jueves, 11 de octubre de 2018

¡Victoria! La Ordenanza Mordaza ha muerto

No se me ocurre mejor imagen para ilustrar esto: V de Victoria
¡Victoria! Por fin nos hemos librado de la amenaza de la Ordenanza Mordaza.

El sorprendente anuncio de Lara Méndez de que renuncia al borrador de la Ordenanza Cívica tiene muchísimas posibles lecturas. La primera y más evidente es que el ultimátum lanzado por el BNG de que retiraría todo apoyo al Gobierno Local si no daba ese paso parece que ha tenido éxito y ha acobardado al PSOE, que se veía abocado a apoyarse únicamente en PP y Ciudadanos para aprobar esa normativa, quedándose solo en el resto de asuntos, algo inaceptable para ellos.

Pero esa visión quizá sea demasiado simplista si tenemos en cuenta que faltan poco más de siete meses para las elecciones municipales, que es el único asunto que está sobre la mesa de cualquier partido político que vaya a concurrir a ellas. Nada, absolutamente nada de lo que escuchen o lean de aquí a Mayo y que provenga de un grupo político tendrá más objetivo que el de arrancar su voto. Olvídense de cualquier otra intención, del menor atisbo de generosidad o de interés por un asunto diferente que las elecciones… incluido Lugo.

Desde ese punto de vista, podemos entender que el PSOE local ha entendido, inteligentemente, que la presión ejercida desde la izquierda más siniestra (en el sentido geográfico del término) le suponía una sangría de votos que no se podría haber taponado sin renunciar a ese disparate en forma de borrador. Ni siquiera han podido reconvertir el bodrio que se había filtrado en algo mínimamente aceptable para casi nadie, por lo que no les ha quedado más que tragarse el sapo de tirarlo a la papelera.

Con esto se ponen una venda en una herida que no podrá curarse antes de Mayo pero que al menos dejará de supurar y de poner en peligro la vida del paciente. En un arranque de presunta generosidad y una supuesta actitud de “escuchar al Pueblo” retiran la Ordenanza y quedan razonablemente bien con sus más férreos detractores (entre los que me incluyo), y aunque puedan perder algún potencial votante que buscaba en ese texto una solución al desgobierno de la ciudad es probable que esa gente ya no les fuera a elegir en las municipales, porque su perfil es más tendente al PP, o a Vox si les da por presentarse en Lugo, que todo puede ser.

Lara Méndez, una vez más, se saca un as de la manga.
Quizá parezca por lo expuesto que critico a la Alcaldesa por la retirada del borrador, nada más lejos. Me parece una decisión valiente, un acto alejadísimo del habitual “sostenella y no enmendalla” al que estamos tan habituados, y un acertado reflejo de Lara Méndez y su equipo asesor (sí, Óscar, va por ti, que se ve tu hábil mano en el tema a la legua). ¿Hay interés electoral?... pues claro, es la idea, pero si fuera otro partido u otra persona la que estuviera en esa tesitura probablemente seguiría obstinándose en no ceder y resistiéndose a dar una victoria que se puede apuntar, en este caso, el BNG.

La tormenta amainará. Olvidaremos este asunto en unas semanas y los más libertarios perderán una de las bazas más importantes que tenían para robarle votos a la Alcaldesa por un butrón que se había abierto ella misma. Tapada esta vía de agua en el lado de babor quedan otros asuntos relevantes sobre la mesa, pero estoy seguro de que, convenientemente dosificadas, iremos recibiendo nuevas sorpresas que pretenden afianzar a Lara de cara a las municipales.

¿Funcionará o no su estrategia?… lo veremos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.