miércoles, 6 de abril de 2011

Carta abierta al BNG de Lugo

Estimados señores del BNG:

Veo que en La Voz de Galicia de hoy se dignan ustedes a contestar a la noticia aparecida en el mismo diario, en su edición del lunes, acerca de mis comentarios sobre la desastrosa organización del catamarán anclado en el Río Miño a su paso por la ciudad de Lugo. Antes de nada, quisiera agradecerles sus desvelos por aclarar las cosas, pero para otra vez estaría bien que contestaran a lo que se critica y no a lo que ustedes creen que se critica.

bng Por lo que veo en la noticia de hoy, están muy afanados en explicar que ustedes pagaron el viaje y que lo reservaron en el teléfono habilitado al efecto. Dejando a un lado que esto último no se lo cree nadie, la cuestión no es si pagaron el viaje o no, que nadie les ha acusado de ir “de gratis”, sino porqué ustedes pudieron hacer el viaje en el horario previsto y tanto yo como mis invitados tuvimos que quedarnos en tierra porque el domingo no hubo catamarán para el público en ninguno de sus horarios oficiales. Contesten a eso y no a caralladas que nadie ha planteado.

Liquidan el tema de si hubo o no catamarán el domingo con una frase. Según La Voz, dicen que mis críticas parten “del interés por descalificar la gestión de instituciones no dirigidas por el PP”. Pues mire, andan equivocados. Me imagino que tienen ustedes puesto el chip de campaña y no les cabe en la cabeza que otra persona, y más si está vinculado al “enemigo” se indigne como ciudadano y no como interesado en la política. Entiendo que les valdrá poco a ustedes, pero en lo que les valga les doy mi palabra de que mi cabreo fue como usuario, no como contrincante político, que también, para qué nos vamos a engañar.

No entiendo que para las pocas cosas que tenemos en Lugo que ofrecer un domingo una de las más bonitas (fíjense que les alabo el tema, que lo cortés no quita lo valiente) esté anclada y reservada para unos grupos “del restaurante” fuera de los horarios que ustedes anuncian. No he investigado más el tema, pero ¿si rascamos un poco veríamos que esos grupos eran de su famoso “kilómetro 0”? No lo afirmo pero lo sospecho, porque ya sabemos todos la de pasta que se dejan comprando votos por bocadillos, como en los tiempos más oscuros del caciquismo.

Volviendo al catamarán, que es de lo que hablamos, revisen ustedes la entrada del blog o el artículo de la voz y verán que nadie les ha acusado de no pagar sus billetes, sino de usar un servicio público en las condiciones anunciadas, lo que, en vista de la desastrosa gestión que los demás sufrimos, es un privilegio de primer orden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.