viernes, 23 de agosto de 2019

La carta de Ana González Abelleira

Empezar la carta agradeciendo a la gente su trabajo es empezar con buen pie
Hoy voy a intentar iniciar una costumbre que, si hay suerte, podré cumplir semana tras semana. Intentaré escribir los viernes algo en positivo, que así nos tomamos el fin de semana con buen pie, y para empezar, les voy a hablar de una carta remitida por Ana González Abelleira a las asociaciones que año tras año hacen posible el Arde Lucus.

Es una carta magnífica, tanto por su propia existencia como por su contenido. Comienza Ana agradeciendo a las asociaciones su trabajo constante, incluso antes de presentarse ella misma, y eso es empezar con buen pie. A la carta no le veo que tenga ni una sola coma que quitar o que añadir, y es mucho decir, sobre todo viniendo de alguien crítico como un servidor de ustedes. Es breve, directa, humilde, colaboradora e informativa.

Que lo primero que hace un concejal que llega a un área sea enviar una carta a las asociaciones con las que ha de contar para presentarse y decirles la fecha del Arde Lucus es un acierto en la línea en que todos queremos que vaya nuestro ayuntamiento.

Conozco a Ana desde hace muchísimos años, y estoy seguro de que su labor al frente de la concejalía de mujer, igualdad y juventud estará marcada por esas líneas de participación. Supone un cambio radical y necesario frente a la prepotencia y el “ordeno y mando” que estaba instaurado en ciertas áreas del Ayuntamiento (entre ellas la que ahora ocupa Ana) y confío en que transmitan a todo el personal municipal ese necesario espíritu.

Los cargos públicos han de entender que la ciudadanía no está a su servicio, sino que es al revés. Nosotros no trabajamos para ellos, sino ellos para nosotros, una frase que le dije en su día a Darío Villanueva, entonces Rector de la Universidad de Santiago y que le sentó como un tiro... (un día si quieren les cuento aquello porque fue la leche), y el hecho de dar una subvención no implica comprar voluntades ni colectivos, por mucho que algunos parezca que están deseando venderse por el consabido plato de lentejas.

Lugo mantiene alcaldesa, pero cambia gobierno. Lara Méndez siempre ha sido una persona amable y accesible, que aunque imagino que no disfruta de las críticas (nadie lo hace) sí las acepta e incluso he observado ciertas modificaciones en cuestiones que se le han hecho llegar y eso es muy bueno. Su nuevo equipo (la parte del gobierno que le toca a su partido, quiero decir) lo ha elegido ella, no como el anterior, que era “heredado”, y estoy convencido de que reflejará su buen talante y su espíritu colaborador.

La carta de Ana es un magnífico primer paso. Confiemos en que sea una senda a seguir habitualmente.

La carta completa. No se asusten, que la publico con su permiso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.