jueves, 5 de junio de 2014

Incorrecciones, preguntas y respuestas sobre la Corona



No hago más que ponerme del hígado leyendo y escuchando una serie de tonterías muy gordas sobre la sucesión de la Corona y temas relacionados. Nuestros supuestos periodistas patrios, que dicen las mayores barbaridades sin despeinarse, deberían tomar unas clases de Derecho Constitucional antes de abrir la boca.

Personalmente no me considero un experto en la materia, aunque me gusta y no se me daba nada mal cuando estudiaba (eran de mis pocos sobresalientes), pero aun así me gustaría hacerles una serie de apuntes culturales que, aunque entiendo que son hilar muy fino, creo que han de quedar claros, por aquello de que esto también es un poco un servicio público. Obviamente lo siguiente es mi visión del derecho constitucional sobre la Corona, pero creo que está bastante bien apuntalado. 

  • Constitución y Carta Magna: A pesar de que en la tele y la prensa lo escuchamos indistintamente, no es lo mismo una Constitución que una Carta Magna. La primera surge de la soberanía popular, reconociendo al Pueblo, a la ciudadanía, como origen del poder y de toda autoridad. La Carta Magna, sin embargo, es una carta otorgada, una especie de “concesión” que el Rey, designado supuestamente por Dios, hace al populacho. Aunque puede parecer lo mismo no lo es ni de lejos. En España tenemos Constitución, como debe ser, y por eso me resisto a usar el sinónimo “Carta Magna”.
  • Coronación y proclamación: En España no se “corona” a los reyes, se los proclama. La coronación, habitualmente, suele ser una ceremonia religiosa en que una figura clave de una confesión (ya sea la Iglesia Católica u otra cualquiera) pone la corona en la cabeza del nuevo rey simbolizando la designación divina. La proclamación ante las Cortes Generales, que es lo que hay en este país, es un acto civil en que el nuevo monarca rinde pleitesía al Pueblo a través de sus representantes, haciendo un juramento de fidelidad a la Constitución y las leyes, es decir, a los mandatos de Congreso y Senado.
  • La corona, como tal, no existe: España, a diferencia de Inglaterra u otros países, no tiene una "corona real oficial". Se utiliza una que se cree que ordenó hacer Carlos III, además de una cruz de plata (habrá que ver si ésta se vuelve a usar) pero es un adorno que está al pie del Rey en la proclamación, no en su cabeza. No hay una corona real española físicamente, sino que sólo existe una representación gráfica simbólica que no se corresponde con ninguna pieza física.
  • Seguimos teniendo Rey. Hasta que se publique la ley orgánica por la que se reconoce la abdicación de Juan Carlos I, éste sigue siendo Rey de España legalmente. Los actos del Rey no tienen validez si no están refrendados, y hasta que entre en vigor la norma que respalda su abdicación ésta no tiene efecto alguno. De hecho el propio Juan Carlos I firmará la Ley Orgánica de su abdicación, ya que en España las leyes tienen que ser sancionadas (firmadas) por el Rey para que puedan ser publicadas.
  • La Reina Letizia: Letizia Ortiz no será “reina consorte”, sino Reina de España a secas, igual que lo es Sofía a día de hoy. Los títulos nobiliarios en España son compartidos por las mujeres, aunque no por los hombres. La Constitución habla de “la reina consorte o el consorte de la reina” para diferenciar la línea hereditaria, pero nada más. Es decir, que Letizia compartirá el título de Rey de su marido pero el hipotético marido de su hija mayor, si ésta llega a reinar, no será Rey de España, sino consorte de la reina. Normalmente se le suele dar un título como ocurre en Inglaterra con el Duque de Edimburgo (el desconocido marido de Isabel II).
  • Dudas sobre los procedimientos: No hay un Estatuto de la Corona, pero la Constitución dice que cualquier “duda” será resuelta por Ley Orgánica, con lo que tampoco pasa nada. Obviamente sería bueno redactar unas normas que digan qué pasará con un Rey una vez que ha abdicado, o qué sucedería si los próximos reyes tienen un niño (aunque esto debería ser cuestión de reforma constitucional, ya que según ésta le arrebataría la sucesión a su hermana mayor, como ocurrió con Felipe y Elena), quiénes son miembros de la Familia Real y con qué derechos y obligaciones, cómo funciona el presupuesto y qué explicaciones han de dar... Hay mucho por escribir.
  • Referéndum o no referéndum: Hace un par de días escribí que el referéndum es una tontería. Me expresé mal. Lo que quería decir es que es una estupidez pretender que el referéndum sea la forma de pasar de Monarquía a República. Ahora bien, tampoco es que sea ilegal consultar al Pueblo lo que opina. Personalmente creo que hay temas de más enjundia sobre los que preguntar, y que el dineral que nos costaría una consulta como esa estaría mejor gastado en otras cosas, pero tampoco es que sea ilegal como se está insinuando o anticonstitucional. Poder se puede hacer, pero no tiene vinculación y no supondría reformar la Constitución, que tiene unos cauces para ello muy concretos. 
Estas son las principales cuestiones de las que he escuchado mucha tontería. Si queda alguna pendiente y alguien tiene curiosidad, quedo a su disposición.

2 comentarios:

  1. Se especula que el mantenimiento del Rey y su séquito tiene un elevado coste, pero es uno. ¿Qué costé tiene el mantenimiento de un Presidente de la República y todos los exPresidentes? Es difícil cuantificar que sale más económico, pero no creo que sea un argumento válido simplemente la parte económica, y parece que muchos medios se basan sólo en eso!

    ResponderEliminar
  2. ¿Y qué costé tendría pasar de Monarquía a República? Cambiar banderas, fotos, documentos, monedas, Constitución, etc, etc. Aunque las monedas ya esta claro que cambian si o si!

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.