martes, 29 de octubre de 2019

El vergonzoso ''Parque Energías Renovables del Ceao'' (que en vez de generar energía la consume)

La inútil, cara y absurda estructura del Ceao sigue ahí muerta del asco sin que nadie asuma responsabilidades sobre ella.
Las relaciones entre el Ayuntamiento de Lugo y la ecología son, como mínimo, tirantes, a pesar de las intentonas del gobierno local por demostrar lo contrario a través de grandes titulares y notas de prensa hablando de “barrios verdes” y cosas por el estilo. Hoy les traigo una historia relacionada con el tema que pone los pelos de punta a cualquiera que se preocupe lo mínimo por el presupuesto municipal y la generación de energía limpia.

Supongo que todos ustedes habrán pasado por el Ceao y habrán visto una extraña estructura abandonada que hay en la segunda rotonda según se viene de la A6. Es un “parque de generación de energías renovables”, un caprichito del gobierno de Orozco de 2007 (se completó en 2008) y que no sólo no ha generado un solo vatio de energía para Lugo sino que los ha consumido, además de casi un millón de euros de nuestro dinero. Por si fuera poco el despilfarro, la obra se hizo en lo que el Plan General delimitaba como zona verde, así que mal empezábamos. Además se usó una subvención de más de 180.000 euros que probablemente haya que devolver si no lo han hecho ya...

No solo es que nadie haya asumido responsabilidades sobre este asunto, como tantos otros que se fueron al garete con grandes costes para el presupuesto de todos (el Rebicíclate es otra de las grandes joyas de la corona del despilfarro), sino que encima nos han mentido reiterada y descaradamente sobre el particular. Veamos el motivo de esta acusación tan dura.

En mayo de 2007 (casualmente en vísperas de unas elecciones municipales) se inaugura con pompa y circunstancia el Parque de Energías Renovables del Ceao, con un llamativo aerogenerador y una estructura cubierta de placas solares. La concejala que lo impulsó, Eva Real, acompañaba al alcalde a cortar la cinta y pocas semanas más tarde dejaba el Ayuntamiento.

A pesar de la fecha en que cortaron la cinta (insistamos en la coincidencia con la campaña electoral) no sería hasta septiembre de 2008, año y medio más tarde, cuando empezó a producir energía.

En febrero de 2010 Begasa avisa al Ayuntamiento de que sí, que muy bien, que produce energía… pero que gasta más de la que genera. Un prodigio tecnológico digno de estudio, y como tal se encargó a una empresa, pero como la concejala del ramo, Sonia Méndez (aquella que era capaz de meter en un metro cuadrado una mesa de terraza y cuatro sillas) estaba de vacaciones no lo pudieron entregar y nunca más se supo. Cosas de la administración.

Durante todo este tiempo se dijo repetidamente que la culpa de todo era de las empresas que instalaron el parque, que presentaba deficiencias constructivas que lo hacían contraproducente y que por eso se les retenía la fianza y no se recibía la obra.

En el año 2012 la concejala Paz Abraira retomó el tema para darle una solución, pero lo único que hizo fue gastar 90.000 euros en unas reparaciones que no han servido para nada, ya que siete años después la situación sigue como estaba y ese dinero se suma a los casi 800.000 eurazos que costó la obra inicialmente.

En el año 2014 el PP denuncia la situación por enésima vez y la respuesta que da ahora el concejal de turno (le tocó la china a Manuel Chaín) era que las reparaciones están terminadas y que falta un trámite que ya se hizo ante la empresa suministradora. Hace cinco años, recuerden. No se hizo nada desde entonces.

Muestra de que todas las excusas dadas sobre los problemas de construcción de la obra eran falsas, es que en junio de este mismo año 2019 se devolvió a la empresa constructora el aval de casi 25.000 euros, aquel que iban a incautar porque el problema era de las obras estaban mal hechas. Ahora la justificación para que esto no produzca energía es que el Ayuntamiento tiene que crear una emrpesa para poder venderla y se ve que no han tenido tiempo en estos diez años. Propusieron que fuera Evislusa quien se encargue pero la cosa duerme en un cajón, como tantas otras.

Lo que iba a ser una muestra de la ecología municipal se ha convertido en un ejemplo más de su desidia, mal hacer, despilfarro y falta del menor sentido común. No han tenido ni la decencia de reconocer el error y retirar de allí los hierrajos que quedan afeando lo que desde el principio tenía que ser una zona verde, así que menos aún podemos pedir explicaciones sobre los casi 900.000 euros de nuestro dinero (sin contar otros costes adicionales) que han quemado en una cosa tan absurda como inútil.

Eso sí, ahora lo van a arreglar todo haciendo un “barrio verde”, otro disparate en una ciudad con 12.000 viviendas vacías.

¡Alegría! ¡Pagamos entre todos!...

3 comentarios:

  1. Y a todo esto hay que añadir que primero aquel terreno era una escombrera, luego lo arreglaron como "zona verde" y como aún así no estaban agusto lo asfaltaron para hacer un parking para los usuarios del polígono industrial. Al poco tiempo, y como buscaban un sitio para el parque de energías renovables cerraron el parking y montaron la estructura que ahora vemos.
    Es decir, antes de lo que tu mencionas Luis, ya "tiraron" mucho de nuestro dinero.

    ResponderEliminar
  2. Tenemos más casos similares: lo que iba a ser "La Biblioteca de de Piringalla", junto a la Guardería Municipal de la Calle Rua Das Fontes.
    Está hecha la estructura de hierro desde hace años, junto con el hueco del que iba a ser el ascensor.
    Ahora mismo la obra lleva más de un lustro abandonada a su suerte, llena de maleza con arboles, arbustos.
    Constituyendo un refugio ideal para roedores de todos los tamanos...
    Lo último que escuché sobre ella, es que ahora hay que hacer un nuevo proyecto, y tal y tal, bla, bla... y que lo que está hecho ya no vale, o habría que ver que se puede aprovechar...

    ResponderEliminar
  3. Y dónde están los contratos menores? Nunca ví un ayuntamiento tan oscuro, y ahora el Bloque está siendo cómplice de ese oscuratismo.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.