonómicas queda feo multar a los votantes. Como en cada campaña electoral, el Ayuntamiento se viste más aún de rojo y hace propaganda día sí día también (aunque es cierto que casa vez es más difícil diferenciar eso de las habituales soflamas, que se lanzan en vez de trabajar en lo suyo), diciendo lo malvado que es Feijoo, que se ve que desayuna niños a la plancha y se reúne en secreto con Satanás para acabar con la ciudad, y la web municipal deja a un lado cualquier disimulo o intento de objetividad. Queda mucho más bonito salir anunciando subvenciones, ayudas y demás cosas “positivas” (aunque después se retrasen o no sean lo anunciado) y no vamos a estropear el efecto multando a los energúmenos que se reúnen por cientos en manada obviando cualquier tipo de precaución.

Desde Lugo Monumental, la asociación que tengo el honor de presidir hemos hecho un llamamiento a los locales para decorar sus establecimientos y para que se vistan de época, con un guiño a la fiesta. También insistimos reiteradamente en que eso no es excusa para abandonar las precauciones, las mascarillas, las distancias y los geles… Pues aun así, a pesar de todas esas prevenciones y avisos no saben lo que me arrepiento de haber mandado esa circular, porque me temo que mucha gente se va a tomar esto como una tarifa plana de irresponsabilidad y van a ver lo que quieren ver.

Estamos subestimando al virus, lo que es un sarcasmo con decenas de miles de muertos. Probablemente se les ha ido la mano con los arcoíris, los aplausos y el buenrollismo institucional y han dado la falsa imagen de que “ha sido grave, pero bueno, no ha sido para tanto”. Las imágenes positivas han superado con mucho a los ataúdes y las unidades de UCI con gente boca abajo y entubada durante semanas, que es de lo que hablamos aquí, y lo que no vemos no lo interiorizamos, si no hay miedo no hay precaución, es la naturaleza humana.

Quizás haga falta una campaña dura, al estilo de aquellas de tráfico que escandalizaban a mucha gente pero que sirvieron para que algunos se dieran cuenta de lo que hablamos. Pero eso no vende, en esta sociedad de mierda que estamos creando no se puede permitir que la realidad estropee una bonita fábula, la del “saldremos mejores” y “juntos lo superaremos”, todo ello adornado con algodones de azúcar y pastelitos de chocolate. Pues no, precisamente lo superaremos manteniendo las distancias, así que por increíble que parezca que yo les diga esto: ESTE AÑO NO VENGAN AL ARDE LUCUS. Si ven masas huyan en dirección contraria, sean prudentes, cuídense, protéjanse y protejan a los suyos.

A lo mejor necestiamos más imágenes como éstas para concienciar.

1 comentario:

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.