viernes, 26 de abril de 2019

Vote a quien le guste y no pique en la falacia del ''voto útil''

Todas las listas que se presentan a estas elecciones. Elijan la que más les guste, no voten contra la que menos les convenza.

El domingo están ustedes convocados para votar. Yo no, que ya lo hice por correo, una costumbre que tengo para evitarme la campaña electoral, que me pone del hígado si les soy sincero.

Como les decía, en un par de días acudirán ustedes a sus colegios electorales (o al menos eso espero, porque es importante que todos opinemos), y por lo tanto hoy me gustaría hacer una reflexión sobre el llamado “voto útil”, que tan de moda está. Mi resumen es sencillo: el voto útil es una estupidez. Paso a explicarles por qué:

Para empezar, está basado en encuestas, la mayoría de las cuales refleja unos índices de indecisos tan grandes que si todos ellos votaran a un partido que no sale en la encuesta éste ganaría las elecciones de calle. Así que mal empezamos. Las encuestas crean mucha más opinión que la que recogen.

Por si eso fuera poco, todos los vídeos explicativos que veo del supuesto “voto útil” no se centran en votar a favor de alguien, sino en contra de alguien, lo que me parece una tristeza. El voto debería ser una herramienta de opinión, de esperanza, de ilusión y de apuesta por unas siglas o unas personas, no una especie de guillotina con la que cortar cabezas de quienes no nos gustan. Tanto el PP como Podemos (son los vídeos que he visto) han publicado gráficos para tontos, en que explican que votar a otras opciones (Ciudadanos o PSOE, principalmente) es hacer que ganen los contrarios, montando sus tesis, como decíamos antes, en encuestas.

Si me permiten la osadía, les voy a recomendar cómo orientar su papeleta de una forma muy simple: voten por el que más les guste. Olvídense de los demás, de las encuestas, de los porcentajes, de las tácticas y los eslóganes. Si cuando se imaginan en la cabeza a un señor de los que se presentan a la presidencia les gusta lo que ven en sus mentes, voten por ese. Si por el contrario votan a alguien con la esperanza, no de que gane, sino de que sea una especie de contrapeso o de castigo a un partido, perdonen que les diga que creo que van por mal camino, y encima nos pueden arrastrar a todos los demás.

Votar en Lugo a cualquier partido que no sea de los que dicen las encuestas (dan 2 al PP, 1 a PSOE y el cuarto baila entre varias opciones) parece tirar el voto, y a nadie le gusta que su opinión no se tenga en cuenta… pero esa ha sido desde siempre la trampa del sistema que tenemos en España para cercenar las esperanzas. No se lo crean.

Si a usted le gusta Pablo Casado, vote al PP con la esperanza de que no solo saquen los dos diputados que dicen las encuestas sino que recuperen el tercero que tuvo en otras ocasiones. Si Pedro Sánchez le convence más, vote al PSOE para que logren el segundo diputado que pueden conseguir. Si es más de Albert Rivera, Pablo Iglesias o prefiere un enfoque nacionalista, vote a Ciudadanos, Podemos o el BNG. Si le gusta el discurso de PACMA, de En Marea o de cualquier otro que se presente, vóteles a ellos. Pero vote por alguien, no contra alguien.

Yo no descarto que el domingo haya sorpresas, y cuando digo eso no me refiero a una entrada en tromba de VOX (la sorpresa sería que sacaran 8 diputados) sino a que ganen las elecciones. Sí, han leído bien, no me parece un escenario descartable, todo es posible cuando la gente no vota pensando en lo que le ofrecen, sino contra lo que no le gusta de los demás.

Olvídese de votar a Podemos o a Ciudadanos para que “controlen” al PSOE y el PP, o de votar al PP o al PSOE para que no repita Sánchez o no entre Casado, o de votar a VOX para "que se jodan" los de siempre. Eso sí es un voto inútil, el voto del odio, del desprecio, el voto manipulado por los mensajes de quienes tienen mucho que ganar, aunque sea haciéndonos perder mucho a todos…

Tengo que reconocer que yo mismo he picado en otras ocasiones, y apliqué esa lógica perversa de votar “con la pinza en la nariz”, una lógica contra la que hoy les estoy hablando. Es una evolución, creo yo.

Aunque debiera ser una simpleza por lo obvio que es, creo que es importantísimo que cada uno vote a quien quiera que gane, no a otro. Y ya puestos, si encima se leen los programas y los escuchan en primera persona sería perfecto.

Voten por quien les gusta y olviden todo lo demás, porque el voto útil es una falacia como un castillo. El único voto útil es el suyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.