lunes, 29 de junio de 2015

España no es Grecia (ni falta que hace)

La política internacional es compleja, eso es evidente. Pero también hay cosas de puro sentido común y una de ellas es que si debes un montón de miles de millones de euros a una sociedad a la que perteneces tu postura para marcarte faroles queda bastante debilitada.

Obviamente hablo de la situación de Grecia y el abismo al que se aboca y al que nos puede arrastrar a todos, ya que en este mundo global y siendo vecinos de la Unión Europea y del Euro es bastante probable que nos hagan la puñeta a los demás, y no solo a los pobres griegos que bastante tendrán con el “corralito” que comienza hoy y que les impedirá sacar su propio dinero de los bancos.

Pablo Iglesias debería estar preocupado, porque él mismo decía aquello de que en Grecia comienza el cambio, poniendo a ese país como ejemplo de lo que se debe de hacer. Pues si esto es a lo que nos quieren llevar estamos aviados, aunque si les soy sincero no quiero ser alarmista porque dudo mucho que siguieran ese camino. Han visto lo que pasa cuando te intentas poner farruco con los que firman los talones y dudo mucho que aquí se llegara a hacer algo así una vez cerradas las urnas. Una cosa es predicar y otra dar trigo.

La cuestión es, ¿nos arriesgaremos? ¿Será este país tan osado como para dar sus votos a un partido que ha presumido no solo de amistad sino de colegueo ideológico con quienes están rematando a un país que ya estaba bastante dolorido? Vayan ustedes a saber, porque el cabreo sigue siendo notable y al final puede pasar cualquier cosa.

España no es Grecia, nos dice ahora Pablo Iglesias, y lo que pase en el país heleno no tiene por qué ser extrapolable a nuestra tierra. Entonces no se entiende por qué ponían de ejemplo aquellas latitudes con sus famosas “soluciones alternativas a la tijera”. Pues qué quieren que les diga, aquí la tijera está funcionando razonablemente bien.

Soy el primer crítico con el Gobierno, y me cuesta mucho trabajo tragar el sapo, no de lo que han hecho, sino de lo que han dejado de hacer. Rajoy tuvo en sus manos más poder que nadie de Felipe II para aquí, y en lugar de acometer reformas importantes como la de la Ley Electoral para impedir repartos de tartas postelectorales, la de la legislación sobre administraciones públicas que nos evite las duplicidades, triplicidades y nosecuantaplicidades que vemos día a día y que suponen un despilfarro inasumible, la de organismos anacrónicos por su funcionamiento como Senado o Diputaciones (que podrían tener funciones muy sanas para este país y sin tocar la Constitución)… pero se ha quedado sentado cifrando todo al éxito de las medidas económicas. Pero es que están funcionando.

Ya es hora de empezar a respirar un poco más alto, sin miedo a que te oigan y te roben la cartera: sí, parece que España empieza a levantar cabeza y que las cifras comienzan a ser reales y esperanzadoras. Falta mucho camino por andar, pero les puedo decir que en el puesto donde trabajo, que tiene mucho que ver con el movimiento de la economía, se nota muchísimo que esto empieza a recuperar ritmo. Si a estas alturas de año se tramitaban en 2014 240 expedientes de un tema relacionado con el ritmo económico, ahora vamos casi por el número 466, y son cifras reales.

Me marché del PP decepcionado por el inmovilismo de un Gobierno que lo dejó todo para ocuparse de la economía, porque pensé y sigo pensando que podrían haber aprovechado el mandato absoluto que les dio este país para hacer reformas de mayor calado. Pero eso no quiere decir que no les reconozca el mérito de que las cosas vayan pasando del rojo al verde.

Cogieron un país al borde del rescate, que todo el mundo daba por sentado, y ahora resulta que somos poco menos que la locomotora de Europe en el tema del crecimiento económico, que por poco que uno sepa de estas cosas, sabe que es el indicador para la creación de empleo.

Y si no están muy de acuerdo, cosa que puedo comprender si llevan en el paro desde la época de Zapatero, miren nuestra situación y la de Grecia. Y luego me dicen.

1 comentario:

  1. PERO PODRÍA SERLO.
    Reforma de la administración pública nada, las diputaciones -siempre tan de moda- constituyen una institución del siglo XIX totalmente anácrónica que el partido de turno pretende eliminar cuando ha sido desalojado de ellas. Ayuntamientos sobran la mitad.
    Y ahora vamos a ver la paja en el ojo ajeno, en Madrid se gastan 24 millones de euros al año para pagar asesores tanto del Ayuntamiento, Asamblea y Comunidad. El ayuntamiento tenía 254 asesores, y digo tenía porque no sé que van hacer los que entran. El de París, estos "cargos de confianza" los tiene limitados a 40 y hay 36. Sí, ya se que París no pasa de ser una aldea y Madrid es una gran metropolí.
    Sobre las cifras de la recuperación y todas las cifras en general una ración de Churchill:"hay mentiras, grandes mentiras y estadísticas". Sobre nuestros cargos electos, más Churchill: "los políticos piensan en las próximas elecciones, los estadistas en la próximas generaciones".
    Sobre Grecia, han sobrado políticos y faltado estadistas,(¿pasa lo mismo en España?) unos han expoliado el país llevándolo a esta situación y los otros no han sabido buscar una solución . Pero no olvidemos que Grecia no es una entelequia sino personas de carne y hueso, como nosotros, a los que no debemos de mirar por encima del hombro sino que merecen todo nuestro respeto y solidaridad -y no hablo de los políticos-. Nada de lo humano me es ajeno, decía el poeta.No hay nada definitivo, cuidado con la soberbia porque las reformas de profundidad no se han hecho y mañana nosotros seremos griegos.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.