martes, 24 de abril de 2012

Baile de cifras turísticas en Lugo

Decir “te lo dije, te lo dije” es el consuelo que queda cuando uno asiste impotente a un ejercicio de demagogia de los más absurdos. Volvemos a hablar de turismo en nuestro querido Lugo, donde tal y como nos lo cuentan desde el ayuntamiento tenemos que empezar a pensar en esta industria como el futuro que nos va a solucionar la vida a todos, como si esto fuera Tenerife.

Ayer hubo pleno municipal y se trató el tema de los cuartos. Como ya dije alguna vez me pierdo mucho con las grandes cifras de la economía, y como no sé muy bien porqué es compatible tener deudas por valor de casi 40 millones de euros y anunciar un superávit de cinco millones. También es chocante que el señor Orozco se quedara corto en todas las previsiones de ingresos (impuesto por vehículos, ingresos por actividades económicas…) salvo en una, la de las multas de tráfico. Ahí, llamativamente, pasamos de presupuestar 865.000 euros a recaudar (si no están sentados háganlo) 1,8 millones de euros. Un milloncejo más de euros en multas que nos da para pagar la cafetería del parque. ¡Alegría alegría!

billetes Pero les decía que iba a hablar de turismo. Habían presupuestado recaudar de entradas a los museos la friolera de 40.000 euros, que aunque no es mucho en el mar de números de los presupuestos municipales a mi, particularmente, me llamó la atención porque ya saben que este tema lo sigo de cerca. Han recaudado 9.108 euros. Ya podemos anunciar el fin de la crisis con ese dineral e irnos todos de vacaciones a Cancún por gentileza del Ayuntamiento de Lugo. Pero no voy a hacer la crítica por ahí, aunque evidentemente no sé si merece la pena todo el rollo de cobrar entrada y cabrear a los turistas por esos 9.108 euros que este gobierno se gasta en piruletas. Voy a hablar de cifras, pero de personas, en comparación con otras que nos han ido dando durante años.

En el año 2009 nos hablaban, ya metidos en la crisis, de crear una empresa de turismo para Lugo. En los presupuestos de dicha empresa se incluían los cálculos de visitantes a los museos, ya con entrada, y su recaudación. Hablaban de 50.000 visitantes para nuestra ciudad al año que dejarían casi 20.000 euros en entradas (asumiendo que no todos iban a entrar a los museos, no sé porqué, y lejos de los 40.000 euros presupuestados en el 2011). Las cifras oficiales nos dicen que en el 2011 hubo en Lugo 36.379 visitantes, es decir, casi 14.000 menos de los que preveían en 2009, con lo que no sé cómo tienen la osadía de hablar de las “exitosas” campañas.

Pero ¿por qué tenemos que creernos ese número de 36.379 visitantes?, personalmente pongo muy en duda de dónde sacan los datos, porque eso de que sólo cuenten a los viajeros que van a la oficina de turismo (donde se pueden compensar ampliamente los que no van con los que se inventan) es un criterio bastante poco serio. ¿Por qué no toman como referencia, por ejemplo, las pernoctaciones en hoteles y hostales, los transportes públicos, la estancia en parkings, la afluencia a restaurantes…? Ya sé que cualquiera de esos criterios no es fiable, pero en conjunto sí podrían darnos una idea aproximada de la realidad, mucho más que una cifra arbitraria que nos aseguran que proviene de datos reales.

GUERRA DE CIFRAS Vamos a asumir por un momento que sea cierto que han venido 36.379 visitantes a Lugo en el 2011. ¿No les parece deprimente que sólo 1.300 de esos más de 36.000 viajeros hayan entrado en nuestros puñeteros museos? Estoy siendo generoso, y divido la recaudación de los museos entre los 7 euros que cuesta la entrada combinada (si dividiera por la entrada individual saldría peor aún), y es de donde saco esa cifra. Ahí no hay trampa ni cartón, principalmente porque si exageran el número de visitantes hay que poner pasta en la caja y claro, ahí duele. Es decir, que poco más del 3,5% de nuestros visitantes “reconocidos” entran en los museos de pago. Eso debería hacernos reflexionar mucho sobre el éxito de estos museos.

Tal vez sea un tema menor, y desde el punto de vista del presupuesto municipal claro que lo es, pero quizás para Lugo no tenga tan poca importancia. Aunque no creo que podamos vivir del turismo (igual que decía ayer que el campo no puede vivir del turismo rural), sí podría ser una importante fuente de riqueza para nuestra ciudad. Gastar dinero a espuertas en campañas ridículas o iniciativas bobas como las visitas guiadas al cementerio no va a ayudar. Meternos a estafar a los turistas en las salitas de Ayuntamiento, menos aún.

La originalidad es muy bonita, pero hay que tener cuidado con ella. Si uno se plantea gastarse una burrada de millones en un museo en la ciudad de Lugo, la gran pregunta es si tiene sentido plantarlo en la antigua Frigsa, y qué demonios van a meter dentro. Los turistas ya no son los bobos de antes a los que se podían cobrar 5.000 pesetas por una tortilla de patatas mal hecha. Ahora se informan previamente, entran en foros, miran en guías virtuales y consultan. Ya no vale lo de poner un nombre bonito y tirar para adelante.

La mayor inversión de esta ciudad en turismo de la última década es el Museo Interactivo de Historia de Lugo. Con lo que ha costado podríamos hacer muchas, muchísimas cosas que nos iban a traer más gente a la ciudad. Lo malo es que, si somos proporcionales a las salitas que ya tenemos, la entrada al MIHL de las narices costará unos 200 euros, supongo, al menos si se paga por metro cuadrado de zona visitable.

Iremos viendo, pero esto no va bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.