martes, 14 de noviembre de 2017

Lugo pierde (otra vez) 600.000 euros al año en publicidad sin contrato

Una de las marquesinas con publicidad de la que Lugo no ve un céntimo. Foto: La Voz de Galicia

Hace poco más de un año, concretamente el 2 de noviembre de 2016, escribí un artículo en que aseguraba que la ciudad podría perder las marquesinas de los autobuses urbanos. No fue así y si les soy sincero me extrañó mucho, porque no tenía mucho sentido que la empresa concesionaria, cuyo contrato venció hace ahora 13 meses, regalase a la ciudad unos elementos con cierto valor a cambio de nada.

Ahora nos enteramos de que la generosidad del asunto es solo apariencia, ya que por lo que nos cuenta La Voz de Galicia de hoy tras más de un año vencido del contrato de explotación de la publicidad en las marquesinas, est siguen generando importantes ingresos para la empresa que lo gestionaba. Eso lo explica todo. 

El tema de la publicidad es llamativo. Mientras equipos deportivos de Lugo que llevan el buen nombre de la ciudad por el mundo no consiguen patrocinios de empresas locales o mientras se obliga (con lógica) a las entidades lucenses a pagar fortunas por tener una caseta para vender pulpo o para montar una atracción de feria unos días, el Ayuntamiento consiente, mediante la inacción, que una poderosa multinacional explote sin contrato un bien público como es el espacio de las marquesinas. 

No será para tanto”, puede pensar algún vecino. Pues miren no tengo cifras reales aunque me gustaría conocerlas si les soy sincero, pero en cualquier caso si el propio ayuntamiento utilizase esas marquesinas para anunciar la programación cultural de la ciudad otro gallo nos cantaba. Y eso ya sin entrar en que exploten ellos mismos la publicidad para generar ingresos públicos, cosa con la que estoy poco de acuerdo porque no veo a la administración metida a hacer competencia a las agencias de publicidad. Pero de hacerlo podría reportar más de 600.000 euros anuales según las tarifas publicitadas.

Cabina de la calle Progreso. Foto: La Voz de Galicia
Sobre las cifras de estos temas qué quieren que les diga. ¿De verdad alguien en su sano juicio piensa que hoy día es rentable mantener cabinas de teléfono por la calle por los ingresos que generan en llamadas? Lo dudo mucho, pero son soportes publicitarios colocados estratégicamente en puntos claves de las calles de Lugo, que generan una pequeña fortuna en anuncios. 

Aunque como les decía no tengo datos reales, podemos basarnos en las tarifas que se piden por anunciarse en las marquesinas. Para que se hagan una idea, poner anuncios en 25 “mupis” en Lugo (en teoría en marquesinas) cuesta 4.400 euros… ¡¡por semana!! a los que hay que añadir otros 630 del coste de imprimir los carteles. Si son 40 sube a 6.400 y si son 80, 11.800 euros. Más IVA por supuesto. Recuerden que hablamos de precios semanales, lo que nos arroja una cifra nada desdeñable de 613.600 euros anuales, más IVA y sin contar la impresión. No es moco de pavo, y esto se lo lleva una empresa sin dar un céntimo al Ayuntamiento porque "el contrato está caducado".

Lugo no tiene una normativa sobre publicidad, entre otras cosas porque el borrador que se presentó en su día era un disparate que permitía a cualquiera con mala leche denunciar a su vecino por llevar una camiseta de propaganda o por tener un cartel antiguo que se viera desde la calle. Hasta ese nivel llegaba el asunto. Pero una cosa es que una norma sea un arma arrojadiza contra el ciudadano y otra la ley de la selva. Soy liberal, no anarquista.

El resumen de este tema es que a la empresa le ha venido muy bien que caduque el contrato porque ahora no tiene que pagar ni un céntimo al Ayuntamiento por usar un soporte en suelo público, así que todos los ingresos van “para la saca”. Sorprendente, sospechoso y totalmente escandaloso, aunque en esta ciudad el nivel de sorpresa ya se ha elevado notablemente en vista de todo lo que ocurre. 

En cualquier caso, como se demostró con la revista de las fiestas patronales (una minucia comparado con este asunto), el tema de explotación de publicidad en Lugo se lleva a la “vaiche boa” por razones incomprensibles sin ser malpensado. Aquel caso se saldó con una denuncia en fiscalía que quedó en nada pero que les obligó a cambiar el procedimiento, y a lo mejor habrá que empezar a poner otras para que las cosas se hagan correctamente.

Lo que soy incapaz de entender es a qué demonios se dedican las asociaciones que agrupan a los empresarios interesados en estos temas, cuando encima estas cosas siempre se las llevan entes de fuera de Lugo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.