viernes, 10 de enero de 2014

En tiempo de prodigios

Lo bueno de los libros es que no suelen tener fecha de caducidad, y que los hay para todos los gustos. Siempre me sorprende cuando hablas con alguien y le cuentas que no sabes qué regalar a una persona a la que conoces poco y te dice “cualquier cosa… un libro…”. ¡Un libro! ¡A alguien que conoces poco! Y a mí que me parece uno de los regalos más difíciles que hay, de los más personales.

En la noche de reyes Sus Majestades tuvieron el detalle de traer a mi madre, a petición mía, el libro de Marta Rivera de la Cruz “En tiempo de prodigios” (Planeta, 2006). Fue, como seguro que saben, finalista del Premio Planeta 2006. Han pasado ocho años y sigue igual de bueno que en su primera edición.

Es un libro difícil de clasificar. Aunque a primera vista es una novela, en realidad supone mucho más si lo lees en el momento adecuado. He de reconocer que me esperaba otra cosa, porque los Planeta y yo nunca hemos hecho buenas migas desde los tiempos de Vallejo-Nágera (el padre, el psiquiatra, no el hijo que sale en Sálvame), que ese sí me gustaba mucho, pero gracias a Marta me he reconciliado con ese premio.

Marta Rivera. Foto de El Mundo
Como les decía, parece una novela, pero a mí me resultó más un tratamiento de autoayuda de esos que están tan de moda. No les quiero destripar el tema, pero hay dos historias entremezcladas: una sobre nazis en España y otra sobre la superación de la muerte de un ser querido. Aunque la disculpa narrativa de la novela entiendo que es la primera, me pareció mucho más relevante, más profunda y más conmovedora la segunda.

En resumen, un libro muy recomendable. Yo lo leí por ser su autora de Lugo y de una familia amiga, pero francamente merece ser leído por sí mismo, sin andar buscando referencias a nuestra ciudad que son anecdóticas y que, si bien reconozco que hace “ilu”, son un mero marco ocasional para una narración digna de figurar en cualquier biblioteca.

Me parece que voy a ir comprando las demás novelas de Marta y ya les iré contando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.