viernes, 24 de julio de 2015

La O.R.A. del adiós

El anuncio por parte de Lara Méndez de que se va a suspender el sistema ORA en Lugo a partir del miércoles que viene ha pillado por sorpresa a todo el mundo. Desde los que la eligieron para alcaldesa (me refiero a Lugonovo y BNG, que protestan porque se enteraron por la prensa) hasta los que propusieron originalmente la medida (se nota que Jaime Castiñeira está de acuerdo y que no sabe muy bien cómo criticar la decisión). 

Quique Rozas, el concejal que más caña dio a la ORA,
haciendo un gesto que desaparecerá. Foto de El Mundo
Creo que todos compartimos que la ORA puede ser necesaria en zonas muy concretas y en momentos muy puntuales, pero que como sistema es más una medida de sangrarnos más pasta (destinada a usos muy discutibles como el pago de regalitos a los colegas de Vendex) que de regulación y ordenación del tráfico.

Esto implica que la ORA se puede sustituir por un sistema más racional, como por ejemplo el que utilizan en Pontevedra con gran éxito, y que garantiza que tengas un sitio donde parar durante 20 minutos para hacer un recado por todo el centro, de forma gratuita. A cambio, se impide el estacionamiento poniendo aparcamientos alternativos en un radio de 10/15 minutos andando del centro. Y todo en una ciudad donde el transporte público es bastante deficitario, ya que Pontevedra no se distingue por una buena red de autobuses urbanos.

Políticamente han pillado con el pie cambiado a la mayoría de los grupos, si bien han reaccionado con rapidez tanto Ciudadanos como ACE (cada vez que los menciono no puedo evitar pensar en los zumos; ¿”me da un ACE sin hielo, por favor”?) que han coincidido en proponer que el servicio se remunicipalice, es decir, que vuelva a manos de la gestión pública.

Los que más me han sorprendido son los del BNG que, como decíamos, acusan a la alcaldesa de no hablar con ellos antes y de usar esto como una “cortina de humo” porque en breve habrá nuevas noticias judiciales. Mi asombro viene de que la supresión de la ORA es algo que propusieron los del bloque en campaña, ya que ponían como ejemplo el mencionado ayuntamiento de Pontevedra, pero ya sabemos que lo de politizar no es compatible necesariamente con el sentido común.

Lugo es una ciudad no muy grande, pero con un tráfico totalmente desproporcionado a su tamaño. A veces esto parece Barcelona, viendo los atascos y las retenciones que hay en horas punta. Quizás el Ayuntamiento tenga que hacer un pequeño ejercicio de racionalización de aparcamientos, no se lo voy a discutir, pero no necesariamente cobrándonos por aparcar en las calles, que ya nos han cobrado sobradamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.